La Moneda en categoría peso pluma

En La Moneda siempre supieron que el resultado de la votación del segundo retiro sería una derrota para ellos, pero hasta ayer en la mañana la apuesta aún era que el guarismo en la Sala de la Cámara no iba a llegar a los 103 votos, lo que dejaba al Gobierno margen para mantener el discurso de recurrir al TC bajo el argumento –al igual que en julio– de que dicha reforma requiere un quórum de 2/3 y no de 3/5 (93 votos), que es con el que se ha tramitado. Pero el resultado de la votación fue avasallador, 130 votos a favor, que superó con creces el registrado para el primer retiro. El problema para el Gobierno hoy no es solo que quedó con las manos amarradas, sino que también se le volvió a desatar una crisis interna con su propia coalición.