Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:57

Harold Mayne-Nicholls se enfrenta a los empresarios de los clubes grandes

La guerra por los millones del Canal del Fútbol

por 19 octubre 2010

La guerra por los millones del Canal del Fútbol
De no creer. Los empresarios que entraron al fútbol erraron en su evaluación del negocio. Miraron a los clubes europeos que mueven millones de dólares, creyeron que con más auspicios, comprando y vendiendo jugadores, lograrían ser tan rentables como sus pares extranjeros. Nada de eso ocurrió. Sus esperanzas estaban puestas en los recursos que podrían obtener del Canal del Fútbol y la ANFP para mejorar sus balances con pérdidas. Sus planes eran secretos y pasaban por la palabra más repetida en cualquier negocio: gestión. ¿Qué y cómo pretendían hacerlo? ¿Cuál fue la verdadera razón por la que Antonio Bloise se bajó de la lista opositora?

En la encarnizada pelea por ocupar la presidencia de la ANFP, nadie transparentó que lo está en juego es el destino del 20% del Canal del Fútbol y un cambio en la forma de administrar la ANFP para que los clubes grandes y medianos se acerquen, al menos, a un equilibrio en sus resultados. Obviamente, la oposición apoya esta fórmula y el actual timonel Harold Mayne-Nicholls se opone con todas sus fuerzas.

El presidente de unos de los clubes medianos admite que cuando los empresarios invirtieron en las sociedades anónimas que poseen la concesión de los equipos, erraron en su evaluación. “Veían cómo los clubes extranjeros en Inglaterra, España e Italia movían millones y millones de dólares y pensaron que, por muy chica que fuera la industria en Chile, el negocio se iba a valorizar”.

Calcularon que con los mayores ingresos en publicidad, entradas y la venta de jugadores el negocio se armaría, pero el modelo no funcionó. “Hubo una mala gestión de los jugadores, producto de la ambición por conseguir títulos en las copas Sudamericana y Libertadores. Los jugadores son tu patrimonio y compraron y esto fue en escalada. La planilla de sueldos aumentó; hoy el 80% de los costos son jugadores”, explica la misma fuente.

Entonces se produjo el primer choque entre Mayne-Nicholls y los tres clubes grandes, Colo-Colo, la U y la UC. Porque hasta ese momento la fórmula establecida era que el canal, ganara o perdiera, debía entregar por derechos de televisación US$5,4 millones garantizados a todos clubes, con una fórmula que favorecía a los tres grandes.

La postura de Mayne-Nicholls fue que las utilidades se repartieran igualitariamente entre los 32 clubes para favorecer a los chicos y  mantener el monto fijo tal como estaba. Vino la demanda de los tres grandes, pero al final se llegó a acuerdo: 25% de las utilidades para los tres grandes, 18%  para los de segunda división y un 57% para los de primera, excluyendo a los tres grandes. La fórmula rige desde el año que viene hasta 2015.

Este año la ANFP debe decidir si ejerce su opción de compra del 20% del CDF que posee Jorge Claro. Mayne-Nicholls ya dijo que sí, cosa que ni Claro ni los opositores quieren. Claro sabe que su empresa va a aumentar sus utilidades en el futuro y vender ahora es un mal negocio.

Los empresarios no quedaron contentos. Aún teniendo fortunas cuantiosas.

Entre los accionistas de la U se cuentan Carlos Heller, heredero de un 12% de Falabella, dueño de la mayor lechería del país, del Club Hípico; Peter Hiller, el creador de Central de Restaurantes que vendió a la multinacional Aramark, y José Yuraszeck, uno de los protagonistas del escándalo Chispas, que compró y vendió Sal Lobos en condiciones inmejorables y hoy es dueño de la Viña Undurraga.

En Colo-Colo, Gabriel Ruiz-Tagle, el miembro más rico del gabinete con un patrimonio que, por lo bajo, asciende a US$120 millones y que debió vender por el conflicto de interés al ser director de Chiledeportes. Quien le compró, Hernán Levy, es dueño de Cerámicas Santiago, la más grande del país.

La UC no tiene socios conocidos, ya que un 51% -lo que implica el control- está en manos de corredoras de Bolsa; pero el hombre que la maneja es Luis Felipe Gazitúa, a pesar de que no ser el presidente, cargo que ocupa Jaime Estévez.

En Everton, destacan la familia Martínez, dueña de los casinos Enjoy, junto al ex propietario de Socofar y Cruz Verde, Juan Carlos Harding. El potentado español Jorge Sgovia, dueño de la cadena de universidades y colegios Sek, figura en Unión Española. Nicolás Ibáñez, que vendió el control de D&S a Wal-Mart en Wanderers. José y Salvador Said, dueños de Parque Arauco, socios de Embotelladora Andina y BBVA, cierran el círculo en Palestino.

Oposición Fútbol Club

De dónde sacar dinero para no seguir poniendo plata como en un saco roto, fue el germen de la lista opositora a Mayne-Nicholls. Federico Valdés, presidente de la U, Luis Felipe Gazitúa, de la UC, Ramón Yávar, socio y director de Colo-Colo junto a Guillermo Mackenna, comenzaron a llamar a los clubes para recoger opiniones. Fueron sumando adeptos y prometiendo cargos a los equipos más chicos que eran partidarios a Mayne-Nicholls.

De dónde sacar dinero para no seguir poniendo plata como en un saco roto, fue el germen de la lista opositora a Mayne-Nicholls. Federico Valdés, presidente de la U, Luis Felipe Gazitúa, de la UC, Ramón Yávar, socio y director de Colo-Colo junto a Guillermo Mackenna, sumaron adeptos prometiendo cargos a los equipos más chicos que eran partidarios a Mayne-Nicholls.

“A Gaspar Goycolea, presidente de San Luis de Quillota, le ofrecieron la vicepresidencia de la ANFP; al timonel de Deportes La Serena, Mauricio Etcheverry, que estaba con nosotros, la gerencia de la Selección”. afirma un cercano al actual timonel del fútbol profesional. Por otro lado “José Yuraszeck llamó a Roberto de Andraca (presidente de la CAP, socia principal de Huachipato) para presionar para que votara por ellos, pero él dejó en libertad de acción a la gente del equipo”, afirma un director de la ANFP. En la oposición, sin embargo, aseguran que De Andraca comprometió su apoyo.

Lo más difícil fue conseguir un candidato de la familia del fútbol y que generara consenso. Antonio Bloise, evertoniano de toda la vida, un tipo simpático con muchos amigos dentro del círculo del deporte, fue el escogido. Pero nunca estuvo muy convencido y su candidatura duró dos días. Cuando se bajó la semana pasada dio todo tipo de explicaciones –la familia, enfrentarse a la prensa, descuidar sus negocios, entre ellos, Everton- pero excluyó la más importante. “La partida del DT Marcelo Bielsa y que si la Selección no clasifica para el próximo Mundial podía significar que hasta sus hijos quedaran marcados”, admite el presidente de un club opositor y amigo de Bloise.

Antonio Bloise, evertoniano de toda la vida, fue el escogido para encabezar la lista opositora por la presidencia de la ANFP. Pero nunca estuvo muy convencido y su candidatura duró dos días.

Antonio Bloise, evertoniano de toda la vida, fue el escogido para encabezar la lista opositora por la presidencia de la ANFP. Pero nunca estuvo muy convencido y su candidatura duró dos días.

Su programa, por cierto, incluía un salvavidas económico. Una razón por la cual concitó mucho apoyo entre clubes medianos, los más complicados financieramente. Un pozo de US$5 millones –equivalente a un tercio de los ingresos de la ANFP- a repartir entre los 32 clubes una vez al año. O lo que es igual, $6,2 millones mensuales, y otros $15 millones por mes por concepto de publicidad. Una cifra considerable, según explica una fuente de la ANFP, "porque un club de primera tiene un presupuesto mensual de unos 100 millones, y los chicos de entre 24 y 40 millones, sin contar con los ingresos del Canal del Fútbol”.

Dicen que contaba con 28 votos. Los cercanos a Mayne-Nicholls sostienen que eran 22, y que él tenía 23. El resto eran cuatro indecisos.

Surgió por un momento el nombre Jorge Lafrentz, presidente de Wanderers, pero el peso de haber sido parte de la directiva de Reinaldo Sánchez (antecesor de Mayne-Nicholls), quien fue muy cuestionado por los contratos de publicidad, le restaba votos. Y se cayó solo.

La estrategia por conseguir un candidato fracasó.

Los planes secretos para el CDF y la ANFP

Los opositores delinearon una estrategia de negocios que nunca hicieron pública. “La ANFP maneja un presupuesto que incluye las ganancias de la Selección, los auspicios de las camisetas, venta de derechos publicitarios. Y es plata que no se está administrando eficientemente. No puedes estar gastando en la Selección Femenina, en el fútbol con la Sub 15, 17, 18. Harold quiere hacer un proyecto social construyendo infraestructura, canchas. Todos dijimos OK, pero que él no tenga carta blanca. Veamos ahora cuáles de esos proyectos son rentables”, explica un dirigente opositor. Otra queja es que casi la mitad de las ganancias de la Selección en el Mundial se fueron en premios para los jugadores.

Un hecho que constituyó un duro golpe fue la foto de Mayne-Nicholls y Andrónico Luksic. La lectura de Yuraszeck, Levy, Valdés Gazitúa y el resto fue que la ANFP no tendrá mayores problemas para financiar la compra del 20% del CDF. Los recursos podrían provenir del Banco de Chile.

La misma fuente agrega que el plan de mejoras en la ANFP consistía en nombrar dos o tres gerentes para controlar la gestión, el presupuesto “y el manejo de lucas".

Conocedor de sus intenciones, Mayne-Nicholls, sostiene un director de la asociación y brazo derecho del timonel, “sabe que lo único que quieren es  echar mano a los recursos de la ANFP para tapar sus hoyos, con el argumento de una pésima administración, pero jamás va a ceder”.

La otra pata es el CDF. Coincidió que, por contrato, este año la ANFP debe decidir si ejerce su opción de compra del 20% que posee Jorge Claro, el administrador del canal. Mayne-Nicholls ya dijo que sí, cosa que ni Claro ni los opositores quieren. El primero porque sabe que su empresa va a aumentar sus utilidades en el futuro y vender ahora es un mal negocio, pese a que el 20% lo valorizó en US$100 millones. La oposición tampoco está de acuerdo. “Si la ANFP compra  se queda con el 100% y con la tropa de incapaces que tiene van a subir los costos. Hoy se transmiten cinco partidos por fecha, Harold quiere nueve. Son puros costos y mantienes los mismos ingresos, entonces pones en riesgo la posibilidad de que el canal genere más utilidades”.

Ambos bandos se acusan, además, de falta de transparencia, porque ni la ANFP ni el CDF muestran sus números a la contraparte. El primer balance auditado del canal lo consiguió Mayne-Nicholls hace dos años –el canal se creó en 2003- y la explicación es que “Claro no quería porque si mostraba que estaba ganando, la ANFP le podía pegar el manotazo”.

A estas alturas, los planes de la oposición están quedando en la banca.

La foto con Luksic

Mayne-Nicholls es considerado un dictador, un comunista y un periodista que no sabe de negocios, como sus opositores repiten en privado. Pero, a juzgar por las opiniones en los blogs y Twitter, a la hinchada no le importa. No sólo aluden a su seriedad, a que, por fin, se acabaron los manejos oscuros en la ANFP, sino que lo ven como el cordón umbilical con Bielsa, un ídolo indiscutible a nivel popular.

En una encuesta flash en Twitter hecha el mismo día en que Bloise anunció que iba a ser candidato, el presidente de la ANFP obtuvo un 82% de apoyo y su rival, un 18% de un total de 440 votos.

La oposición está consciente del fenómeno, pero ha dado igual la lucha por sus intereses económicos - legítimos, por cierto- pero que entre los hinchas sólo despiertan anticuerpos y desconfianza.

Un hecho que, sin duda, constituyó un duro golpe fue la foto de Mayne-Nicholls, Andrónico Luksic y Joseph Blatter en Suiza. El dueño del Banco de Chile tomó su avión privado, aterrizó en Zurich, porque quería reunirse con el presidente de la Fifa, Joseph Blatter. En la cita que concertó el mandamás de la ANFP, Luksic le planteó que Chile fuera sede del Mundial de 2026. Ese no es el tema que preocupó a sus rivales: el timonel del fútbol comió con Luksic y rápidamente la lectura de Yuraszeck, Levy, Valdés Gazitúa y el resto fue que la ANFP, con Mayne-Nicholls a la cabeza, no tendrá mayores problemas para financiar la compra del 20% del CDF. Los recursos podrían provenir del Banco de Chile.

Los últimos cartuchos están puestos en Palestino. Salvador Said, socio principal junto a José, su padre, dueño del Parque Arauco, socio de Embotelladora Andina y del Banco BBVA, está empeñado en armar una lista de consenso. Con Mayne-Nicholls a la cabeza y tres directores de la oposición. Asi Bielsa se queda, entra un gerente en la ANFP que mejore la gestión de los recursos –dicen- y no se compra el 20% del CDF para que Claro siga administrándolo como hasta ahora.

Mayne-Nicholls no tiene intención alguna de consensuar nada. Pero la esperanza es lo último que se pierde. Y el plazo para presentar un candidato opositor vence el 27 de octubre.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes