domingo, 17 de enero de 2021 Actualizado a las 03:16

El perfil Plaza Vespucio de la vocera que la conecta con el país real

Cecilia Roxana tiene lo que le falta a La Moneda

por 9 noviembre, 2012

Cecilia Roxana tiene lo que le falta a La Moneda
Creció en la Florida y San Miguel. Sin postítulos ni herencias familiares, pero con un pragmatismo de político fogueado, tejió redes transversales que la tienen hoy instalada como la cara comunicacional con la cual La Moneda quiere llegar a los votantes que le dieron la espalda en las pasadas elecciones a la derecha.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Mientras todos tenían de jefes de gabinete a intelectualoides con postítulos en Harvard, ella confió en una joven estudiante”, confesó Cecilia Pérez a revista Caras cuando todavía era Intendenta de Santiago.

Se refería a la senadora Lily Pérez que le ofreció trabajo cuando tenía 20 años y cursaba tercer año de Derecho en la Universidad Andrés Bello, donde se tituló 16 años después, recién en octubre de 2010.

Una prueba de que la vida de Cecilia Roxana Pérez Jara no ha sido una pista despejada. Pero sí con los ingredientes precisos que el gobierno necesita para que durante el año y medio que resta en La Moneda, sea ella la nueva cara. Más parecida a los votantes que a los príncipes de la política que abundan en un gabinete ministerial.

El gabinete blanco

Creció en el sector del Paradero 21 de La Florida. Su madre fue secretaria, su padre está cerca de jubilar en Telefónica. Mientras ambos trabajaban su abuela materna se encargó de la crianza. Fue al colegio Corazón de María en San Miguel. Una pielonefritis severa la dejó sin parte del riñón izquierdo. Juega fútbol, es hincha fanática de la Universidad de Chile y fue portada de LUN por una pelea en las redes sociales donde encaró a una mujer diciéndole si únicamente era “chorita por Twitter”.

“Su nombramiento es bueno para algo que La Moneda había subestimado hasta ahora, que es la diversidad en el gabinete. Hasta el momento estaba formado mayoritariamente por hombres blancos, heterosexuales y de estrato socioeconómico alto, que por lo demás tienen muy pocas experiencias compartidas con el resto del electorado. Ella, en este caso, es como Golborne, que va a repetir Maipú, Maipú hasta el cansancio”, dice Cristobal Bellolio, profesor de la Escuela de Gobierno de la UAI.

“El Gabinete está encabezado también por una persona que tampoco pertenece al mundo tradicional de la derecha, por la conjugación de ambos cargos debería funcionar bien y con un enfoque interesante. Tendremos que esperar si esto, que se observa interesante desde la teoría, se traduce en una buena experiencia práctica”, afirma Patricio Dussaillant, abogado, profesor de la Universidad Católica y consultor en comunicaciones. “En su nombramiento se conjugaron varios factores. Por una parte, había que incorporar un RN en algún de los ministerios de La Moneda, ya que era inviable que todos fueran UDI. Superado ese requisito político, los factores personales claramente hacen pensar en las ventajas de su nombramiento: mujer; perfil socioeconómico distinto al estereotipo; experiencia política en terreno y voluntad y talento para comunicar como demostró en la Intendencia”, agrega.

La tejedora

A falta de las redes que dan la cuna, el colegio o la zona de veraneo, Cecilia Pérez las ha ido tejiendo con eficiencia desde que entró a la UNAB, ligada en ese entonces a Luis Cordero, un histórico de la UDI.

Su nombramiento es bueno para algo que La Moneda había subestimado hasta ahora, que es la diversidad en el gabinete. Hasta el momento estaba formado mayoritariamente por hombres blancos, heterosexuales y de estrato socioeconómico alto, que por lo demás tienen muy pocas experiencias compartidas con el resto del electorado. Ella, en este caso, es como Golborne, que va a repetir Maipú, Maipú hasta el cansancio”, dice Cristobal Bellolio, profesor de la Escuela de Gobierno de la UAI.

En la universidad, la actual vocera tuvo un acercamiento con la DC, pero nunca firmó por el partido. Sí lo hizo por RN convencida por Gustavo Hasbún, que estudiaba Periodismo y aún no se cambiaba a la UDI.

De todas formas, en la DC “la quieren mucho”, comenta un falangista que identifica entre sus amigos del partido a los alcaldes Claudio Orrego y Alberto Undurraga, al abogado Gabriel Alemparte y al empresario y ex candidato a diputado Walter Oliva.

“Convenció a Carlos Larraín de que por ningún motivo era liberal y así consiguió un puesto en la mesa del partido. Aunque es evidente su cercanía con el grupo disidente que en el gobierno está representado por Hinzpeter”, enfatiza un militante de Renovación Nacional.

Su marido, Carlos Contreras, es simpatizante del Partido Socialista y en la universidad fue alumna del ex vocero de Gobierno Francisco Vidal.

“Ella es en parte como Vidal, hizo carrera por dentro. Y entiende que la política no se trata sólo de ideas, sino también de afectos. Por eso es muy buena para construir redes”, sostiene Cristóbal Bellolio.

La pugna con Zalaquett

En 1993 conoce a Lily Pérez, con la que no solamente tiene en común el apellido. La actual senadora, fue también concejal por La Florida, igual que Cecilia que estuvo dos años en el puesto. La parlamentaria empezó su carrera trabajando con Evelyn Matthei.

Las dos fueron víctimas de hostigamiento y amenazas. La senadora durante su campaña en la Quinta Región, por parte de un neonazi que fue condenado. La actual vocera por parte de un barra brava supuestamente de Colo-Colo. Aunque en este caso la investigación no tiene hasta ahora formalizados, sí provocó que Cecilia Pérez dejara su casa en La Florida para irse a Peñalolén.

A los 24 años es electa concejala. Desde ese cargo pidió con otros dos miembros del concejo la destitución de Pablo Zalaquett, entonces alcalde de La Florida, por una controvertida licitación de la recolección de basura.

La paz duró todo estos años hasta que el derrotado alcalde de Santiago culpó al gobierno de su derrota en Santiago por levantar 'la polémica del balcón' y Pérez como vocera le contestó “creo que tratar de buscar responsabilidades donde no corresponde no es aceptable".

La filosofía Ossandón

Sin duda fue Lily Pérez quien la introdujo en política y es ella a quién Cecilia le dice “hermana” en las entrevistas. Pero quienes han seguido su meteórica carrera política, con tres nombramientos en este gobierno, saben que ahora la actual vocera le debe mucho al alcalde de Puente Alto, Manuel José Ossandón.

Lilly Pérez la ayudó a ser nominada vicepresidenta de la Asociación Chilena de Municipalidades y en esa instancia se conocieron, cuando Ossandón era todavía alcalde de Pirque.

En 2005 Lilly Pérez pierde su cupo al Senado frente a Pablo Longueira y Cecilia Pérez parte a trabajar con Ossandón. En cinco años aprendió lo que le faltaba. El “terreno” que quiere incorporar a las vocerías. Pero sobre todo su visión política. “Con él aprendí cómo en una comuna tradicionalmente de izquierda se pueden traspasar todas las fronteras ideológicas y conseguir que siete de cada diez personas voten por él”, declaró en una entrevista a La Segunda.

No pocos identifican la muñeca de Manuel José Ossandón en su nombramiento en la Intendencia. Lugar desde el cual finalmente escaló hasta uno de los ministerios más importantes del Gobierno.

“Es una gran comunicadora, tiene el terreno de Ossandón y el pragmatismo de Lily Pérez: siendo liberal compartió mesa con Carlos Larraín”, destaca Cristobal Bellolio.

Pero aún es incierto si todas sus ventajas servirán de buena manera para enfrentar lo que queda de gobierno. Patricio Dussaillant coincide en las ventajas de Cecilia Pérez. “Es valiente, requisito para un buen vocero que se atreve en todo momento a dar la cara, no sólo para las buenas noticias. Todo indica que es una buena vocera para difundir la obra del gobierno e incluso que podría darle una épica que muchas veces ha faltado”, subraya.

Pero agrega que “así y todo, no basta con un buen vocero para comunicar bien, ya que también se requiere conocimientos y estrategia en comunicaciones, para que efectivamente esta sea parte integrante de la gestión y no algo aparte y desintegrado como muchas organizaciones la miran”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Espiral de violencia

Envíada por Valentina Terra Polanco, Observatorio Niñez y Adolescencia | 16 enero, 2021

Cartas al Director

Noticias del día

TV