F-16: reflexiones sobre una compra impresentable - El Mostrador

Sábado, 25 de noviembre de 2017 Actualizado a las 08:39

Autor Imagen

F-16: reflexiones sobre una compra impresentable

por 2 mayo, 2001

Durante el último tiempo se ha debatido, aunque no con la suficiente profundidad, sobre la compra de aviones de combate F-16 por el Gobierno de Chile.



Al respecto debe tenerse presente el comercio de armas está explícitamente excluida del sistema de la Organización Mundial de Comercio (OMC). De hecho, el artículo XXI del Acuerdo General sobre Comercio y Tarifas (GATT) explicita que ninguna disposición debería vulnerar la protección de la seguridad nacional, y que los países no tienen obligación de informar sobre la materia. Así, el negocio se realiza en una nebulosa favorecida por la inexistencia absoluta de regulaciones.



Esta falta de control se hace sentir con especial fuerza en Chile, un país donde las ramas castrenses tienen un gran poder que han utilizado para enviar señales que inhiben a los actores o que, en este caso, imponen criterios poco sensatos que desplazan del centro las preocupaciones más urgentes de nuestra sociedad.



Nos enfrentamos sin duda a un tema sensible. La compra de los F-16 se encuentra inserta en el comercio de armas, el negocio más importante del mundo occidental.



En 1999 el gasto militar planetario alcanzó 809 mil millones de dólares. Este inmenso flujo de dinero favorece a las naciones más desarrolladas, que financian sus propias carreras armamentistas vendiendo material bélico a las naciones menos poderosas. En 1998 se transfirieron al Tercer Mundo armas por un valor que supera los 23 mil millones de dólares, proviniendo el 85 por ciento de estas exportaciones de los cinco países que forman el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, organismo encargado de velar por la paz mundial.



De este modo, el gasto militar de los países pobres se ha incrementado en un 19 por ciento, y Estados Unidos aumentó sus exportaciones militares hacia ellos en más del 50 por ciento. Lo más sorprendente es constatar que los 191 mil millones de dólares gastados cada año en las Fuerzas Armadas por los países en vías de desarrollo superan los recursos destinados a las áreas de educación y salud.



Esta civilización, descrita como de raíces cristianas, nos enfrenta a una desoladora realidad. Pero más crudo aún es constatar que el gobierno chileno, de inspiración progresista y que invoca con frecuencia al pueblo en sus discursos, haya decidido comprar 12 cazabombarderos F-16 para la FACh, los que se suman a la compra de 130 tanques Leopard alemanes para el Ejército y los costosos submarinos Scorpčne para la Armada.



En una época de urgencias por la difícil situación económica de las familias menos protegidas, resulta indignante el gasto de 700 millones de dólares en estos aviones, a los que se deben sumar los intereses bancarios, la capacitación técnica del personal de la Fach y otros gastos que muy probablemente harán subir los costos totales de dicha adquisición a más de mil 200 millones de dólares.



Todo esto sucede en Chile, un país en el que, cuando se somete a proceso a un militar, o se le sorprende en situaciones irregulares, las Fuerzas Armadas lanzan de inmediato el intimidante comunicado del "irrestricto apoyo institucional" al uniformado en entredicho.



Sin embargo, ante la falta de trabajo que daña a tantas familias chilenas, no hay ninguna voz que se refiera a la locura de gastar tanto dinero en aviones de combate. El Ministerio de Hacienda, austero frente a las demandas de los empleados públicos o de un aumento en los gastos sociales, se muestra indolente frente a la millonaria adquisición.



¿Quién se beneficia de este despropósito? Ni los pobres ni los cesantes, ni menos el equilibrio bélico de la región que deberá poner millones de dólares sobre la mesa para equiparar la compra chilena.



Ya sabemos que el Poder Ejecutivo ha permitido que las FFAA vuelvan a imponernos discutibles criterios, propios de un grupo con una posición privilegiada en la trama de la feble democracia chilena. Pero lo más grave es que el gobierno ha desnudado sus verdaderas y escalofriantes prioridades, gastando 700 millones de dólares en país donde un tercio de los niños está bajo la línea de la pobreza.



Otras columnas del autor



______________
Marcel Claude es economista y director ejecutivo de la Fundación Terram.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)