Sábado, 3 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:30

Tras encuentro de Raúl Castro con representantes de la Iglesia Católica en la isla

Cuba se abre a posibilidad de revisar situación de los presos políticos

por 20 mayo 2010

Cuba se abre a posibilidad de revisar situación de los presos políticos
"No puedo adelantar conclusiones acerca de fechas concretas, de actuaciones concretas con respecto a los presos. Que el tema se está tratando seriamente sí lo puedo decir", dijo después de la reunión el cardenal Jaime Ortega, enfatizando que su aspirción es que ellos sean liberados.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, y la jerarquía católica de la isla abrieron, con una inédita reunión, un "proceso" de diálogo sobre los presos políticos, donde la Iglesia "aspira" a que haya liberaciones, dijo hoy el cardenal Jaime Ortega.

El general Castro mantuvo el 19 de mayo una reunión de más de cuatro horas con Ortega (también arzobispo de La Habana) y el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de la isla, Dionisio García, en la que conversaron sobre los presos políticos entre otros temas.

En conferencia de prensa, Ortega explicó este jueves que la situación de estos prisioneros, unos 200, "se está tratando seriamente" en las conversaciones con el Gobierno, dentro de un "proceso" que aún no ha concluido.

"No puedo adelantar conclusiones acerca de fechas concretas, de actuaciones concretas con respecto a los presos. Que el tema se está tratando seriamente sí lo puedo decir", afirmó.

El cardenal dijo que la "aspiración" de la Iglesia es que se produzcan liberaciones de presos políticos. Preguntado por el caso concreto de los prisioneros enfermos dijo: "lo esperamos".

Unas horas antes, en declaraciones a Efe, el presidente de la Conferencia de Obispos Cubanos y arzobispo de Santiago de Cuba señaló que "se van a dar pasos" sobre los prisioneros de conciencia.

La cita del 19 de mayo, al más alto nivel, confirma el papel de mediación que está desempeñando la jerarquía católica en Cuba ante el Gobierno de Raúl Castro para la liberación de prisioneros de conciencia y sobre la situación de los derechos humanos en la isla, entre otros temas internos.

El primer fruto de las gestiones de la Iglesia se desveló el 2 de mayo, cuando la mediación de Ortega permitió la reanudación de las marchas de las Damas de Blanco, familiares de opositores encarcelados en 2003, tras semanas de ser acosadas y hostigadas por seguidores del oficialismo cubano.

Antes, el 19 de abril, Ortega defendió la liberación de los presos de conciencia, en una entrevista con la revista religiosa Palabra Nueva, donde habló de muchos temas "sensibles": los disidentes, la crisis económica, las "limitaciones" del socialismo cubano e incluso la necesidad de diálogo con Estados Unidos.

Además de reunirse con el Gobierno, a lo largo del mes de mayo representantes de la Iglesia lo han hecho también con diversos sectores de la disidencia interna, singularmente con las Damas de Blanco y con el opositor Guillermo Fariñas, en huelga de hambre hace 86 días para pedir la libertad de presos de conciencia enfermos.

Pero la reunión con Raúl Castro -divulgada por los medios cubanos incluso con fotografías aunque con escueta información- representa, al menos, una nueva etapa, según ha sugerido Ortega.

El propio cardenal definió el encuentro de "novedoso y distinto" y lo calificó como "un camino abierto con perspectiva y esperanza" y un "magnífico" inicio de conversaciones "que deben continuar en los próximos tiempos".

Ante los periodistas, Ortega quiso dejar muy claro que esta relación es entre el Gobierno y la Iglesia "de Cuba" y aclaró que las conversaciones no están relacionadas con la visita en junio del "canciller" del Vaticano, Dominique Mamberti, a la isla ni con cualquier otro factor internacional.

"Ni esa visita (de Mamberti) ni ninguna cuestión anterior de tipo internacional va a ser lo que tenga alguna determinación en cualquier sendero que se tome en el futuro", destacó.

Para el arzobispo de La Habana, la reunión con Castro supone también el "reconocimiento" del papel de la Iglesia cubana como "interlocutor" con el Gobierno y permite superar "agravios" ocurridos en el pasado.

Las gestiones de la Iglesia y la reunión con el presidente Castro ha suscitado diferentes reacciones entre la disidencia interna cubana: grupos como las Damas de Blanco o el economista independiente Óscar Espinosa apoyan esa labor y otros expresan dudas sobre la eficacia de las conversaciones y desconfían de la disposición del Gobierno de Castro.

Espinosa, preso del "Grupo de los 75" de la "Primavera Negra" y excarcelado en 2004 por motivos de salud, expresó a Efe su total apoyo a la Iglesia católica en esas gestiones, aunque sospecha que "dentro del Gobierno habrá fuerzas que tratarán de torpedearlas".

Por su parte, la opositora Marta Beatriz Roque, que también estuvo presa y fue excarcelada por la misma razón, no ve claro el papel que juega la jerarquía católica y cree que "está indiscutiblemente del lado de allá", refiriéndose al Gobierno.

El portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, reiteró su confianza en la Iglesia pero también su desconfianza en Castro y su Ejecutivo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes