domingo, 16 de enero de 2022 Actualizado a las 19:07

Opinión

Autor Imagen

Municipales: nada cambiará

por 7 agosto, 2012

Municipales: nada cambiará
Se hace evidente la emergencia de nuevas fuerzas que buscan establecerse como referentes de poder. Pero al mismo tiempo, la marcada fragmentación que acompaña aquel proceso político hace imposible que algo cambie. Si los grupos emergentes compiten entre sí, dañarán solo marginalmente a los que hoy detentan el poder. Es muy probable entonces que tanto la Alianza como la Concertación (+ el PC) resulten victoriosos en las próximas municipales. Enfrentamos un escenario político en transformación pero donde la correlación de poder seguirá más o menos igual.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En el año 2000, las fuerzas políticas que compitieron en las municipales se organizaron en torno a cinco pactos electorales. Diez partidos compitieron por los poco más de 2.100 puestos a nivel local. En ese entonces, el conjunto de partidos y/o actores independientes que no representaban las dos coaliciones dominantes concentraron un escaso 8% de la votación. En el 2004, la historia se repitió en términos del número de pactos y número de partidos en competencia. La diferencia más significativa fue el aumento de la votación para aquellos actores fuera de la Alianza y la Concertación, llegando en esa ocasión al 14,4%.

Para las elecciones de concejales de 2008 observamos un leve aumento en el número de pactos (6) y de partidos (12) en competencia. La votación para aquellos que no se alinearon ni con la Alianza ni con la Concertación alcanzó un destacado 18,8%. La mitad de ese apoyo electoral terminó en el pacto Juntos Podemos. Convendría advertir que aquel porcentaje de votación se tradujo en 215 asientos en los Concejos Municipales, esto es, el 10% de los cupos de concejales.

Lo que se expresará con nitidez en las próximas municipales es la fragmentación. La Concertación y la Alianza siguen y probablemente seguirán concentrando un altísimo porcentaje del electorado y —consecuentemente— de los espacios de poder. Alrededor de estas dos coaliciones deambulan protoorganizaciones políticas con bajos niveles de apoyo popular, pero que tampoco logran articularse como una tercera fuerza que dispute poder a las dos coaliciones dominantes.

Este año el panorama político parece aun más dramático dado que observamos un aumento en el número de partidos en competencia (de 12 pasamos a 15), y un consecuente mayor número de pactos electorales (de 6 pasamos a 9). En otros términos, la denominada “crisis de representación” ha estimulado la fragmentación aunque no necesariamente la emergencia de una oferta política novedosa. De hecho, los partidos humanista, ecologista, y Fuerza del Norte ya forman parte de la geografía política nacional. En tanto el PRI, Chileprimero, el MAS y el PRO representan escisiones de partidos existentes. Salvo el nuevo “Partido Igualdad”, el resto de las agrupaciones políticas son “diablos conocidos” para el electorado.

Entonces, lo que se expresará con nitidez en las próximas municipales es la fragmentación. La Concertación y la Alianza siguen y probablemente seguirán concentrando un altísimo porcentaje del electorado y —consecuentemente— de los espacios de poder. Alrededor de estas dos coaliciones deambulan protoorganizaciones políticas con bajos niveles de apoyo popular, pero que tampoco logran articularse como una tercera fuerza que dispute poder a las dos coaliciones dominantes.

Así, constatamos un escenario peculiar y paradójico. Por una parte, se hace evidente la emergencia de nuevas fuerzas que buscan establecerse como referentes de poder. Pero al mismo tiempo, la marcada fragmentación que acompaña aquel proceso político hace imposible que algo cambie. Si los grupos emergentes compiten entre sí, dañarán solo marginalmente a los que hoy detentan el poder. Es muy probable entonces que tanto la Alianza como la Concertación (+ el PC) resulten victoriosos en las próximas municipales. Enfrentamos un escenario político en transformación, pero donde la correlación de poder seguirá más o menos igual.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV