sábado, 16 de enero de 2021 Actualizado a las 23:30

Autor Imagen

El Festival de los Sin Votos

por 19 noviembre, 2012

El Festival del Rock se financió con lo que pagaron los aficionados al rock. Que el de los sin votos lo financien los sin votos, no obligadamente todos los contribuyentes, en particular en un país en que la mayoría no se interesa en la política.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace algún tiempo definí la política como el quehacer al cual se dedican los políticos. Ahora quiero redefinirla: es el quehacer al cual se dedican los políticos con el dinero de los demás.

Porque en una sociedad libre uno puede trabajar en lo que le venga en gana, por supuesto, pero en el caso de la política, los que se desempeñan en ella han logrado que su actividad electoral sea financiada por toda la ciudadanía. Lo último que han logrado es que ésta pague también las elecciones primarias, que existen para solucionar los conflictos de ambiciones entre ellos. Antes podían libremente hacerlas, lo que estaba bien, pero las pagaban ellos. Ahora debemos financiarlas entre todos y el cálculo del costo de la respectiva ley es de unos quince mil millones de pesos. Y eso está mal, porque las primarias sólo les interesan a los políticos y no al resto de la gente, que se dice a sí misma: "¿por qué tenemos que restar recursos de las necesidades reales de la población para dedicarlos a solucionar pugnas políticas? Si muchos quieren ser candidatos, que se presenten todos y gane quien obtenga más votos".

Hasta antes de la ley de primarias, en 2013 íbamos a tener una elección presidencial y una parlamentaria, más una posible segunda vuelta presidencial. Ahora vamos a tener a lo menos dos elecciones primarias presidenciales y un número indeterminado de primarias parlamentarias. Ya estamos en campaña y eso cuesta caro, pues insume recursos que de otro modo se destinarían a producir cosas que significan mayor bienestar para los chilenos.

En los ultimos días han aparecido enormes avisos donde Andrés Velasco notifica al país: "Voy". Así decía el primero. Y "Voy Aunque Venga", el segundo. A página entera en todos los diarios. Está bien. Con su plata. Velasco es un tipo decente y tal vez sería un buen Presidente. Por "tipo decente" entiendo uno que no soborna ni se deja sobornar. Según mi parecer, no hay muchos. Por eso alguien, cuyo nombre no recuerdo, definió al "político honrado" como "aquel que, cuando lo compran, cumple con quien lo compró". Bueno, Velasco está muy por sobre eso y por tal motivo es apreciable. Pero tiene el problema de que marca poco en las encuestas. Entonces ha optado por "posicionarse". Y está bien que lo haga. Es su dinero y el de quienes lo apoyan, entre los cuales he visto gente que significa un importante respaldo. Entonces ¡que haga su campsña, compita y se presente en noviembre!

Pero lo que vamos a tener es un año completo dedicado a las elecciones, porque se viene, además de la presidencial y la parlamentaria, una cantidad de primarias. Y ése derroche de recursos es para dejar tranquilos a los que no tienen votos. Todos sabemos quiénes tienen y quiénes no tienen votos, porque las encuestas lo señalan. ¿Por qué la ciudadanía debe financiar un festival electoral de un año, cuando todo podría definirse en la elección de noviembre? Sólo para que los políticos no peleen tanto entre ellos y los que no tienen votos puedan tener su festival financiado por todos los chilenos.

Y todo es peor de lo que parece, pues los políticos ya habían conseguido, por ley anterior, que el Estado les financiara sus gastos electorales y un poco más (pues algunos han sido sorprenddidos metiendo facturas falsas en la cuenta entregada al Registro Electoral para cobrar el subsidio electoral).

Todos sabemos qué precandidatos tienen y no tienen votos. Todos sabemos quiénes van a llegar a la segunda vuelta, si la hay, y quién ganará en primera vuelta, si no hay segunda. Durante la campaña eso puede cambiar, ciertamente. Entonces ¡que todos hagan campaña! ¡Que los sin votos tengan su festival! Pero con sus propios recursos o los que sean capaces de conseguir. No con los de todos nosotros. El Festival del Rock se financió con lo que pagaron los aficionados al rock. Que el de los sin votos lo financien los sin votos, no obligadamente todos los contribuyentes, en particular en un país en que la mayoría no se interesa en la política. ¿Por qué entonces va a tener que financiarla? Una encuesta publicada hoy en "El Mercurio" señala que el 51 por ciento de los chilenos, sabiendo todo lo que se sabe hoy sobre la abstención, persiste en su postura de no ir a votar, y está en su derecho. ¿Por qué, entonces, la van a obligar a pagar?

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Espiral de violencia

Envíada por Valentina Terra Polanco, Observatorio Niñez y Adolescencia | 16 enero, 2021

Cartas al Director

Noticias del día

TV