domingo, 16 de febrero de 2020 Actualizado a las 02:09

Autor Imagen

Bolivia y OEA ¿el último suspiro del chavismo?

por 6 junio, 2012

Bolivia y OEA ¿el último suspiro del chavismo?
La espiral de decadencia del chavismo en la región se cristaliza, hoy, con lo que parecen ser gritos de desesperación de Evo frente a un aislamiento de su régimen y la debilidad de su modelo. El chavismo sin Chávez, parece tener fecha de expiración, sin embargo, la demanda marítima boliviana, incluso sin Evo, no.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Conmoción mediática y política están causando la lluvia de declaraciones de los representantes de los Estados que han abrazado la causa del Socialismo del Siglo XXI. El florecimiento de organismos exclusivamente latinoamericanos y la superposición entre ellos, como es la UNASUR y el ALBA, por ejemplo, no parecen bastar a los detractores de la OEA, ese “instrumento del Imperialismo yanqui”, como suelen denominarlo peyorativamente desde el chavismo. Ambos organismos, al excluir de su funcionamiento al gigante norteamericano, cumplen con el requisito básico de este grupo de países: crear un organismo de representación regional libre de la influencia directa de los EE.UU.

Observamos cómo frente a esta frenética arremetida de los regímenes bolivarianos, el resto de países de la región adoptan una postura más bien pasiva. Pero observemos el estado actual del “chavismo” en la región sudamericana. ¿Se condice está arremetida retórica, traducida en un llamado a la reforma de la OEA, y de no ser así, a su desaparición como organismo hemisférico, con las reales capacidades sociopolíticas y socioeconómicas de Bolivia y Ecuador y —en menor medida— de la Venezuela Chavista?

El “chavismo” es Chávez, sin él, éste fenómeno político y movimiento ideológico tiene grandes chances de desaparecer, de la misma forma como una vez surgió: sorpresivamente. Se aprecia, desde hace ya algunos años una contracción de las capacidades de influencia de Hugo Chávez en la región. Lo anterior es explicativo por diferentes razones, algunas poderosas como es la enfermedad del líder venezolano que ha afectado fuertemente la capacidad de liderazgo político del movimiento, tanto al interior como al exterior de las fronteras venezolanas. Chávez no solo ha dejado vacíos políticos internos, aprovechados hoy por Henrique Capriles, sino que en el exterior también, está vez por Brasil, por medio de un repotenciamiento de la estatura política colombiana y ahora, por el próximo nacimiento de la Alianza del Pacífico, entre México, Colombia, Perú y Chile. Alianza que unirá a cuatro grandes economías que abrazan el libre mercado, la libre competencia, pero también la democracia representativa. El antimodelo.

El otro efecto político del repliegue del chavismo, su debilitamiento y contracción regional, es que éste fenómeno ha claramente afectado su posicionamiento geopolítico vis-a-vis de sus aliados bolivianos y ecuatorianos, en específico del régimen masista. Este último ha debido navegar solo por las aguas de un socialismo que está, incluso, desencantando hasta a sus más fieles seguidores locales. La depreciación lenta, pero progresiva del apoyo popular hacia el líder Evo Morales, no de su modelo indigenista, sino que más bien de la racionalidad económica que le ha impedido “distribuir” de manera más popular los réditos asociados a la concentración de los recursos naturales por parte del Estado plurinacional, le está pasando la cuenta.

No era de extrañar, a la luz de lo precedente, la encendida retórica utilizada ayer por Evo o Correa, en el marco de la 42 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Que sea aquella en contra de la OEA, o aquella en función de la utilización de esta plataforma continental para platear su eterna demanda marítima. Constituía, y constituye en estos momentos, el espacio natural de promoción mediática de una política de Estado boliviana que no es nueva, sino que ya se arrastra desde el año 1925: la Cancillería chilena ya debería estar acostumbrada a este tradicional ejercicio político defensivo diplomático. Un ejercicio que le pone a prueba, cumbre tras cumbre, asamblea tras asamblea. La capacidad de desplegar una diplomacia preventiva eficiente y efectiva puesta a prueba.

Las políticas declaratorias bolivianas, incluyendo la amenaza de llevar ante La Haya su eterna demanda, no debería suscitar en las capitales regionales un apoyo formal. Debería solo suscitar uno de tipo declaratorio, casi coloquial, como el ecuatoriano. No debería materializarse en un respaldo oficial. la razón es simple: La Paz intenta cuestionar un Tratado Internacional plenamente vigente, el de 1904. Ningún Estado regional quiere abrir una caja de pandora que conlleve a un cuestionamiento, con efecto dominó, de otros Tratados limítrofes regionales que han traído estabilidad y previsibilidad. Resulta, por otro lado casi anecdótico que mientras Evo Morales cuestiona hoy la existencia misma de la OEA, utiliza o intenta utilizar la Resolución 426 de 1979, aprobada en otra Asamblea de este mismo organismo, para cuestionar la validez del centenario Tratado de Límites con Chile.

Hoy observamos, en esta acalorada Asamblea de la OEA, lo que podría ser el último suspiro del chavismo, como expresión regional de liderazgo ideológico. El silencio trasandino y el brasileño intentan comunicar algo en este sentido. El espacio geopolítico pro-liberal sudamericano responderá, en algunos días, con una contra propuesta, la creación de una Alianza del Pacífico que buscará afianzarse y proyectarse hacia Centro América, y porqué no el resto de nuestro espacio sudamericano. Una respuesta clara, pero silenciosa hacia la retórica desde el espacio paceño.

La espiral de decadencia del chavismo en la región se cristaliza, hoy, con lo que parecen ser gritos de desesperación de Evo frente a un aislamiento de su régimen y la debilidad de su modelo. El chavismo sin Chávez, parece tener fecha de expiración, sin embargo, la demanda marítima boliviana, incluso sin Evo, no.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV