viernes, 27 de noviembre de 2020 Actualizado a las 09:14

Autor Imagen

Un "Proyecto Enlaces" para salud

por 12 junio, 2012

El imperativo actual es crear conciencia masiva de que el cuidado de la salud y la prevención de la enfermedad no van a mejorar si se sigue trabajando con los mismos métodos y herramientas de hace 50 años.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

He leído con mucho interés una reciente columna publicada por Alfredo Barriga, ex  Secretario
Ejecutivo de Desarrollo Digital,  titulada “Estrategia Digital para la Salud en Chile”. Este es un tema que me apasiona, y no he resistido el impulso de escribir al respecto.

En su columna, Alfredo abre una interesante conversación acerca de la relación de dependencia entre la Estrategia Nacional de Salud y la Estrategia Digital de Salud (“Para que la Estrategia Nacional de Salud sea posible, requiere una Estrategia Digital propia”). No puedo estar más de acuerdo con él: soy un convencido de que la informatización de la red sanitaria es condición necesaria (probablemente no suficiente) para poder responder a los desafíos de la Reforma y de cualquier Estrategia Nacional de Salud en el siglo XXI. En efecto, cada uno de los objetivos estratégicos que guían las políticas de salud en nuestro país,  tensionan al sector en cuanto a requerimientos de información,  como lo podemos ver en el siguiente recuento:

Énfasis en la prevención y promoción:

Sin información confiable es difícil identificar de qué y dónde se enferman las personas, cuáles son los determinantes de la enfermedad, y por ende formular políticas de prevención adecuadas. Para ello es importante poder cruzar diversas fuentes de información y anticipar los efectos sanitarios derivados de las políticas que impactan la salud de las personas. Con un sistema de esta naturaleza, eventos como los de Freirina, la escuela La Greda y también el brote infeccioso de la Posta Central se podrían haber anticipado.

Cuidado del paciente:

Mantener sanas a las personas requiere anticiparse a la enfermedad, o tratarla oportunamente, lo que obliga a contar con el historial clínico del paciente, sus  diagnósticos, resultados de exámenes, alergias, efectos adversos etc., independientemente del establecimiento en que éste consulte. Sin un Registro Clínico Electrónico, esto es casi imposible.  Gran cantidad de errores médicos se podrían evitar por esta vía.

Funcionamiento en Red:

Uno de los principales ejes del fortalecimiento institucional dice relación con el funcionamiento en red del sector, es decir, una red sanitaria son nodos con diferentes especializaciones, que colaboran para cuidar la salud de los pacientes. Las redes asistenciales funcionarían mucho mejor si mejorara el intercambio de información entre los nodos en procesos tales como interconsultas, seguimiento del paciente, conocimiento de la oferta y producción. Lo mismo con el conocimiento de las reglas y protocolos  de derivación.

Reducir inequidades:

La principal estrategia para reducir las inequidades es el régimen de garantías explícitas de salud (AUGE o GES), que establece garantías de acceso, oportunidad, calidad y financiamiento. El buen funcionamiento de esta estrategia obliga a un registro e intercambio oportuno de información relacionada con el cumplimiento de las garantías, lo que hasta la fecha ha sido tremendamente difícil, justamente por la falta de registros electrónicos en los lugares de atención.

Sustentabilidad financiera:

Uno de los pilares de la sustentabilidad financiera es la eficiencia, entendida ésta como la resolución de los problemas de salud de la población al más bajo costo. Una gestión eficiente obliga a conocer la demanda, la producción y los costos de los establecimientos, y a reducir costos eliminando actividades que no aportan valor. Obliga también a mejorar otros aspectos tales como: conocimiento y uso de medicina basada en la evidencia, optimización de exámenes, dispensación de fármacos (evita la duplicidad y  merma) y por último la reducción del costo de los muchos dobles o triples registros de información.

Evaluación/Planificación:

La única forma conocida de evaluar es medir y luego comparar con otros. Esto requiere incorporar temas como GRD, benchmarking, lo cual a su vez requiere integrar información de producción sanitaria con información de costos.

El esfuerzo de informatización de la red es, por tanto, extraordinariamente relevante y al mismo tiempo complejo. Por  lo mismo, debe formar parte de una estrategia de e-salud. La experiencia internacional es contundente en señalar que este tipo de estrategias deben pensarse en horizontes no inferiores a los 10 años,  tiempo mínimo necesario para construir fundaciones sólidas (infraestructura, arquitecturas de información, estándares) para implementar las aplicaciones informáticas requeridas y también para producir los cambios en los modelos de atención y en las prácticas de trabajo de las personas, que es finalmente el lugar donde se juega el verdadero partido. Se requieren también presupuestos plurianuales.  Así lo evidencian otros países que se han tomado en serio estas estrategias, tales como el Reino Unido, Canadá y  Australia entre otros.

En Chile, específicamente en  el sector educación,  tenemos a la mano una experiencia exitosa en cuanto a  creación de una institucionalidad ad-hoc para la informatización de las escuelas: el Centro de Educación y Tecnología, conocido como Red Enlaces, que   tiene al menos dos características  destacables:

-      Separa la actividad de informatizar las escuelas y  de desarrollar  nuevos modelos educativos y de gestión escolar, basados en el uso de TIC, respecto de lo que son  las necesidades informáticas del Ministerio de Educación, que son gigantes y siempre tienen prioridad (como el control de las subvenciones). De no existir Enlaces, me atrevo a apostar que la informática educativa no se habría desarrollado en Chile.

-      A pesar de no ser un Organismo Autónomo como la Junaeb, tiene una glosa presupuestaria propia, y por ende es capaz de proyectarse en el tiempo. De lo contrario, probablemente las urgencias del Mineduc en materia de informatización se impondrían por sobre las necesidades de innovación pedagógica de las escuelas.

La pregunta que me interesa formular aquí es, ¿qué esperamos para crear un “Enlaces de la salud”, es decir, un “Centro de Salud y Tecnología” o “Centro de Salud Conectada”, cuya principal preocupación sea desarrollar nuevos modelos de atención sanitaria basados en las TIC y al mismo tiempo, asegurar el desarrollo de la infraestructura tecnológica y las aplicaciones necesarias para llevar a cabo esta magna iniciativa? También debiera ser tema de preocupación de este centro el desarrollo del capital humano (por ejemplo, estimular investigación y postítulos en informática médica) y la incorporación de estos temas en las mallas de formación de los futuros profesionales de la salud.

Es claro que una condición necesaria para que esto ocurra es que esta visión  sea ampliamente compartida y que, de esta forma, se transforme en una  prioridad política que vaya más allá del Gobierno de turno. El imperativo actual es crear conciencia masiva de que el cuidado de la salud y la prevención de la enfermedad no van a mejorar si se sigue trabajando con los mismos métodos y herramientas de hace 50 años.

(*) Texto publicado en El Quinto Poder.cl

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV