sábado, 16 de enero de 2021 Actualizado a las 04:17

Cristóbal Aninat, jefe de campaña de Andrés Velasco:

"La gente quiere una mejor sociedad, no cambiar el modelo económico que ha traído mayores oportunidades de trabajo"

por 23 noviembre, 2012

Ni sonrisa ni guitarra. La ofensiva publicitaria de la candidatura presidencial del ex ministro de Hacienda se basa en un diagnóstico de la sociedad chilena, y en una propuesta programática contundente. Parten de la base que la gente se siente abusada por la autoridad, los políticos, las empresas, pero que a la vez valoran el esfuerzo personal y el desarrollo familiar, y aspiran a una sociedad pensada como ecosistema. Esta es la nueva ecuación Estado-Mercado de Velasco 2013.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desde mayo pasado el equipo de la candidatura de Andrés Velasco, cuya jefatura de campaña ejerce el ingeniero comercial y Ph.D Cristóbal Aninat, analiza encuestas, datos socioeconómicos, informes y también impulsa estudios y focus group propios. Todo con el fin de hacer un diagnóstico acabado y certero de las reales pulsiones en las que está latiendo la sociedad chilena.

Entre las conclusiones que han recogido, según explica Aninat —a quien lo une una vieja amistad con el ex ministro de Hacienda y con quien formó parte de Expansiva—, “la gente siente que hay oportunidades pero que no hay un ecosistema donde vivir. O sea la sociedad te abusa, te abusan los políticos, las empresas, los curas, te hacen cobros indebidos, no tienes barrios buenos, la educación es cara, la salud tiene mal servicio: hay una satisfacción, como dijo el PNUD hace un tiempo, con el desarrollo personal familiar, pero hay una insatisfacción muy fuerte con la sociedad. Entonces las protestas son porque la gente quiere una mejor sociedad, no cambiar el modelo económico que ha traído tanto crecimiento y mayores oportunidades de trabajo. Ese es nuestro diagnóstico básico”.

Además, asegura, “hay un importante cambio socioeconómico en Chile: hoy existe una clase media que no existía antes. Entonces tenemos esta gran clase media que en definitiva es más exigente y no puede comprender que si logra poner a un hijo en la universidad, que entre el segundo hijo signifique también la quiebra familiar porque no hay plata para pagar eso”.

En opinión de Aninat “uno no puede hacer un discurso antojadizo desde el punto de vista político si la realidad de Chile es otra. Chile cambió y al mundo autoflagelante no le gusta este Chile con malls y con esta clase media no tan politizada y donde la interpretación que se hace de la sociedad es un poco la postura que tienen los estudiantes. Pero estos son estudiantes que no representan el sentir nacional necesariamente”.

-Pero según las encuestas tienen un 80 % de apoyo.
-Sí, apoyaban su demanda estudiantil pero los cabros pasaron de ahí a reformas constitucionales y otras cosas. Y la mayor cantidad de alumnos que hay en Chile de educación superior no van a universidades sino a Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica. Dentro de los alumnos universitarios la mayor cantidad de ellos van a instituciones privadas no muy selectivas, pero el movimiento liderado por la Camila Vallejo y Giorgio Jackson son gente de la Católica y de la Chile, las mejores universidades, y estatales. O sea, son gente de clase media alta haciendo demandas, por ejemplo, pidiendo que haya un trato diferencial entre las universidades públicas y las privadas. Y a las privadas y CFTs es donde va la mayor cantidad de estudiantes. Entonces están pidiendo algo que va en contra de la gran mayoría de los estudiantes de Chile”.

-¿Y cómo piensan impulsar cambios?
-Creemos que el Estado debe tomar un rol mucho más activo y dejar esta idea de la mano invisible y tener una mano visible.

-¿De qué forma?
-Nuestro programa tiene cinco áreas: una nueva estrategia de desarrollo para Chile, un nuevo enfoque contra la pobreza y la desigualdad, una vida de calidad para todos, un nuevo pacto con la clase media, y también reformas políticas. En todas las áreas donde haya una falla del mercado, el Estado tiene un rol que jugar, pero en los últimos 20 años hemos tenido un modelo de desarrollo en que el Estado genera condiciones mínimas, una economía muy libre y no se mete en intentar fomentar los cluster específicos que se determinen como estratégicos. Hoy hemos llegado a un cierto estadio de desarrollo, somos un país de ingreso medio alto y si queremos ser un país desarrollado tenemos que tener una sociedad desarrollada. Tenemos que hacernos cargos  de las demandas y para eso necesitamos un nuevo modelo donde el Estado tenga un rol mucho más activo.

En todas las áreas donde haya una falla del mercado, el Estado tiene un rol que jugar, pero en los últimos 20 años hemos tenido un modelo de desarrollo en que el Estado genera condiciones mínimas, una economía muy libre y no se mete en intentar fomentar los cluster específicos que se determinen como estratégicos. Hoy hemos llegado a un cierto estadio de desarrollo, somos un país de ingreso medio alto y si queremos ser un país desarrollado tenemos que tener una sociedad desarrollada. Tenemos que hacernos cargos de las demandas y para eso necesitamos un nuevo modelo donde el Estado tenga un rol mucho más activo.

-¿Cómo piensan impulsar esto en Educación?
-En Educación vemos algunas áreas como fortalecer la educación pública, pero no a costa de la educación particular subvencionada. Hoy esta funciona con menos dificultades que la educación pública a cargo de las municipalidades, por lo que tiene que haber más recursos para las escuelas que atienden a niños más pobres, aumentos de la subvención que permitan eliminar el copago. O sea un aumento progresivo de la subvención escolar para que finalmente no exista ese copago y así se elimine el financiamiento compartido.

-¿Esto apunta a un rol del Estado enfocado principalmente en más recursos?
-Sí, pero eso te abre un ámbito de libertad mucho mayor, porque hoy la gente con menos plata tiene menos de donde elegir. Ahora cuando se nivele la cancha en eso tendremos la oportunidad de que todas las personas vayan al mismo tipo de colegio.

-¿Los colegios seguirían siendo municipales?
-Sí, por supuesto.

En cuanto a la educación universitaria, el programa de Velasco incluye una acreditación más rigurosa. “Creemos que en el mundo universitario no debe haber lucro, tal como dice la ley”. Y ven como fundamental acortar las carreras para evitar excesivos gastos por parte de las familias, ya que “todo el mundo tiene que poder pagar su educación”.

-¿Educación gratuita?
-No, que sea gratis para un grupo de altos ingresos de la sociedad no tiene sentido en un país con grandes necesidades como este.

Reforma Tributaria

El especialista en Economía-Política afirma que “cuando se empieza a consolidar una clase media más exigente hay mayores demandas por mejores servicios públicos. Los países desarrollados no tienen los servicios públicos porque sí. Hoy vemos una expresión de demanda en las calles y eso requiere dos cosas: un nuevo enfoque para entender esas demandas como legítimas y tenemos que dar soluciones reales para eso. Esto requiere plata, por lo tanto hay una reforma tributaria importante que es necesario hacer. Lo que quiero decir es que no estamos tirando plata encima de la mesa porque sí no más, aquí se requiere un enfoque mucho más fino y más sofisticado en cuanto a ver cuáles son las necesidades de la gente y cómo satisfacerlas.

-¿Cuáles serían las bases de esta reforma tributaria?
-En términos generales la propuesta de reforma tributaria tiene que ver con evitar elusión y evasión, ya que hoy día se pierden un par de puntos del PIB en ese espacio. Y subir la carga tributaria.

-¿A quién?
-En todos los tramos. Pero tú sabes que en Chile la gente que paga impuestos es alrededor del 20 %, el resto paga mucho impuesto en IVA pero no en impuesto a la renta. Habría una reforma tributaria cuyos detalles están por estudiarse pero que se enfocaría en obtener una recaudación mayor basada en subir el impuesto a las empresas en un par de puntos, en disminuir evasión y elusión y el impuesto a las personas habría que verlo más en detalle en el camino.

Fiscalía Antidiscriminación

Otro de los temas relevantes en el programa de Velasco está relacionado con empleo y segregación, para lo cual quieren impulsar políticas públicas que se enfoquen en educación a personas que no tienen trabajo. “Nos interesa que la mayor cantidad de personas entren a la fuerza laboral. Sabemos que los grupos que mayor dificultades tienen son mujeres y jóvenes por lo que es fundamental hacer capacitación para personas que no tienen trabajo”, detalla Aninat.

Y agrega que “vamos a promover la creación de una Fiscalía Antidiscriminación, ya que parte de los problemas en  el mundo laboral tiene que ver con la discriminación. Esta aplicaría la Ley Zamudio y se encargaría de proponer mejoras a este mismo cuerpo legal”.

-¿Y qué pasa con la calidad de los trabajos? Hoy existe alta empleabilidad pero al mismo tiempo hay descontento por los sueldos: el mínimo son 193 mil pesos y el 80 % tiene sueldos bajo 380 mil pesos.
-Existe un balance que es delicado y se verá en su momento qué se puede hacer. Lo que sí tenemos claro es que hay que duplicar la inversión del Estado para el desempleo, o sea en tres años pasar del 0,3 al 0,6 % del PIB que es el estándar OCDE. El Estado tiene que meterse la mano al bolsillo y gastar más en promoción del empleo. También para facilitar el acceso al empleo tiene que haber adaptabilidad pactada de turnos horarios y jornadas de trabajo. Para eso se necesita fortalecer la capacidad de negociación colectiva de los sindicatos mediante capacitación a los dirigentes. En suma que existan mayores subsidios del Estado, un fortalecimiento de los sindicatos, y que se abra la puerta a la flexibilidad.

HidroAysén

-Mientras Velasco fue ministro de Hacienda de Michelle Bachelet era conocido su respaldo al proyecto HidroAysén ¿cuál es su postura hoy?
-Andrés dice que no le gusta HidroAysén. Pero tienes un problema de energía y sobre todo de precios. La proyección es que la energía va a ser en promedio la más cara del mundo. Si hay otra solución mejor que HidroAysén, bienvenida. Por otro lado está el tema institucional. Hay un problema de certeza jurídica respecto de los proyectos que es serio. No se arregla dando vía libre a todos los proyectos pero tampoco judicializándolos todos. Por eso la propuesta es dar ordenamiento territorial. Lo ha conversado con (Marcelo) Tokman, ex ministro de Energía y parte del grupo de asesores externos de la campaña. La idea es definir, desde un proceso de participación, cuencas de uso para ciertas actividades. El símil es el plan regulador. También cambiar el Sistema de Evaluación Ambiental. En este momento se evalúa exclusivamente el impacto ambiental y claramente las complejidades de un proyecto son más que ambientales, incluyen también temas sociales y productivos. Hay que reemplazarlo por un sistema que sí lo haga.

-¿Y la composición de los que deciden también habría que cambiarla?
-Claro. Pero eso también implica que una vez que el proyecto se evalúa tendría que tener una tramitación más rápida. Ya sea para aprobar o rechazar. Por otra parte también habrá un énfasis en aumentar la existencia de Energías Renovables no Convencionales (ERNC) a través de un fondo para financiarlas.

Fin del binominal

La propuesta de Velasco y su equipo también incluye reformas políticas. La más importante es terminar con el sistema binominal, que según Aninat “genera muy baja competencia, ya que en cada distrito gana una persona de cada coalición. A nosotros nos interesa generar mayor competencia, en el sentido que los ciudadanos tengan más voz y tengan mayor incentivo para ir a votar. Para eso proponemos un sistema que es uninominal compensado con un distrito nacional de 30 diputados. O sea tendríamos 150 diputados donde 120 se elegirían por un sistema uninominal y 30 por una lista proporcional, lo que tendría un fuertísimo efecto en aumentar la competencia y por lo tanto generar una rotación y una renovación de las cúpulas políticas de Chile”.

También apuestan por reformar el funcionamiento de los partidos, así como el financiamiento de las campañas, ya que “tiene que haber un mayor financiamiento público de manera que no haya una influencia tan fuerte del dinero privado. Por un lado la gente con plata ya tiene una ventaja frente a un ciudadano común y por otro lado las empresas u otras personas de altos ingresos pueden financiar campañas que luego generen problemas de conflicto de interés”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Espiral de violencia

Envíada por Valentina Terra Polanco, Observatorio Niñez y Adolescencia | 16 enero, 2021

Cartas al Director

Noticias del día

TV