jueves, 4 de marzo de 2021 Actualizado a las 06:30

Pablo Simonetti:

“Si Piñera se quiere ganar el respeto y cariño de una nación, que apruebe una ley de matrimonio igualitario”

por 30 junio, 2011

“Si Piñera se quiere ganar el respeto y cariño de una nación, que apruebe una ley de matrimonio igualitario”
El escritor chileno, en entrevista con El Mostrador TV, hizo un enérgico llamado al mandatario, junto con explicar las razones de por qué asumió una postura tan pública en la defensa de los derechos de las minorías sexuales.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Aunque nunca ha escondido su sexualidad, el escritor Pablo Simonetti es conocido en nuestro país por su fértil producción literaria. Pero en estas últimas semanas se ha convertido en un verdadero activista de la causa homosexual y, en ese contexto, en entrevista con El Mostrador TV expresó su aspiración de “matrimonio igualitario” para hétero y homosexuales, pues en su opinión “no hay justificación para que la ley haga diferencia entre personas que se aman”.

Así es que también instó al Presidente Sebastián Piñera a que impulse un proyecto de ley de matrimonio igualitario. “Siempre le he dicho al presidente Piñera, con todo respeto, cada vez que puedo, es que si él quiere ganar el respeto y cariño de una nación, que apruebe una ley de matrimonio igualitario, porque todos vamos a comprender (así) que usted es el Presidente de todos los chilenos, incluso de los más vulnerables y los más discriminados”, fue el llamado con el que este reconocido autor chileno cerró la entrevista.

Pablo Simonetti, sin embargo, tiene los pies bien puestos en la tierra y admite que un problema para avanzar en las reivindicaciones a las que aspira el mundo homosexual puede ser “que estamos en un gobierno de derecha”. No obstante, advierte algo que ha pasado desapercibido para muchos, incluso para políticos que dicen apoyar esta causa, y es que “hay una cosa interesante, una ley de matrimonio igualitario no necesita el patrocinio del Ejecutivo”. Cómo sí lo requiere, por ejemplo, cualquiera de los muchos acuerdos, de todo tipo, que ha redactado los partidos oficialistas y el propio gobierno, desde la campaña presidencial de Sebastián Piñera, cuando el actual ministro de Defensa, Andrés Allamand (RN), elaboró el polémico documento de “Acuerdo de Vida en Común”, mismo que ingresó a tramitación en la Cámara Alta mientras aún era senador, pero que nunca consiguió el patrocinio del gobierno.

Aunque el escritor admite que ahora tomó más vuelo su trabajo en defensa “de los derechos de la diversidad sexual”, aclara que “siempre he sido defensor de las minorías”. Y en eso ha andado estas últimas semanas, en las que se ha reunido con casi todas las bancadas opositoras en el Congreso y conversado, en forma particular –según confiesa-, con algunos parlamentarios oficialistas. Pese a la molestia que le provocó que “un par de senadores de la UDI intentaron presentar un proyecto de reforma constitucional para poner una prohibición al matrimonio igualitario en la Constitución. Eso fue un acto odioso de parte de un sector político”.

“Luego vimos como intervinieron el presidente de la UDI y el de RN (los senadores Juan Antonio Coloma y Carlos Larraín, respectivamente) ante el Presidente para que no incluyera el AVC en el discurso del 21 de mayo, y esa fue la gota que rebalsó el vaso, porque cuando un Presidente ha hecho una promesa en la forma y en la profundidad que él la hizo, diciendo: ahora nos aceptan, queremos que nos respeten. Entonces el presidente, al sacar el tema de la agenda, a última hora, por la presión de ciertos grupos, nos faltó el respeto”, relata Simonetti, para explicar por qué tomó la decisión de involucrarse más públicamente.

Plena igualdad

Así, entrando de lleno al tema que ha generado tanta polémica estos últimos meses, tanto en el mundo político como social, el escritor plantea derechamente que “aspiro al matrimonio igualitario, plena igualdad de derechos”. Su anhelo es conseguir que sea el Registro Civil el organismo estatal que reconozca las unciones entre parejas del mismo sexo, como ocurre con las parejas heterosexuales que optan por refrendar su amor a través de un vínculo que el Estado reconoce. “El Registro Civil es muy importante, así el Estado reconoce la relación, la legítima frente a sí mismo y a terceros. Hay todo un tema de certeza jurídica que es muy importante, hace que no se judicialicen los temas de la pareja, que no esté todo pasado por abogados. Simplifica el trámite, lo abarata”, explica Simonetti.

En este contexto, subraya la importancia de la “legitimación del vínculo”, a través de un organismo como el Registro Civil. Pero también de asegurar los “derechos previsionales que no necesariamente tiene que ver con los patrimoniales; (...) los derechos de status, (según los cuales) tengo cierta ascendencia frente a la otra persona, puedo decidir en caso de muerte. Esto es lo básico, y ( para concretar eso) son muchas leyes que se tocan”.

En la defensa de los derechos de las minorías sexuales, Pablo Simonetti sostiene que “amamos, nos comprometemos en pareja y queremos formar un hogar; iguales derechos y lo mismo con los mismos nombres”. Y en este sentido, sostiene con mucha firmeza que “un político no puede imponer sus prejuicios o creencias a toda la sociedad”, en referencia a la oposición de un importante sector de la derecha a aprobar iniciativas que le dan tales prerrogativas al mundo homosexual. También asegura que la ciudadanía respalda las aspiraciones de las minorías sexuales en una proporción de 70 por ciento a favor y 30 por ciento en contra. Incluso adelanta que “tengo los compromisos de la gente” en el Congreso, a favor de sus aspiraciones.

El autor de “La razón de los amantes”, entre otras obras, valoró también la gran participación ciudadana en la marcha del sábado 25 de junio. Y la definió como una “marcha cívica, por los derechos civiles de una minoría postergada desde el inicio de la República”, en la que hubo “gran cercanía con toda la ciudadanía, familias completas que nos acompañaron”, en una manifestación en que “marchamos juntos por el bien común”, lo que, a su juicio, le dio un “sentido sociopolítico importante” a la marcha. Porque mostró una “sociedad comprometida con los derechos de una minoría”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV