miércoles, 26 de enero de 2022 Actualizado a las 20:15

En el entorno de la jefa comunal reconocen que idea es revertir críticas, especialmente en temas de seguridad

Tohá con el ala rota en la recta final para las municipales

por 22 septiembre, 2016

Tohá con el ala rota en la recta final para las municipales
Aunque para la alcaldesa de Santiago ha sido una campaña especialmente compleja, la vinculación con una de las aristas del caso SQM no es su flanco más débil para lograr la reelección. Su verdadero talón de Aquiles estaría en el rechazo ciudadano a su gestión. En el Gobierno reconocen que también están preocupados. Sería un problema no menor enfrentar una derrota la noche del 23 de octubre –incluso si la Nueva Mayoría obtiene un mejor resultado general que la derecha– si el oficialismo pierde la alcaldía más emblemática y política del país.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Falta casi un mes exacto, solo eso, para las elecciones municipales del 23 de octubre. Una contienda en la que los candidatos se han enfrentado al descontento ciudadano con la clase política, cambios en las reglas del juego del financiamiento de las campañas y al riesgo de una alta abstención. También el peso de que estos comicios son, para bien o para mal, el verdadero termómetro político de la correlación de fuerzas de las coaliciones con miras a las presidenciales del próximo año.

La alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, no es la excepción, aunque para ella ha sido una campaña especialmente compleja, porque añade a la lista su vinculación con una de las aristas del caso SQM en el financiamiento irregular de la política, un ítem que, si bien la complicó públicamente en su momento, hoy no sería su mayor problema para asegurar la reelección. Su verdadero talón de Aquiles estaría en el rechazo ciudadano a su gestión edilicia.

Desde mayo, en varias ocasiones, Tohá ha tenido que salir a dar explicaciones por las diez facturas rectificadas ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) por la filial de Soquimich, SQM Salar, que alcanzan a 57 millones de pesos e investiga el Ministerio Público. Pagos que habrían llegado al PPD través de la ONG Chile Ambiente entre septiembre de 2011 y mayo de 2012, mismo período en que la alcaldesa de Santiago era la timonel de la colectividad y donde compartió directiva con Samuel Donoso, entonces secretario general y hoy abogado del formalizado ex gerente de SQM, Patricio Contesse.

Tanto en entrevistas públicas como en su declaración en calidad de testigo del caso SQM, Tohá ha descartado tajantemente haber tenido conocimiento de lo ocurrido en dicho ámbito y así lo recalcó ante el fiscal del caso SQM, Pablo Gómez, el 13 de julio. En esa instancia, reconoció encuentros con Contesse, una reunión en la que –dijo– se habló de materias energéticas, económicas y un viaje en avión a las dependencias de SQM en el norte, donde se trataron asuntos de política general. Como afirmó la propia jefa comunal, fue una “conversación liviana de política… no hablamos de aportes económicos ni de platas del PPD".

Ante el fiscal Gómez la alcaldesa PPD confirmó que su ex tesorero llamó a Contesse para generar algún tipo de convenio con la Corporación Chile Ambiente, pero puntualizó que jamás le mencionaron que se estuvieran haciendo gestiones entre la institución y SQM para un eventual financiamiento.

Desde el primer día en que se vinculó a Tohá con el caso SQM, desde su entorno han comentado muchas veces que ella ha estado muy afectada, que la golpeó “fuerte en su fuero íntimo que se cuestione su ética”, que se ponga en tela de juicio su honestidad. Con la misma convicción siempre han precisado que la probidad no es un eje de la campaña por la alcaldía de Santiago, que el financiamiento de la política es un debate que se circunscribe más a la elite y que no es parte de las prioridades que expresa el electorado de la comuna.

Ajeno a lo que se pudo pensar durante el apogeo de las denuncias por financiamiento irregular de la política y corrupción, las prácticas reñidas con la probidad al final no serían el factor central que determinará los resultados en las municipales de octubre y, por ende, difícilmente se transformen en una señal concreta del electorado al mundo político, como muchos temieron en su momento.

Una percepción que no solo tienen en el entorno de Tohá, sino que es compartida en las otras dos candidaturas a la alcaldía de la comuna: el RN Felipe Alessandri y la presidenta del PRO, Patricia Morales. En los equipos de ambos abanderados coinciden que, si bien en el trabajo en terreno por la campaña se observa “rabia” y “malestar” ciudadano hacia la clase política, cansancio hacia los rostros tradicionales de la política, son los temas de seguridad y salud las principales demandas de la gente y solo en contadas ocasiones se mencionan las platas políticas.

De acuerdo a fuentes vinculadas al caso y que conocen la indagatoria, las dudas se alimentan en el hecho de que “hay convicción personal de que ella no dijo toda la verdad, pero jurídicamente no se puede demostrar”.

“El principal problema de Tohá es la sensación que se instaló en cuanto a que tiene problemas de gestión, que no cumplió, que prometió escuchar y no lo hizo”, afirmaron desde el equipo del candidato RN, mientras que Morales agregó que “la gestión local es distinta y las candidaturas municipales son mucho menos ideológicas”.

Así, no fue casual que el equipo de Tohá optara, a modo de estrategia, enfrentar ante los medios de comunicación el tema de SQM y salir a responder públicamente con puntos de prensa y entrevistas puntuales, como la tensa conversación que protagonizó el 9 de septiembre con Tomás Mosciatti en 'Ahora Noticias': “Estoy hablando con la verdad, Tomás, y si tuviera cosas que esconder, hubiera hecho el quite a todas las personas que me han preguntado por esto”. A pesar de lo complicada que fue esa entrevista para Tohá, su equipo consideró que con eso se pudo cerrar el tema y desde entonces poner el foco en la gestión de la alcaldesa, destacar sus 20 medidas más relevantes durante estos cuatro años, como los cambios concretos en las celebraciones de Fiestas Patrias en las fondas del Parque O'Higgins, con un tono más familiar.

Aseguran que, aunque la contienda en Santiago está más competitiva de lo que se pensó a principios de año, que es real que el escenario es “incierto” y que el clima interno que impera es “tranquilo-nervioso”, la alcaldesa todavía se mantiene un par de puntos arriba de Alessandrí en las encuestas que han llegado a sus manos. “La idea es revertir en terreno y con hechos concretos las críticas a su gestión, porque el triunfo o la derrota no pasa por la arista de probidad, sino que por temas de gestión, especialmente en materia de seguridad, que es su punto más débil”, reconocieron entre los cercanos a Tohá.

En La Moneda comparten el diagnóstico. Consideran que la clave a la hora de contar los votos el 23 de octubre será la gestión municipal, no la probidad y, en tal sentido, explicaron que a favor de la alcaldesa PPD juega el hecho de que su situación es distinta a la de otras figuras políticas involucradas en los casos Penta y SQM. “Ella no es el símbolo de la corrupción, de los problemas del financiamiento de la política, no le sucede como a (Sebastián) Dávalos, que quedó amarrado como ícono del mal uso de privilegios”, sentenció un alto asesor de Palacio.

Hace cuatro años, Tohá destronó del mítico balcón de la Plaza de Armas al UDI Pablo Zalaquet, al obtener el 50,52% de los votos ante el 43,97% de la ex autoridad gremialista. En el Gobierno reconocen que también están preocupados, que hay temor a que “se dé vuelta la tortilla” y que eso provoque un problema no menor: que para La Moneda sea mucho más difícil imprimir un sello de victoria la noche del 23 de octubre –aun en un escenario en que la Nueva Mayoría saque más votos que la derecha–, si el oficialismo pierde la alcaldía más política y emblemática del país, como le sucedió a la derecha el 2012.

Las preocupaciones del oficialismo tienen su razón de ser en las versiones encontradas que hay de las encuestas que se han realizado en la comuna. A los sondeos en que Tohá mantiene una leve ventaja inferior al del margen de error de las muestras, se suman otras en la oposición donde esa misma ventaja favorece a Alessandri, quien le ha sacado punta –desde que Joaquín Lavín dio un paso al lado a su candidatura en julio– precisamente a su perfil de liderazgo local que sustenta en sus ocho años como concejal de Santiago.

No son las únicas. Hay otros sondeos que –aseguraron entre los equipos de campaña– en que Alessandri ya le habría sacado a Tohá una ventaja de cuatro a cinco puntos, ayudado por el factor de la candidatura del PRO, partido que apuesta a obtener un piso de respaldo que le permita sustentar una candidatura parlamentaria el próximo año en Santiago.

Esa variación de una encuesta a otra tiene su explicación –agregaron en La Moneda– en que nadie sabe a ciencia cierta cuánta gente realmente votará el 23 de octubre, en un escenario de sufragio voluntario y que tiene como antecedente lo sucedido el 2012, donde la abstención llegó al 60% del padrón. Los cálculos en Palacio apuntan a que dicha marginación podría aumentar hasta un 15% y que ahí, en esa alza, se reflejaría el malestar ciudadano con la clase política, más que en el cambio de candidato del electorado.

Palabra contra palabra

Si bien el abogado de Tohá, Jorge Boffil –el mismo que defiende a imputados formalizados, como Carlos Bombal en el caso Penta y Francisco Mujica en Corpesca–, solicitó al Ministerio Público que la alcaldesa declare nuevamente como testigo en la arista SQM para referirse a otros antecedentes, la Fiscalía aún no se ha comunicado con el entorno de la ex presidenta del PPD para concretar la diligencia. Por lo mismo, lo más probable es que el caso no salte nuevamente al tapete público antes del día de las municipales, al menos no directamente en lo relacionado estrictamente con Tohá.

Es más, fuentes judiciales apuntan a que difícilmente cambiaría la condición de testigo de Tohá en la causa, porque para que sea imputada se requiere reunir antecedentes que ameriten tal modificación, situación que tranquiliza al entorno de la jefa comunal.

Fuentes ligadas al Ministerio Público aseguraron que no hay pruebas jurídicas sólidas contra la alcaldesa PPD para imputarle algún cargo directamente y que, por ahora, “solo existe la declaración de gente que vincula a Tohá con estos pagos y gente que no la vincula. Hay que ser responsables, porque esos testimonios no pueden ser llevados al tribunal para comunicarle un cargo sin otra prueba contundente. Una cosa es la verdad real y la otra es la verdad jurídica”, señalan.

En simple, eso significa que, aparte de las versiones que acusan a Tohá, no hay pruebas tangibles de que la otrora timonel PPD estuviese realmente en conocimiento del flujo de plata entre SQM y su partido. Eso, a pesar de que la declaración que hizo la alcaldesa de Santiago en julio ha despertado algunas dudas en el equipo de fiscales, según se ha confesado reservadamente en el Ministerio Público. Que a lo menos a algunos les parece extraño que la ex dirigenta, siendo la cabeza de un partido político, no estuviese al tanto de todos los pagos que se realizaron.

De acuerdo a fuentes vinculadas al caso y que conocen la indagatoria, las dudas se alimentan en el hecho de que “hay convicción personal de que ella no dijo toda la verdad, pero jurídicamente no se puede demostrar”.

Entre los principales testimonios que posee el equipo de persecutores del caso SQM respecto a la vinculación con Tohá está la del ex tesorero del PPD, Luis Matte, quien reconoció gestionar los pagos a la ONG por parte de la minera. Sin embargo, Matte blindó a la alcaldesa: "Carolina Tohá no supo que yo estaba haciendo gestiones con SQM para formalizar el aporte a Chile Ambiente y para que los pagos a Chile Ambiente salieran a tiempo".

Quien no la exculpó fue el ex jefe de finanzas del PPD, Sergio Ortega, que aseguró en junio en la Fiscalía que todos sabían la forma del financiamiento: “La presidenta del partido estaba en conocimiento de la fórmula del financiamiento del partido en esos años, dado que ella misma era la que establecía las exigencias respecto del pago de asesores, periodistas e instalaciones. Y fue ella la que firmó la solicitud de inscripción de Chile Ambiente, ante el Servicio Electoral, como instituto de formación política”.

Matte y Ortega serán formalizados el próximo 12 de octubre por delitos tributarios en el caso SQM y a dicha comunicación de cargos se sumará quien dirigía la ONG Chile Ambiente, Patricio Rodrigo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV