Alemania enfrenta una nueva amenaza neonazi - El Mostrador

Martes, 12 de diciembre de 2017 Actualizado a las 07:41

Alemania enfrenta una nueva amenaza neonazi

por 29 marzo, 2012

BBC Mundo
Alemania enfrenta una nueva amenaza neonazi
Los servicios de seguridad del país desarrollan una actividad febril para rastarear y arrestar a fugitivos de la extrema derecha. El gobierno ha anunciado pasos concretos para prohibir al Partido Democrático Nacional, el NPD.

Los servicios de seguridad de Alemania desarrollan una actividad febril para rastrear y arrestar a fugitivos de la extrema derecha. Además, el gobierno ha anunciado pasos concretos para prohibir al Partido Democrático Nacional, el NPD.

Todo esto se produce tras la protesta pública que siguió a las revelaciones, en noviembre pasado, en torno a que una célula neonazi había podido llevar a cabo, durante varios años, una serie de asesinatos motivados por el racismo, todo esto -al parecer- bajo las mismas narices de los servicios de inteligencia.

Al grupo de tres personas se le atribuye responsabilidad por las muertes de ocho inmigrantes turcos y uno griego, entre 2000 y 2006, así como por el asesinato de una policía alemana, perpetrado en 2007.

Sin embargo, la existencia del grupo, conocido como la célula de Zwickau, por el nombre de la ciudad donde se escondieron durante mucho tiempo, sólo salió a la luz en noviembre, cuando dos de sus miembros se suicidaron y un tercero se entregó a las autoridades.

El NPD ha sido vinculado al grupo, pero esta acusación debe ser aceptada en los tribunales.

El trío había grabado un DVD en el que alardeaba de los asesinatos, describiéndose a sí mismo como el Partido Nacional Socialista Clandestino, y, en una nueva versión del nacional socialismo de la Alemania de Hitler, dijeron haber actuado para servir a la nación alemana y a su pueblo.

La noticia de los asesinatos ha dominado los titulares de Alemania durante meses y significa el mayor escándalo en la Alemania de posguerra.

Trascendió que los servicios de inteligencia habían estado vigilando al grupo durante años, y que incluso, habían encontrado una fábrica de bombas en su garage, en 1998.

Entonces, ¿por qué no se detuvo antes al trío? ¿Por qué se les permitió desaparecer y mantenerse en la clandestinidad? ¿Por qué fue que los servicios de seguridad le atribuyeron los asesinatos a la mafia turca en esos momentos?

Nunca se investigó una motivación ultraderechista.

Los fracasos han llevado a algunos a preguntarse si no hubo algo más que incompetencia, si en la policía o los servicios de seguridad no había elementos con simpatías ultraderechistas, una acusación que las instituciones rechazan categóricamente.

Una encuesta parlamentaria se halla en desarrollo respecto a sus actividades y la BBC obtuvo un informe interno de carácter confidencial que revela graves errores de estas instituciones.

Limitaciones policiales

Cuando hablamos con Peter Altmaier, un alto funcionario del Partido Demócrata Cristiano de la canciller Merkel, éste admitió que se habían cometido errores.

"Alemania es un estado federal y la competencia se comparte y divide entre niveles federales y estatales. Dado que hemos aprendido algunas lecciones de la dictadura nazi, tenemos una policía e instituciones de seguridad con poderes muy limitados.

"Ha habido graves señales de extremismo de derecha y no les hemos dado la importancia debida. Por lo tanto, ahora, figuran muy alto en nuestra agenda política.

Otra cuestión que preocupa a los alemanes es si la ultraderecha representa una amenaza grave.

Grupos de derechos humanos aseguran que más de 180 personas han sido asesinadas en ataques de ultraderecha en los últimos 20 años.

Los neonazis han asesinado a más gente en la Alemania de posguerra que cualquier otro grupo, tomando en cuenta a musulmanes y la extrema izquierda.

Pero esto aún no figura en las estadísticas oficiales.

¿Será que la gravedad de la reciente historia de Alemania la ha llevado a restarle importancia al extremismo de ultraderecha de nuestros días?

"Nazis de corbata"

"Martin," un exlíder neonazi, quien solicitó permanecer anónimo para eludir ataques revanchistas, fue un miembro activo de la ultraderecha por 11 años.

Después de abandonar la organización, Martin se ha dedicado a alentar a otros a renunciar a esas posturas políticas a través de una organización llamada Exit.

Martin le dijo a la BBC que las revelaciones sobre la célula de Zwickau no debieron haber sido una sorpresa para la policía:

"La visión extrema siempre ha mantenido que debemos tener gente dispuesta, hábil y entrenada, en caso de que haya una guerra civil. La propaganda nazi siempre ha hablado de guerra civil. La perspectiva es armada, es militarista.

"El entrenamiento armado se lleva a cabo en la clandestinidad. En el mundo árabe, por ejemplo, con libertad de movimiento allí. La extrema derecha se ve a sí misma como un movimiento libertario."

Los grupos ultraderechistas en Alemania siguen creciendo y se autodenominan "fuerzas de la libertad."

Los servicios de inteligencia dicen que ésta es la parte del movimiento de ultraderecha alemán que crece más rápidamente.

Afirman que el estereotipo del neonazi de botas, joven, desempleado y con el pelo cortado al rape está pasado de moda.

Hoy en día no se puede distinguir al neonazi.

Los Fuerzas de la Libertad están atrayendo a un nuevo tipo de contingente, incluyendo estudiantes y profesionales de clase media.

Los alemanes hablan de una generación de Kravattennazis, literalmente "nazis de corbata," por oposición a los tradicionales Stiefelnazis o "nazis con botas."

Éstos utilizan nuevas formas de protesta y está tratando manejar las redes sociales.

Protestas rápidas

Tomése como ejemplo a Los Inmortales.

Están en contra de la globalización, son anticapitalistas y antidemocráticos.

A parte de esto, lanzan una advertencia respecto a una inminente extinción del pueblo alemán y reclaman una Alemania para los alemanes.

Son difíciles de atrapar para las autoridades, utilizan los mensajes de texto y organizan manifestaciones nocturnas en todo el país, especialmente en las ciudades universitarias.

Para esconder sus identidades, los manifestantes visten túnicas negras y máscaras blancas, lo que recuerda a los hackers anarquistas de Anonymous.

Se marchan tras quince minutos de manifestaciones.

"La dirigencia siempre está tratando de captar miembros de las llamadas clases altas y estudiantes que, un día, puedan trabajar como abogados o doctores para la ultraderecha", explica Martin.

"Todo se hace de manera muy calmada, lejos de la mirada pública. Uno nunca se imaginaría que esta gente apoya este movimiento y puede que hasta nieguen su filiación ante otra gente.

"Ya no se puede describir a la ultraderecha como un grupo marginal. Todas las secciones de la sociedad alemana se encuentran en ella".

Pero, ¿qué quieren exactamente?

Los activistas de la ultraderecha prefieren no aparecer ante las cámaras.

Dicen que son perseguidos por la policía y acosados por las leyes de la Alemania de posguerra que declaran ilegal cuestionar el holocausto y mostrar simpatía pública por la Alemania nazi, con la consecuencia de que han clausurado a muchos grupos y llevado a los tribunales a sus militantes.

"Zonas liberadas"

En Berlín, la BBC visitó el pub neonazi más conocido, El Verdugo, para ver si lográbamos conseguir algunas entrevistas.

En la penumbra del sitio carente de ventanas, la gente nos miraba con sospecha y desagrado, pero, tras un par de cóctels "Himla", accedió a sentarse con nosotros Uwe Dreisch, el exlíder de un grupo neonazi prohibido.

"¿Quiénes somos? Nacionalistas. Nos importa mucho nuestra patria. No nos gusta el estado que existe en este momento en Alemania. Queremos reconstruir nuestro país para nuestros ciudaddanos, el pueblo alemán.

"Queremos proteger nuestra cultura, nuestro país, nuestra religión. En el Reino Unido, ustedes están orgullosos de su país, pero, aquí, yo soy un ciudadano de segunda clase".

"Esto se debe a que vivimos con una eterna culpa debido a la guerra. Otros obtienen trato privilegiado; nosotros, los alemanes, no.

Lo que muchos legisladores dicen que no les gusta es que la ultraderecha rechaza la constitución Alemana y la República Federal de Alemania.

Quieren un nuevo orden en Alemania, pero mientras viven bajo el sistema actual, tratan de establecer lo que llaman "zonas liberadas nacionales", esparcidas por el país.

El ejemplo más famoso es Jamel, una villa en el norte de Alemania, en la que domina la ultraderecha

En medio de la villa, hay un mural estilo nazi, con pintura brillante en el que una madre vestida en forma tradicional acuna a su niño en los brazos, rodeada de sus otros niños.

También hay una proclama pintada que afirma que Jamel es libre, socialista y nacionalista.

La ultraderecha alemana es un movimiento minoritario, pero las autoridades del país no se pueden dar el lujo de ignorarlo.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)