lunes, 25 de enero de 2021 Actualizado a las 20:07

Opinión

Autor Imagen

Obama favorito

por 6 noviembre, 2012

Obama favorito
The New York Times publicó infografías interactivas con combinaciones con los posibles resultados de las elecciones en esos estados, que dan 431 escenarios de victoria para Obama y 76 para Romney.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Como se ha publicado, la elección presidencial norteamericana no la gana quien saca más sufragios en las urnas. Es indirecta. Cada estado, más el Distrito de Columbia (DC), la capital, eligen grandes electores, en un número igual a sus diputados que se determina por la población, y de senadores, dos por cada Estado (el mínimo es tres electores). Ello beneficia a los Estados más chicos. En 48 estados y el DC, el candidato que saca más votos se lleva a todos los grandes electores, y solamente en dos, pequeños, el sistema es proporcional.

Para ser electo, se requieren 270 votos de grandes electores. En la historia de EE.UU., en cuatro oportunidades, han sido elegidos presidente el candidato con la segunda mayoría de sufragios. La última vez fue la primera elección del segundo Bush, el año 2000, a pesar de que Gore logró más votos populares.

Ahora bien, hay Estados que se inclinan más por uno u otro partido, Texas y el sur en general por los republicanos, a partir de la década de 1970, e Illinois y ambas costas por los demócratas.

Por consiguiente, la elección se decide en los estados en que ambos partidos tienen fuerzas similares y en que hay, por lo general, un gran número de independientes e indecisos. En un comienzo se pensó que en esta oportunidad serían 12, pero hoy esa cifra se redujo a nueve. En los tres que ahora no lo son (Michigan, Minnesota, Pennsylvania), Obama tiene mayorías por sobre el error estadístico según las encuestas.

Si Obama gana Florida, el primero de los estados bisagras que cierra la votación, se asegura la presidencia, Romney tendría que ganar los ocho restantes, lo que es imposible. Casi lo mismo ocurriría si gana Ohio y Wisconsin. Si pierde Florida, como es posible y su campaña lo reconoce, sigue conservando la mayoría en los escenarios de victoria, 176 versus 75.

Los estados en disputa son Florida (29 grandes electores), Ohio (18), Carolina del Norte (15). Virginia (13), Wisconsin (10), Colorado (9), Iowa (6), Nevada (6) y New Hampshire (4). En todos ellos, salvo Florida y Carolina del Norte, va delante Obama por no más de 3 %. En tres de esos estados, Florida, Colorado y Nevada, el voto hispano es considerable, grupo que en un 69 % apoya a Obama.

The New York Times publicó infografías interactivas con combinaciones con los posibles resultados de las elecciones en esos estados, que dan 431 escenarios de victoria para Obama y 76 para Romney, que se pueden consultar en http://elections.nytimes.com/2012/swing-state-tracker. y http://www.nytimes.com/interactive/2012/11/02/us/politics/paths-to-the-white-house.html

Ese mayor margen de maniobra de los demócratas es el que hace favorito a Obama. En las apuestas, por ejemplo, van 67,7 a 32.7. En otras palabras, si uno apuesta por Obama, y gana, por cada dos dólares le pagan uno. Si apuesta por Romney, y gana, por cada dólar le pagan dos.

Si Obama gana Florida, el primero de los estados bisagras que cierra la votación, se asegura la presidencia, Romney tendría que ganar los ocho restantes, lo que es imposible. Casi lo mismo ocurriría si gana Ohio y Wisconsin. Si pierde Florida, como es posible y su campaña lo reconoce, sigue conservando la mayoría en los escenarios de victoria, 176 versus 75.

El sueño de Romney es ganar Florida y Carolina del Norte, donde según las encuestas va adelante, por 1,8 % y 3,0 %, respectivamente, y Ohio, donde Obama va adelante por 2,8%. Si ello ocurriera, los escenarios de victoria de Romney superarían a los de Obama 47 a 14.

Hay otro factor que explica por qué Obama es el favorito. Las encuestas se hacen por teléfonos fijos y dos bases de Obama, los jóvenes (59 % por Obama entre los de 18 a 29 años) e hispanos (69 % demócratas), tienen mayoritariamente solo celulares. Ello también explica los defectos de las encuestas chilenas, que excluyen a los más pobres y a los más jóvenes. Por cierto que se pueden hacer cálculos compensatorios, pero aumentan el margen de error.

En la elección del Senado, se elige un tercio de 100, los demócratas conservarán su mayoría, pero no lograrán las 60 bancas que se requieren para evitar la obstrucción de la minoría.

En la de la Cámara de Diputados, los republicanos mantendrán su mayoría. La razón es que ambos partidos están casi empatados nacionalmente, pero los republicanos controlan la mayor parte de las autoridades estatales, lo que les permite distribuir los distritos electorales federales en la forma en que más les conviene, el llamado gerrymander.

Ahora bien, en ese contexto cabe preguntarse si continuará lo que para algunos es una polarización política obstructiva y para otros un poderoso polo magnético (el creciente costo de la política y el "creditismo") que atrae a los partidos hacia la derecha desde que se inventó la tercera vía.

Tengo mis dudas. Como se ha demostrado en esta campaña electoral norteamericana (y también en la chilena) la ciudadanía marcha en la dirección opuesta. Ello obligó a Obama a escuchar y adaptar su discurso al clamor popular y, como repuntó así, a su vez obligó a Romney a abandonar a la extrema derecha y en política internacional hacer prácticamente suyas las propuestas del presidente. Y nosotros tenemos algunos éxitos, como el de doña Josefa en Providencia, entre otros, una muy buena lección para nuestros anquilosados políticos.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV