lunes, 25 de enero de 2021 Actualizado a las 04:59

Titular del MOP no espera cambio de gabinete y le pone más presión a Piñera

Golborne se lanza y apuesta por relato meritocrático y critica a viejos políticos para marcar diferencia con Allamand

por 4 noviembre, 2012

Golborne se lanza y apuesta por relato meritocrático y critica a viejos políticos para marcar diferencia con Allamand
“Yo estoy dispuesto y disponible para enfrentar el desafío de competir, para tener la opción de representar a nuestro sector en la presidencial de 2013, y me siento preparado para vencer a la candidata de la Concertación”, sostuvo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne, se lanzó definitivamente en la carrera presidencial al afirmar en una entrevista a La Tercera que está disponible para ser el abanderado presidencial de la derecha y preparado para vencer a la candidata de la Concertación, Michelle Bachelet. Sin embargo, critica a la vieja forma de hacer política como una manera de desmarcarse de su eventual contendor, el titular de Defensa Andrés Allamand.

“Yo estoy dispuesto y disponible para enfrentar el desafío de competir, para tener la opción de representar a nuestro sector en la presidencial de 2013, y me siento preparado para vencer a la candidata de la Concertación”, sostuvo.

Sobre el eventual cambio de gabinete que está preparando el Gobierno en donde podrían salir los ministros presidenciable, el secretario de Estado asegura no tener ninguna información al respecto y agrega que su intención es seguir en la cartera “todo el tiempo que él (el Presidente) estime conveniente. Me encantaría poder terminar obras que están pendientes, tareas que son necesarias. Sin embargo, existen equipos en este gobierno capaces de continuar esas obras. Estoy preparado para la decisión que él tome y, ciertamente, estoy preparado para liderar, en tiempos difíciles, y marcar la diferencia el año 2013 en una contienda electoral”.

El titular del MOP dijo que una de las grandes lecciones dejadas por las pasadas municipales con el alto porcentaje de abstensión fue “escuchar y entender el silencio de los ocho millones de potenciales electores que nos dijeron que no están contentos con la forma en que la política se lleva en nuestro país, de la forma en que se ha manejado en los últimos años la elaboración de propuestas y selección de candidatos”.

Asimismo, precisa ser partidario del sistema de primarias, debido a que es “una forma muy tangible, muy real para generar ese nivel de participación. El gobierno acaba de aprobar una ley de primarias y, ciertamente, ese mecanismo es extraordinario para generar una instancia de acercamiento con ese Chile silencioso que dice que no lo están representando y que quiere escoger a sus representantes. No que se designe esto en un instituto, o a puertas cerradas, o en oficinas con los mismos líderes políticos que vienen conduciendo al país hace 30 años”.

Respecto a su participación en una primaria de la derecha, Golborne precisa estar disponible, pero dejando en claro que lo “principal es la unidad de nuestro sector y la propuesta de ideas, más que los individualismos de las personas que puedan conducir este proceso”.

El secretario de Estado también marca diferencias con Allamand y la antigua forma de hacer política, afirmando que las ventajas de los candidatos están dadas por la sintonía y las experiencias de vidas y añade que “Chile es un país que cambió. No tiene nada que ver con el de hace 30 años. La gente de clase media, que viene de donde yo vengo: la gente que ha vivido lo que viví, que ha sentido lo que en mi familia sentíamos, tiene otras aspiraciones. Y creo poder interpretar y reflejar adecuadamente esa necesidad del Chile de hoy, porque lo viví”.

Sobre el mismo punto, Golborne explica que es importante la experiencia política para conocer y entender las necesidades de las personas, pero “no basta” y resalta que las experiencias de vidas son más importantes porque “es desde ahí donde surgen las fuerzas para cambiar las cosas. Y eso genera una sintonía con las personas”.

Además, el titular de Obras Públicas apuesta por la meritocracia, ya que asegura que la ciudadanía aspira tener las oportunidades que tuvo en la vida. “Creo que el haberlas vivido puede ayudar a representarlas en forma mucho más concreta. Yo sí estuve en la Posta de Maipú, con mi madre esperando que nos atendieran; sí estuve en los paraderos de micros yendo desde Maipú al Instituto Nacional; hice la cola en la panadería de la esquina para comprar víveres. En mi familia convivía el Chile diverso políticamente, desde una hermana comunista a un hermano de ultraderecha, y acogíamos y valorábamos esas diferencias y practicábamos la tolerancia. Esas experiencias permiten comprender al Chile cotidiano, al 80% de los chilenos que viven esa realidad día a día”.

“Yo he partido mi vida laboral desde los escalones más bajos. He partido de analista, he sido administrativo y me ha tocado ocupar cargos ejecutivos y de alta dirección. Siempre he aprendido que el secreto de hacer las cosas bien está en la conformación de equipos que combinan distintas habilidades. No creo en superhéroes, pues no basta una persona para lograr cosas grandes. Creo que para conducir un país es clave también la conformación de buenos equipos. Y valoro la experiencia política y la vocación de servicio público. Tengo plena claridad de que es fundamental para dirigir un país, y que la conformación de equipos adecuados puede generar las capacidades necesarias. Espero contar con todos quienes poseen esa experiencia política, integrados a nuestro equipo, a la hora de gobernar”, explica.

Y agrega que el país necesita una política diferente, una renovación “necesitamos cambiar rostros, combinar ideas frescas con la experiencia de personas tremendamente valiosas que llevan años en política”.

En cuanto a la  economía, Golborne hace una fuerte crítica al hecho de que en los últimos años se ha focalizado el desarrollo en el crecimiento económico y agrega que el país no será desarrollado cuando se alcancen los 22 mil dólares per cápita. “La gente aspira no sólo aumentar el PIB, sino a una sociedad más humana y solidaria. Hemos ido migrando a una sociedad que basa su éxito en el tener, y eso tiene que cambiar. Las medidas no deben realizarse en un programa de gobierno hecho en un instituto, entre cuatro paredes; hay que escuchar y entender las aspiraciones de las personas y hablar con la verdad”, menciona.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV