domingo, 7 de marzo de 2021 Actualizado a las 08:13

Juan Gabriel Valdés y el nuevo clima fiscalizador:

"Ciertos sectores de la derecha sienten que pueden ser más duros con el mundo empresarial que la Concertación"

por 13 agosto, 2012

El ex canciller de Frei admite que en materia económica en la alianza de centro izquierda se conformaron con lo que “estaban viendo”. Reconoce que este gobierno ha sido más duro con el empresariado, pero critica la falta de un proyecto país en materias donde el Estado ponga fichas con mayor decisión.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El profesor de Harvard Ricardo Haussman envalentonó a algunos el jueves pasado en Casa Piedra. En medio del Foro Anual 2012, organizado por Asimet, el reconocido académico se dio el lujo de cuestionar el modelo productivo chileno, criticando que nuestro país no tiene conocimiento productivo, ni siquiera en minería.

Y advirtió que el país se arriesga a reducir sus niveles de crecimiento sustancialmente. Sus dichos no le gustaron a la derecha presente. Aunque, entre el público sí logró identificar a un político que ha tenido cargos clave en gobiernos de la Concertación.

Juan Gabriel Valdés fue jefe de la Dirección de Relaciones Económicas de Cancillería en tiempos de Patricio Aylwin, fue Canciller de Eduardo Frei Ruiz Tagle, representante ante las Naciones Unidas en tiempos de Ricardo Lagos, y encabezó Imagen País con Michelle Bachelet, una institución que se dedica a promover la marca Chile en el mundo.

Ese día en Casa Piedra, Valdés fue deslenguado. Ironizó sobre la forma como algunos invitados calificaban de burócratas a las autoridades que toman decisiones en el Estado. Además caracterizó al postulado neoliberal de que sea el mercado el que elija a los mejores como una idea “angelical”

Valdés reconoce, eso sí, que en el período de la Concertación durante 20 años hubo poco esfuerzo por hacer lo que hoy promueven. Los aplausos en el exterior y la ‘mitología’ de la competencia, afirma, empañaron los ojos de la coalición.

-Hubo resistencia de la derecha, como Juan Andrés Fontaine y José Ramón Valente, ante las críticas de Hausmann al modelo productivo chileno. ¿Qué le parece eso?
-Pienso que el país está bien en el corto plazo, en una situación de organización económica que está funcionando, pero la gran pregunta es si no estamos en un veranito de San Juan, en un marco de crisis internacional y también en un tipo de desarrollo que hemos seguido hasta ahora.

-¿Qué refleja esta reacción crítica frente a los dichos de Hausmann?
-Justamente lo que me desilusiona es escuchar nuevamente la repetición del dogma de que la mejor política industrial es la competencia, porque eso lo que muestra es que el Estado renuncia o prescinde de su rol de dar impulso a ciertas actividades que van a darle a Chile un grado de diversidad en sus exportaciones y en su penetración en los mercados mundiales muchísimo más constructiva y competitiva.

-¿Eso se hizo antes, en los últimos 20 años?
-Yo creo que no. Bueno, Lagos creó el Consejo de Innovación para la Competitividad que está reducida a una situación hoy francamente triste. He leído ayer el informe de la última sesión del Consejo y es curioso ver el titular en internet, que dice que se reúne para evaluar todo su trabajo en innovación. O sea no ha pasado nada en todo este tiempo.

-Pero en el pasado el Consejo sólo produjo el Libro Blanco.
-Sí, pero produjo la primera reflexión colectiva que había que hacer sobre cómo esta sociedad podía efectivamente transformarse del punto de vista de su sistema productivo en esta materia. Tengo la impresión que nosotros nos conformamos durante mucho tiempo con un patrón exportador que era positivo, que era necesario que se diera pero que incluso en nuestras negociaciones comerciales internacionales siempre afirmamos que era para producir una mayor diversificación y un desarrollo industrial que le agregara valor por un lado, y también produjera grandes transformaciones en nuestro patrón exportador. Eso no se dio.

Tengo la impresión que nosotros nos conformamos durante mucho tiempo con un patrón exportador que era positivo, que era necesario que se diera, pero que incluso en nuestras negociaciones comerciales internacionales siempre afirmamos que era para producir una mayor diversificación y un desarrollo industrial que le agregara valor por un lado, y también produjera grandes transformaciones en nuestro patrón exportador. Eso no se dio.

-¿Por qué no se dio?
-Tengo la impresión de que no se ha dado porque nosotros asumimos aquel principio mitológico más que ideológico de que no se elige a los ‘ganadores’, como si en todas las sociedades no se eligieran ganadores permanentemente y claramente no lo elige el mercado. El año ‘75 se dio el apoyo necesario a la industria forestal para que se desarrollara en Chile; si no se hubiera hecho eso no hubiera habido industria forestal en este país.

-¿Cuando dice que decidieron no elegir ganadores es que dejaron operar el mercado? ¿Se excedieron en la visión neoliberal?
-Esta es una discusión más amplia, pero siento que la Concertación enfrentó una tarea de profunda transformación política del país y respecto de los temas económicos durante mucho tiempo se conformó con lo que estaba viendo. Vale decir un crecimiento muy importante de la economía y una inserción económica de Chile que resultaba positiva y aplaudida.

-¿Qué provocó ese reconocimiento en el mundo?
-El aplauso internacional tuvo un permanente efecto de adormecimiento en algunos temas y, por lo tanto, hoy estamos en un cuadro donde, si bien la economía crece y las cosas van bien, creo que es perfectamente saludable plantearse si es posible que este país llegue al desarrollo con la  actual estructura exportadora. Yo creo que no, en ese sentido estoy muy de acuerdo con Hausmann.

-¿No le resulta curioso lo que pasa con este gobierno, no sólo el nivel de crecimiento sino en temas de competencia pues las autoridades han sido bastante duras con colusión de empresas, caso Enersis, etc…?
-No me parece mal para nada, me parece curioso, valdría un análisis más profundo pero creo que hay una sensación en ciertos sectores de derecha, que tiene una proximidad muy grande con el mundo empresarial, de que ellos se pueden permitir ser mucho más duros que lo que era la Concertación y habría que ver qué habría pasado con la reacción que ellos habrían tenido en el Parlamento si la Concertación hiciera alguna de esas cosas, pero en todo caso no puedo más que aplaudir el hecho que se extremen los controles y se facilite la competencia.

-¿Qué más se debe hacer?
-Creo que es bueno eliminar muchas de las trabas absurdas que el Estado todavía tiene en materia de inversión y en producción de emprendimiento, uno lo ve todos los días. Incluso más, soy de las personas que cree que deberíamos revisar el rol de la Contraloría y cómo funciona porque eso entraba al Estado.

-¿En qué sentido?
-El sistema en general, la forma cómo se estructura el control, es una forma que responde a una decisión de hacerlo caso por caso y a priori, y eso significa obviamente una lentitud en el proceso de toma de decisiones extremadamente fuerte, lo vi en el gobierno y creo que se sigue produciendo igual.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV