Una ciudad estadounidense va a la quiebra y nadie la rescata - El Mostrador

Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:50

Una ciudad estadounidense va a la quiebra y nadie la rescata

por 18 noviembre 2011

BBC Mundo
Una ciudad estadounidense va a la quiebra y nadie la rescata
La capital de Pensilvania siguió el mismo camino de deuda y gasto que hoy tiene en jaque a Grecia y la Unión Europea. La BBC fue a Harrisburg, donde las autoridades locales toman medidas desesperadas contra la crisis económica.

Harrisburg, la capital de Pensilvania, se declaró en bancarrota después de años de excesivos préstamos y gastos. ¿Será imitada por otras ciudades estadounidenses?

Puede que tengan otras cosas en común, pero en este momento, Harrisburg en Pensilvania y el Condado de Jefferson en Alabama comparten una dudosa distinción.

Ambas están en medio de aflicciones financieras sin precedentes. Y sólo para mantener contentos a los redactores de titulares, las dificultades de ambos provienen de costosas aventuras en administración de desperdicios.

El populoso Condado de Jefferson está abrumado con una deuda de más de US$4.000 millones, mientras el mal olor emana de un proyecto de desagüe que se salió de control en medio de acusaciones de corrupción.

En Harrisburg, una pequeña ciudad de 50,000 habitantes que se quejan de una deuda de más de US$300 millones, el proyecto ofensivo -un incinerador de desperdicios- no es menos simbólico.

"Todos dicen que el incinerador está quemando el futuro de la ciudad", dice Eric Veronikis, del periódico local Patriot News.

'Mini-Grecia'

La de Harrisburg es una saga larga y dolorosa de la mal administrada renovación de una vieja instalación, diseñada para limpiar la planta contaminante.

Bajo su actual operador, Covanta, la planta está haciendo lo que debería: quemar sin peligro la basura de Harrisburg. Pero el daño ya está hecho. Una sociedad anterior resultó en costosos problemas y atrasos.

Una disputa sobre qué hacer con la deuda, que involucra a la alcaldesa, miembros del Consejo, acreedores y la Mancomunidad de Pensilvania, pasará ahora a un juez federal de bancarrotas.

Pensilvania está lista para tomar el mando.

"Todos llaman a Harrisburg la mini-Grecia", afirma Veronikis. "Nuestras finanzas no están en orden. No podemos pagar nuestra deuda. Y tenemos un poder superior que nos dice qué hacer".

¿Cómo hace eso que se sienta la gente?

"Los hacer sentirse muy enojados e impotentes".

Futuro hipotecado

Mientras tanto, en un edificio con filtraciones del viejo incinerador, Harrisburg se prepara para vender algunos improbables tesoros.

Unos 8,000 artefactos, en su mayoría asociados con el Viejo Oeste, se encuentran apilados y diseminados en todo el edificio, acumulando polvo.

Es una visión triste y extraordinaria. Desde diligencias crujientes hasta fantasmales esqueletos de cactus, hay un poco de todo.

Guantes que pueden o no haber pertenecido a Buffalo Bill. Un afiche de "se busca vivo o muerto " para Jesse James. Una pezuña de caballo, con herradura y todo, de la batalla de Little Big Horn. Espléndidas pistolas francesas para duelos. Una bolsa llena de equipo de un director de pompas fúnebres.

Y tal vez lo más extraño de todo: Un estuche de instrumentos para matar vampiros, con pistola, estaca, espejos, cruces y un frasco de ajo.

Los artefactos fueron coleccionados por el exalcalde de Harrisburg, Stephen Reed, quien soñaba con crear una serie de museos para atraer turistas.

Sólo pudo cumplir parte de su visión. Un enorme museo de la Guerra Civil se encuentra ahora en una colina, con la impresionante vista de una ciudad donde está desplegado el legado mixto de Reed.

Del lado positivo están la brillante Universidad de Ciencia y Tecnología de Harrisburg y un equipo de las ligas menores de béisbol.

Pero contra esos logros se erige el casco sin terminar del Centro de Comercio de Capitol View, una instalación de imprenta, oficinas y tiendas que engulló US$17.5 millones de dinero público antes de paralizarse hace tres años.

"Nunca hubo un préstamo que no le gustara", dice el controlador de la ciudad de Harrisburg, Dan Miller, recordando los 28 años de Reed en la alcaldía. "Era alguien que creía en pedir dinero prestado" e hipotecó el futuro de la ciudad.

El museo del Viejo Oeste nunca verá la luz del día. Harrisburg hará una subasta final de la colección de Reed.

La ciudad espera recuperar algo del dinero público -calculado entre US$8 millones y US$15 millones- que Reed gastó organizando todo. Pero eso apenas hará mella en la colosal deuda de la ciudad.

Meramente un 'microcosmos'

"Tenemos que lidiar con la realidad de los tiempos contemporáneos", dice Robert Philbin, portavoz de la actual alcaldesa de Harrisburg, Linda Thompson.

Una década de guerra y una recesión nacional dieron al traste con las ambiciones de Reed, señala Philbin, para añadir que de ninguna manera Harrisburg es única.

¿Podrían entonces otras ciudades enfrentarse a perspectivas igualmente calamitosas?

"Harrisburg no es un presagio de lo que va a pasar con ciudades en el resto del país", indica Christopher Hoene, de la Liga Nacional de Ciudades, una asociación sin fines de lucro de ciudades y ligas municipales.

"La bancarrota municipal ha sido históricamente rara", expresa, al notar que desde que convirtió en una legal en la década de 1930 sólo ha habido unos pocos cientos de casos en todo el país.

En años recientes, únicamente otras dos ciudades -Vallejo en California y Central Falls en Rhode Island- se han declarado en bancarrota.

Pero para los sufridos residentes de Harrisburg, un tercio de los cuales viven debajo de la línea de pobreza, es duro no ver las aflicciones de la ciudad como parte de un fenómeno más amplio.

"Harrisburg es apenas un pequeño microcosmos de lo que está ocurriendo en los Estados Unidos", afirma Angela Jenkins, mientras golpea un tambor en un pequeño campamento de protesta de "Occupy Harrisburg", a orillas de las tranquilas aguas del río Susquehanna.

"Aquí todo está empezando a colapsar, tal como ocurre a nivel nacional".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes