El conflicto de Essbio: sanitaria es acusada de verter aguas servidas al río y de llegar a acuerdos extrajudiciales

El conflicto socioambiental, que mantiene enfrentada a la comunidad de la Región de O’Higgins con la empresa sanitaria, tiene su origen en el proyecto de ampliación de su nueva planta de tratamiento de aguas servidas, el que no cuenta con Estudio de Impacto Ambiental y se emplazaría –según los detractores– en una zona inundable, por lo que existe el peligro latente de que se desborde y afecte a zonas de regadíos. La firma, además, ha sido acusada de verter aguas servidas –debido a la sobrecarga– en un estero local que desemboca en el río Cachapoal y finalmente en el Lago Rapel. Fuera de ello, consta en diferentes documentos que el actual intendente UDI del Biobío, Sergio Giacaman, cuando era gerente de Essbio, firmó acuerdos con la comunidad para que no se opusieran al proyecto a cambio de $3 millones y una gift card. La compañía refuta todo lo anterior y afirma que opera con una política de puertas abiertas y apegada estrictamente a la ley.