lunes, 25 de enero de 2021 Actualizado a las 22:41

Periodista deportivo comenta salida de Claudio Borghi de la 'Roja'

Felipe Bianchi: "¿Puede seguir Sergio Jadue a cargo de la ANFP?"

por 16 noviembre, 2012

Felipe Bianchi:
"Son tantos los errores, tantos los problemas actuales en la ANFP y tantas las mentiras desenmascaradas en los últimos días, que, si se va Borghi, no se puede ir solo. Aquí se necesita, ya, ahora mismo, un cambio sustancial. De ideas y de personas. Un cambio que permita recuperar la credibilidad, la fe, la emocionalidad de una selección y un país golpeado, en el suelo. Incluso que permita recuperar la imagen y el negocio, para los que sólo piensan en eso", sostuvo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El periodista y comentarista deportivo de radio y televisión, Felipe Bianchi, en su columna titulada "¿Se va a ir solo?" —publicada hoy en El Mercurio— comenta la decisión de la ANFP de pedir la renuncia a Claudio Borghi como entrenador de la selección chilena. Esto, tras su quinta derrota consecutiva al perder por 1-3 ante Serbia en partido de carácter amistoso.

Al respecto, Bianchi hizo una analogía entre los malos economistas con los malos dirigentes: "Las señales eran brutales, evidentes. Las alarmas sonaban desde el primer día, los elementos de análisis eran nítidos y estaban sobre la mesa y sin embargo varios próceres no fueron capaces de entender que A normalmente lleva a B".

Y prosigue: "Si usted piensa que el fútbol es un deporte de conjunto, que alguien tiene que ordenar ese conjunto, que el funcionamiento del equipo es más importante que las individualidades (A), no puede optar por un DT improvisador e intuitivo porque va a fracasar (B). Si usted cree que la disciplina dentro y fuera de la cancha es una necesidad imperiosa para el trabajo (A), no puede optar por un jefe de grupo contemplativo y sin capacidad de mando. Va a ser la cueca en pelotas (B). Es simple. Muy simple. Y no entenderlo es una clara y grave señal".

Para Bianchi es lo que ha pasado con la selección chilena de fútbol, y con la ANFP, en estos dos años. "No había que ser mago para intuir en qué iba a terminar todo esto. Algunos lo hicieron. Otros prefirieron la comodidad de los nuevos negocios o el sabor de cobrar viejas cuentas. Pero eso casi da lo mismo a estas alturas. Porque a estas alturas todos, convenientemente, son generales. Las vueltas de carnero en estos días van a tapar el sol porque el ser humano es así. Todos los que dijeron por meses que el trabajo de Borghi era extraordinario, que la selección jugaba muy bien, que no había problemas disciplinarios o que las "viudas de Bielsa" habían pintado un panorama falso, hoy van a lapidar al saliente técnico. Cuando el acusado ya no puede contestar", indica.

Pero, entonces, se pregunta: "¿Qué se hace ahora con los responsables de la debacle? ¿Puede seguir Sergio Jadue a cargo de la ANFP? ¿No hay una cuenta personal para él en este fracaso? ¿No ha perdido todo el piso? ¿Puede seguir como presidente quien dijo que teníamos al mejor técnico del mundo, que llegaríamos con él hasta el final, que todo el directorio estaba cuadrado bajo su mando, que había unanimidad total para apoyar al entrenador nacional... y a la semana terminó compelido y forzado a despedirlo en un oscuro camarín suizo tras un partido amistoso donde Chile no hizo ni más ni menos que lo que venía haciendo hace más de un año (poquito, muy poquito)?".

"Son tantos los errores, tantos los problemas actuales en la ANFP y tantas las mentiras desenmascaradas en los últimos días, que, si se va Borghi, no se puede ir solo. Aquí se necesita, ya, ahora mismo, un cambio sustancial. De ideas y de personas. Un cambio que permita recuperar la credibilidad, la fe, la emocionalidad de una selección y un país golpeado, en el suelo. Incluso que permita recuperar la imagen y el negocio, para los que sólo piensan en eso", reflexiona.

"No se puede seguir confiando en quienes cometieron la mayor torpeza que se puede cometer en el fútbol: frenar un proceso muy exitoso, de alta efectividad, profesionalismo y apoyo ciudadano, para jugar un juego que, evidentemente, no sabían jugar. Destruyeron en sus bases todo lo que había costado tanto construir. Lo pudrieron. Lo dilapidaron. Y con la misma gente, para peor. Porque si los jugadores no fueran exactamente los mismos no sería tan fácil la comparación. Como se ha dicho hasta el cansancio, por arte de magia (de magia negra) en poco tiempo lo que era una Ferrari cambió del cielo a la tierra y pasó a ser bicicleta", acota.

"Cuando uno apuesta y pierde tan feo —me enseñó mi padre ludópata una noche en Viña del Mar—, se va del casino. Por dignidad. Seguir adentro perdiendo plata, mañosamente, tozudamente, sólo es para peor. Y nos puede dejar a todos sin camisa", concluye.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV