sábado, 16 de enero de 2021 Actualizado a las 04:17

Estudio UDP revela que participación en elecciones municipales fue mayor en comunas ricas

por 8 noviembre, 2012

Estudio UDP revela que participación en elecciones municipales fue mayor en comunas ricas
En éstas: hubo menor competencia y el ganador se impuso ampliamente sobre el perdedor, salvo en Ñuñoa y La Reina. En las comunas pobres, en tanto, la competencia fue mayor.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un estudio del Observatorio Político-Electoral de la Universidad Diego Portales arrojó que en las comunas ricas la participación fue mayor que en las comunas más pobres. Esto, tomando en cuenta que la participación electoral cayó significativamente una vez que se implementó el voto voluntario.

De hecho, la participación se desplomó en más de 15 puntos. Si en 2008 votó alrededor del 58 % de todas las personas en edad de votar, en 2012 el porcentaje apenas superó el 41 %. Si en 2008 el número de votos válidamente emitidos fue de 6.362.130 votos, en 2012 esa cifra descendió a 5.261.069 según cifras preliminares. De acuerdo a los votos válidamente emitidos (excluyendo nulos y blancos), la participación decreció del 52,5 % en 2008 al 39,3 % en 2012.

Según la investigación, hay tres variables centrales para analizar los factores que explican la participación electoral corresponden al tamaño poblacional de las comunas, sus características socioeconómicas y el nivel de competencia que hubo entre los candidatos a alcalde.

"Todas las encuestas nacionales, concordando con la experiencia internacional, señalaban que los ricos votarían en mayor medida que los pobres, cuestión que ya ocurría en el régimen electoral anterior a la reforma del voto voluntario. Si bien esto se sostiene en cualquier análisis individual a través de encuestas, es algo más complejo hacerlo a nivel comunal. Acá entran en juego otras variables como el tamaño poblacional de la comuna y el nivel de competencia entre los candidatos a alcalde. En consecuencia, la comparación de las comunas debe ser lo más precisa y cuidadosa posible. No se puede comparar, dentro de la Región Metropolitana, a Vitacura con San Pedro, María Pinto o Calera de Tango. En Vitacura había casi 80 mil personas en edad de votar, mientras que en San Pedro, María Pinto y Calera de Tango esa cifra no sobrepasó los 20 mil. En estas cuatro comunas compitió un candidato incumbente, por lo que la movilización electoral es mucho más fácil en comunas pequeñas en comparación a comunas grandes. Por tanto, no son plenamente comparables", indica.

"Debemos buscar casos donde la comparación sea posible. Comparamos comunas de al menos 50 mil personas habilitadas para votar. Mediante este criterio, es posible analizar 38 de las 52 comunas de la Región Metropolitana. El segundo criterio de comparación es el nivel de competencia. Un primer indicador de competencia es si el alcalde electo en 2008 buscó o no la reelección. Un segundo, es la diferencia en porcentaje de votos que obtuvo el ganador respecto al candidato que llegó segundo en la municipal de 2012. Para medir competencia el ideal sería contar con encuestas confiables en cada una de las comunas a fin de evaluar cuán estrecha fue percibida la elección. No contamos con este tipo de información y, por tanto, debemos hacer uso de un indicador menos preciso que corresponde a la diferencia entre el primer y segundo candidato", precisa.

"Así, las dos variables que permiten comparar comunas son el tamaño medido en términos poblacionales y la competencia medida a través de la presencia de un incumbente y de la distancia en votos que ese incumbente marcó con el candidato que lo siguió. Puede ser que la presencia de un alcalde que se repostula y que sea percibido como seguro ganador, deprima la participación (La Pintana, Las Condes, Vitacura). Pero también es posible que ese incumbente tenga en frente a un desafiante competitivo, lo que podría traer como consecuencia un incremento en la participación (Providencia, Estación Central, Cerro Navia)", acota.

Por ello, concluye que "en las comunas más ricas hubo menor competencia. El ganador se impuso ampliamente sobre el perdedor salvo en Ñuñoa y La Reina. En las comunas pobres, en tanto, la competencia fue mayor. La elección fue más apretada salvo en La Granja, donde la Concertación se impuso con extrema facilidad. Además, en las comunas ricas compitieron más incumbentes en comparación a las comunas pobres, lo que en cierta medida explica los menores niveles de competencia y, por cierto, de participación".

"Estos datos permiten confirmar la presencia del sesgo de clase. Para fortalecer el argumento, formamos grupos de comunas con características similares en términos de volumen poblacional y competencia, eligiendo comunas con más de 50 mil electores. Lo único que hicimos variar es el porcentaje de pobres que existe en cada una de esas comunas. De esta forma, podemos ordenar dos grupos de comunas. 1-. Comunas ricas y pobres donde el incumbente se repostula y gana de manera fácil incluso por sobre los 20 puntos de diferencia. 2-. Comunas ricas y pobres donde hay más incertidumbre considerando que el incumbente no se presenta o está debilitado. Dicha debilidad puede atribuirse a resultados de encuestas pre-electorales", señala el estudio.

"En el primer grupo entran comunas ricas como Vitacura, Lo Barnechea y Las Condes, y comunas con mayor porcentaje de pobres como La Pintana, El Bosque y Pudahuel. Las seis comunas sobrepasan los 50 mil electores. En todas ellas compiten incumbentes fuertes que, finalmente, resultan ganadores. Sin embargo, el resultado en participación es totalmente distinto. En las comunas ricas la participación bordea el 40 % y en las pobres apenas supera el 30 %. En promedio hay más de 10 puntos de diferencia. Efectivamente, las comunas ricas tienen mayor nivel de participación que las comunas pobres", agrega.

"El segundo grupo está compuesto por comunas acomodadas como Providencia, La Reina y Ñuñoa y por comunas con mayor porcentaje de pobres como Recoleta, Cerro Navia, y Estación Central. En estas comunas participan incumbentes debilitados (Labbé en Providencia, Montt en La Reina, Letelier en Recoleta, Plaza en Cerro Navia) o bien la competencia es abierta y sin incumbentes. Nuevamente observamos un patrón de clase en el que las comunas ricas tienen un porcentaje de participación sustantivamente superior sobre las comunas más pobres, siendo más de 7 puntos", puntualiza la investigación.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Espiral de violencia

Envíada por Valentina Terra Polanco, Observatorio Niñez y Adolescencia | 16 enero, 2021

Cartas al Director

Noticias del día

TV