MERCADOS

Los datos de la formalización de Fuente-Alba que complican a Anita Pinochet, la pieza clave del mecanismo de lavado del general (r)

En la formalización por lavado de dinero, el fiscal José Morales apuntó a cómo el exgeneral junto a su esposa, Ana María Pinochet Ribeck, orquestaron un esquema con una serie de operaciones, como la inscripción de vehículos de lujo e inmuebles de gran valor comercial, y el desvío de dineros a sus cuentas personales. De acuerdo a la investigación, Fuente-Alba “individualmente o mediante su cónyuge mantuvo entre los años 2011 a 2016, ocho cuentas bancarias en diversos bancos, nacionales como extranjeros y utilizó al menos 17 tarjetas de crédito de bancos nacionales con cupo en pesos y dólares, las cuales fueron utilizadas para estratificar o distribuir los fondos obtenidos ilícitamente, sin que exista razón de negocio que justifique la existencia de esta cantidad de productos bancarios”, señaló el prosecutor en la audiencia.

Vestido de negro, en compañía de su defensor, el abogado Maximiliano Murath, rebatiendo algunos de los dichos del fiscal José Morales y con un alto contingente de seguridad, el procesado excomandante en Jefe del Ejército, general (r) Juan Miguel Fuente-Alba, fue formalizado finalmente esta mañana en el 7º Juzgado de Garantía de Santiago.

Morales detalló los traspasos de dinero que Fuente-Alba, mediante el uso de gastos reservados de la institución castrense, destinaba a su cuenta, a modo de lavar dinero.

Y dentro del proceso llama la atención cómo el retirado general junto a su esposa, Ana María Pinochet Ribeck, orquestaron un esquema con una serie de operaciones para desviar dineros a sus cuentas personales.

De acuerdo a lo leído en la audiencia por Morales, dentro de los movimientos más llamativos están:

a) Una cantidad de dinero para su uso personal ascendente a la suma de 6 millones de pesos mensuales.

b) Una cantidad de dinero para el Secretario General del Ejército ascendente a la suma de 2,5 millones de pesos mensuales.

c) Gastos de funcionamiento y mantención de la casa destinada al CJE (comandante en jefe del Ejército) por 12 millones de pesos mensuales.

d) Otros gastos no autorizados como regalos al personal, regalos a familiares, regalos a oficiales superiores con promedio de 200 mil pesos cada uno, regalos de cumpleaños a cónyuges de oficiales superiores, regalos de matrimonios a los que era invitado.

e) Suma de dinero entre 600 mil a 800 mil pesos mensuales para excomandantes en Jefe del Ejército.

f) Pago a la labor denominada Auxiliar de Aeropuerto, dinero destinado a pagar a aquellas personas que colaboraban con el CJE en cualquier labor relacionada a viajes de carácter doméstico.

g) Pagos de hoteles, pasajes aéreos y transporte terrestre de su cónyuge Anita Pinochet Ribeck cuando lo acompañaba a comisiones de servicio institucionales.

h) Pago en efectivo de matrimonio de uno de sus hijos en agosto de 2013.

i) Pago en efectivo de jardín de su casa en Chicureo en el año 2014.

j) Otras sumas de dinero asignadas a oficiales superiores para sus comisiones de servicios.

En la formalización, quedó claro el rol de la esposa de Fuente-Alba como parte clave del esquema de lavado de activos.

De acuerdo a la investigación, Fuente-Alba “individualmente o mediante su cónyuge Anita María Pinochet, mantuvo entre los años 2011 a 2016, ocho cuentas bancarias en diversos bancos, nacionales como extranjeros y utilizó al menos 17 tarjetas de crédito de bancos nacionales con cupo en pesos y dólares, las cuales fueron utilizadas para estratificar o distribuir los fondos obtenidos ilícitamente, sin que exista razón de negocio que justifique la existencia de esta cantidad de productos bancarios”, dijo el fiscal.

Dentro de los movimientos más llamativos en los que participa Pinochet (quien aún no ha sido formalizada pero ha prestado declaración en la causa) figuran:

Dentro del detalle de las cuentas corrientes del procesado excomandante se mencionó que mantenía una cuenta en el banco HSBC Washington, abierta y cuyos titulares eran Fuente-Alba y Pinochet. “Se ha podido determinar que la cuenta corriente es utilizada como cuenta de operaciones, a través de la cual circulan los fondos para finalizar en la cuenta de ahorros, los que luego son integrados a la economía nacional mediante cuenta corriente en dólares que el imputado mantiene en el Banco de Chile”, dijo el fiscal.

Su esposa participó, además, de otras operaciones, entre ellas, la de compra de vehículos. Entre las mencionadas, el pago de $31.778.000 a automotora Comercial Kaufmann S.A. mediante un cheque, emitiendo dicha automotora una factura el día 4 de diciembre de 2013 a nombre de la cónyuge del imputado por la compra de un station wagon, marca Mercedes Benz, modelo ML 350 Blue Tec (factura emitida por un total de $44.225.000).

De acuerdo a la Fiscalía, “el imputado Fuente-Alba utiliza a su cónyuge Anita María Pinochet para la inscripción de vehículos de lujo e inmuebles de gran valor comercial, considerando que ella es una persona que no
registra ingresos ni genera renta que le permita realizar dichas inversiones, así como también, le inyecta fondos de origen desconocido, directamente en su cuenta corriente y en el pago de su tarjeta de crédito”.

Asimismo, la formalización reveló que todos los movimientos descritos permitieron que Fuente-Alba incrementara su patrimonio desde inicios del año 2008, de $409.718.979, compuesto principalmente de bienes raíces, vehículos y dinero en su cuenta corriente internacional, a $1.425.821.61 el 31 de diciembre de 2015, “generado principalmente por utilidades en venta de bienes raíces, créditos hipotecarios, créditos de consumo, tarjetas de crédito, herencia, desahucio, arriendos, remuneraciones, etc”.

En la formalización, el juez del 7º Juzgado de Garantía, Ponciano Sallés, determinó un período de investigación de seis meses y el arraigo para el imputado (considerando que el general en retiro ya está privado de libertad por orden de la ministra Romy Rutherford en la arista marcial de la causa y sería redundante decretarlo).