miércoles, 13 de noviembre de 2019 Actualizado a las 02:00

Víctor Venegas apunta a su ex superior, que ahora postula a reemplazar a Sabas Chahuán

Habla ex fiscal que acusa a Raúl Guzmán de proteger a un detective investigado por torturas contra pobladores

por 25 septiembre, 2015

Habla ex fiscal que acusa a Raúl Guzmán de proteger a un detective investigado por torturas contra pobladores
El ex persecutor que llevó adelante una causa por torturas contra funcionarios de la PDI ratifica lo publicado este jueves por El Mostrador, en relación con la intervención que habría realizado Guzmán en defensa del policía imputado. En esta entrevista acusa que durante la indagatoria desaparecieron antecedentes, que el Fiscal Regional Sur intentó dilatar la resolución del caso y que intervino directamente para rebajar la medida cautelar de varios de los acusados.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Luego de que este jueves El Mostrador diera a conocer las acusaciones contra Raúl Guzmán –Fiscal Regional Sur y uno de los candidatos a la Fiscalía Nacional–, el actual jefe del Ministerio Público, Sabas Chahuán, anunció que solicitará un informe para aclarar los hechos, los que dan cuenta de la intervención que habría hecho Guzmán en defensa de funcionarios de la PDI acusados en un caso de torturas.

En conversación con este medio, el fiscal que investigó la causa contra los detectives, Víctor Venegas, señala que Raúl Guzmán intervino directamente en la indagatoria, lo que a su juicio fue para cuidar su relación con la Policía de Investigaciones. El ex fiscal asegura que nunca en los doce años en los que ejerció como persecutor había visto algo parecido, por lo que afirma que no sería bueno para el Ministerio Público que el actual Fiscal Regional Sur llegue a la jefatura máxima de la institución.

La causa que comandaba Venegas detectó que ocho detectives de la Brigada de Investigación Criminal de la PDI de San Ramón habían ejercido torturas en contra de tres pobladores del sector. Por ese motivo, y luego de 15 meses de indagatoria, se prestaba a formalizar a los acusados, sin embargo, hubo obstáculos en su camino, a los que el ex fiscal –que renunció a la Fiscalía en abril de este año– les pone nombre y apellido: Raúl Guzmán.

-Víctor, desde la Fiscalía Regional Sur afirman que la causa por torturas que usted comandaba tenía un retraso bastante importante y que por ello se le entregaron instrucciones, para agilizar la indagatoria…
-La causa se había iniciado en marzo de 2013 y se dice que hasta junio de 2014 no había tenido ningún avance, y eso es absolutamente falso. En primer lugar, yo recibí la denuncia a fines de enero de 2013, días después de ocurridos los hechos. La denuncia la recibe directamente mi equipo y le tomamos de inmediato declaración a esa víctima. Había otros dos hechos que estaban siendo investigados por otro fiscal, Héctor Barros, fiscal jefe de la Fiscalía de drogas de la Fiscalía Sur. Eran dos investigaciones paralelas. En ambas se hicieron todas las diligencias necesarias y pertinentes. A fines de febrero o principios de marzo del año 2014 se decidió que todos estos hechos pasaran a mis manos.

-La formalización de los detectives involucrados se postergó en un primer minuto, ¿no?
-Nosotros nos habíamos fijado como meta solicitar la orden de detención antes de junio del año 2014, y teníamos antecedentes suficientes para pedirla en esa fecha. El Fiscal Regional nos solicitó que la hiciéramos después de junio, y en julio ya redactamos la orden y el Fiscal Regional nos pidió que realizáramos diligencias pendientes, y así fue pasando el tiempo. Tanto, que a principios de septiembre nos señala que pidamos la orden a fines de septiembre.

-¿Él se lo solicitó a usted personalmente?
-No recuerdo si fue directamente o a través de la asesora con quien trabajábamos en la investigación.

-Entonces se pospone la detención y usted se toma unos días de vacaciones, ¿es así?
-La semana del 18 de septiembre del año pasado, sí.

-¿Y qué ocurrió ahí? Porque según la información que nosotros manejamos usted se enteró estando de vacaciones que la audiencia se iba a realizar el día 17 de septiembre
-Yo estando en el sur me llaman y me dicen que habían pedido la carpeta a la Fiscalía Regional porque iban a pedir la orden detención en la causa.

-¿Quién tomó esa decisión?
-El Fiscal Regional

-¿Se les explicaron las razones?
-Él no da explicaciones y tampoco corresponde que yo las pida. Él decide, yo lo único que digo es que ahí yo no estoy. De todas maneras presentan la orden el día 16 de septiembre del año pasado, quedando uno de los ocho imputados afuera de la petición de orden. A pesar que en el contenido, en los hechos, sí estaba involucrado este imputado.

-Este octavo imputado es Daniel Miranda, ¿no?
-Así es

-¿Qué explicación se les entregó para dejar fuera de la orden de detención inicial al señor Miranda?
-Yo no pido explicaciones de lo que haya hecho el Fiscal Regional, nunca le he pedido explicaciones ni a él ni a los anteriores fiscales regionales que yo he tenido. Son decisiones de ellos, ellos lo hicieron así. En un primer momento pensé que había sido un error de tipeo. De todas maneras, yo decidí volver a Santiago, entendiendo que yo era el único fiscal que manejaba la causa, y que la asesora no podía ir a la audiencia. Viajé el día 17 en la noche, el día 18 me presenté en la Fiscalía, solicité la carpeta, la que estaba bastante desordenada y después de eso inicié la audiencia. El 18 en la mañana, viendo las noticias, me entero que a la misma hora y en el mismo tribunal se iba a controlar a los detenidos por el bombazo en el metro Escuela Militar.

La audiencia la hicimos en el 12° Juzgado de Garantía, y no en el 15° donde correspondía, porque fue la propia Fiscalía Regional Sur la que solicitó que solamente se tomará en el 12° Juzgado a los detenidos por el caso bombas.

Al control de detención solo se presentaron cinco de los siete, a quienes se ordenó detener, porque los otros dos no fueron ubicados. De esos cinco, cuatro quedaron en prisión preventiva, a pesar de que se pidió la preventiva para los cinco. La audiencia terminó pasada la una de la mañana del día 19 de septiembre.

El día lunes siguiente en la mañana busqué las piezas de la carpeta que faltaban, porque durante la audiencia para fundar la prisión preventiva me percaté que faltaban declaraciones, pericias y otros antecedentes. Son tantos archivadores que, a medida que uno iba fundando las peticiones los iba abriendo y revisando y ahí me fui dando cuenta que faltaban, básicamente porque yo tenía minutas con resúmenes de las carpetas en el mismo orden de la carpeta, entonces me fue fácil darme cuenta que faltaban antecedentes.

-¿Se le entregó a usted alguna explicación de por qué faltaban antecedentes en la carpeta?
-Desconozco por qué faltaban. Eso sí, la carpeta estaba desordenada, no estaba como yo la había dejado, y faltaban piezas.

-¿Qué hizo usted después de percatarse de esa situación?
-El día lunes solicité la orden de detención contra el octavo imputado (Daniel Miranda). Yo no le avisé ni le pedí autorización a nadie, porque creí que no correspondía. Estaba dentro de los hechos y calificaciones jurídicas de la primera orden de detención que se había pedido. Fue todo muy rápido en la mañana, porque yo la pedí a las 11 de la mañana, y a las 11:30 o 12 me llegó la resolución del tribunal que accedía a la orden de detención. Y a la media hora, o una hora, me llama el Fiscal Regional y me dice “¿por qué pediste una orden de detención?”, y le respondí porque había quedado uno fuera. Y me dice “¿no te das cuenta que se trata de un funcionario activo de la PDI y que además trabaja en el mismo Departamento Quinto?”. Yo ahí recién me enteré de esa situación, que yo desconocía.

-¿Por qué es relevante que trabaje en el Departamento Quinto y que sea un funcionario activo?
-Todos los funcionarios imputados en esa causa estaban o suspendidos o ya dados de baja, incluso algunos habían pedido el retiro voluntario, a raíz de esta investigación. Y este era el único que seguía activo. El Departamento Quinto fue la unidad policial encargada de realizar las diligencias de esta investigación, tanto cuando parte de la carpeta la tenía el fiscal Héctor Barros como cuando yo tenía la totalidad de la causa.

-Por ese motivo el fiscal Raúl Guzmán le pidió explicaciones…
-No solamente me pidió explicaciones, sino que me indica que le diga si iba a pedir orden de detención contra otros funcionarios, contra quienes y por qué. Cosa que no era primera vez que me la pedía, sino que muchas veces anteriormente me pidió que informara a quiénes íbamos a formalizar, por qué delitos y por qué hechos.

-¿Eso es habitual en el funcionamiento del Ministerio Público?
-En mis doce años como fiscal del Ministerio Público, es la única vez que me han pedido eso.

-¿Qué pasó después en esa conversación con Guzmán?
-Yo le dije que era un imputado que estaba incluido en los hechos y que había que pedir la orden y no había nada más que hacer, y que no correspondía pedirla contra nadie más porque nadie más estaba involucrado.

-¿El Fiscal Regional quedó conforme con esa explicación?
-No, creo que me corta el teléfono. No sé si fue en esa conversación o en el transcurso del resto del día lunes, o en la mañana del día martes, que –no recuerdo con precisión si fue él o a través de la asesora–, me dicen que no pida la prisión preventiva respecto de este imputado. Fue una orden bastante clara, y me dijeron que pidiera el arresto domiciliario. Esto fue previo a la audiencia.

-¿Qué decisión toma usted luego que le dieran esta orden?
-La Ley orgánica del Ministerio Público señala que los fiscales regionales pueden dar instrucciones particulares en causas específicas y él me estaba dando una instrucción particular. Yo no le pedí explicaciones, él no me las dio. Y lo único que hice fue cumplir la orden. Cuando yo llego a la audiencia, me di cuenta que se encontraban presentes los dos funcionarios respecto de los cuales se había pedido la orden de detención y que en su momento no se habían presentado. Entonces ahí tenía a los tres que me faltaban. Uno detenido y los otros dos presentándose voluntariamente, cada uno con sus abogados. Ahí tenemos una conversación, que es lo que ustedes señalan en su reportaje, porque los abogados defensores me preguntan “¿qué medida cautelar vas a pedir?”, y yo les digo que iba a pedir prisión preventiva a todos, menos a él (Daniel Miranda), porque tengo instrucción del Fiscal Regional de no pedírsela sino que pedir arresto domiciliario total. Entonces los dos defensores me preguntan el por qué del trato desigual, y les dije que era una instrucción. Y ellos me exigieron un trato igualitario. Me pidieron llamar al Fiscal Regional, pedirle que también a ellos se les solicite el arresto domiciliario.

Como ya el Fiscal Regional se había puesto a dar instrucciones bastante específicas respecto de las cautelares, accedí a la petición de los defensores y llamé al Fiscal Regional, y él accedió a la solicitud. Y, por tanto, a los tres imputados se les pidió arresto domiciliario.

-¿Cómo se explica esta intervención del Fiscal Regional?
-Lo desconozco. Nunca me había pasado de manera tan evidente. Yo creo que las explicaciones hay que pedírselas derechamente a él. Nosotros como equipo de trabajo lo único que quisimos hacer es lo que hacemos en todas las causas: investigar de manera celosa, profesional, objetiva, y cuando tuvimos antecedentes para pedir una orden de detención, lo hicimos. Lo que fue trabado y dilatado por la Fiscalía Regional. No tengo explicación para tu pregunta.

-Actualmente el Fiscal Regional, Raúl Guzmán, está postulando al cargo de Fiscal Nacional. ¿Cuál es su opinión al respecto?
-Esta es una opinión personal… El Ministerio Público es una institución a la cual respeto y quiero mucho. Me formó profesionalmente y me dio muchas herramientas. Creo que la mayoría de las personas que trabajan ahí son gente buena, excesivamente profesional y que se saca la mugre trabajando más allá de las horas, van los sábados, van los domingos, se la juegan por las víctimas y creo que tienen la camiseta puesta por el Ministerio Público. También creo que cuando hay alguien que interpone intereses personales, incluso intereses ajenos que son contrarios a nuestra labor, obviamente que es dañino, no solamente para la institución, sino también al sistema penal y en definitiva al país. Creo que no sería una buena elección la de este señor. Ni la institución ni el país se merecen que Raúl Guzmán llegue a la Fiscalía Nacional.

-¿Ustedes como equipo tenían conocimiento de alguna cercanía especial entre el fiscal Guzmán y el señor Miranda?
-No, ninguna. No creo que haya sido un vínculo personal entre ellos, sino que creo que era algo para dejar contenta a la Policía de Investigaciones. Entiendo que la PDI, la mayoría de la droga que incauta a nivel nacional, lo hace con la Fiscalía Sur.

-… Entonces esto habría sido para cuidar la relación entre ambas instituciones
-Esa es una explicación que está dando usted y que podría ser bastante razonable. Acá el bien superior siempre es la Justicia, sea quien sea el imputado. Caiga quien caiga, como está de moda decir.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV