domingo, 23 de febrero de 2020 Actualizado a las 02:12

Autor Imagen

Post Haya: ¿Fin de los Conflictos Territoriales con Perú?

por 1 agosto, 2012

Post Haya: ¿Fin de los Conflictos Territoriales con Perú?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Wishful Thinking, dice relación con el pensamiento ilusorio, es decir, aquel proceso de pensamiento, deductivo y de toma de decisiones basadas, fundamentalmente, en aquello sería más satisfactorio y deseable de imaginar en vez de basarse en evidencias comprobadas, fundamentadas en racionalidad, en la experiencia y en hechos anteriores. De esta manera, el pensamiento ilusorio se apoya directamente en las emociones.

De manera sistemática, podemos observar, leer y escuchar, que una tendencia conciliatoria se está diseñando e imponiendo en este lado de la frontera. Una tendencia que señala que diversos gestos de conciliación deben generarse desde Chile hacia Perú y viceversa. Claramente parece responder a una estrategia de posicionamiento mediático que buscaría “poner paños fríos” al proceso oral que debuta en unos meses mas en La Haya, producto de la pretensión marítima y territorial peruana. Una estrategia que tiene muchas caras, y que parece intensificarse a medida que las semanas pasan. Hoy, hay voces que señalan que con la resolución final del tribunal de La Haya se acerca el “fin de los conflictos territoriales con Perú”.

Ya lo habíamos recordado, pero nunca es malo insistir en ello: el ex mandatario Alberto Fujimori, en su momento, ya había señalado lo mismo, en momentos en que se firmaba del Acta de Ejecución Final del Tratado de 1929, “todos los conflictos entre Chile y Perú habían sido resueltos”. Casi una década después, el mismo Estado peruano nos llevó ante La Haya, desconociendo límites marítimos que han respetado por más de medio siglo.

Claramente, una “victoria” chilena ante La Haya implicará el mantenimiento del statu quo territorial, sin embargo la duda queda pendiente en Perú. A todas luces, el Estado peruano acatará la resolución del Tribunal, pero de ninguna manera se extinguirá la lógica irredentista peruana sobre sus ex territorios. En otras palabras, la reivindicación política sobre Arica se mantendrá vigente, incluso después de La Haya. Aquello no puede ser de otra forma a partir del momento en que existe en Perú, a diferencia de Chile, una corriente ideológica nacionalista que se alimenta del conflicto con Chile, no solo del territorial, sino que del político, del económico y del cultural. Un nacionalismo plenamente vigente que incluso se hizo gobierno bajo el liderazgo de Ollanta Humala.

De la misma manera, bajo dicho escenario, ese irredentismo se mantendrá vigente por la compleja razón que esta corriente ideológica, transversal a toda la sociedad peruana, sabe muy bien que el valor de uso del territorio, del perdido como del pretendido, constituye una plataforma política de acercamiento hacia Bolivia. Constituye un factor geopolítico central que le permite seguir manteniendo a La Paz rivalizando constantemente con Santiago. Renunciar a este elemento es prohibitivo para Torre Tagle. Implica, “liberar” a Chile de una presión geopolítica importante en su frontera norte.

Otro aspecto a iluminar dice relación con los objetivos sociopolíticos y psicopoliticos de la demanda peruana. Torre Tagle y el Palacio Pizarro claramente no buscan obtener todo lo pretendido ante el Trubunal, sino que buscan una victoria moral. Lograr el reconocimiento de un porcentaje de los kms pretendidos implica despojar a Chile de espacios territoriales mantenidos bajo su plena soberanía desde la última conflagración con Lima, hace más de un siglo. Ante ello, una victoria en el campo jurídico busca limpiar la victoria de Chile en el campo militar.

La pregunta que subyace es si, ante cualquier escenario, incluso de una victoria moral limeña, el nacionalismo peruano se declarará satisfecho o si por el contrario, la lectura que harán será aquella del nacionalismo militarista europeo en donde una victoria política táctica ante un enemigo o adversario constituía la nueva plataforma para exigir y demandar la “restitución” de todo lo reivindicado originalmente.

La resolución de La Haya ¿terminará, “definitivamente, con todos los conflictos territoriales de Perú con Chile”? La respuesta a esa pregunta no está en Chile, sino que en la clase política peruana, en su Estado y en los intereses políticos coyunturales que afectan a Lima de manera cíclica y casi permanente.

En Chile, a no caer ante falsas expectativas, menos aquellas que parecen estar estimuladas más allá de nuestras propias fronteras.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV