Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 03:20

Autor Imagen

El indulto como ofensa

por 28 julio 2009

Digámoslo claramente, mientras los actuales militares y civiles condenados por violaciones a los Derechos Humanos hacían el "trabajo sucio", estos personeros de la derecha que hoy los defienden, les entregaban su respaldo político desde sus cargos en el gobierno de Pinochet.

Por Jaime Naranjo*

Hace algunos días la Iglesia Católica  propuso un indulto con motivo del Bicentenario a mayores de 70 años, enfermos terminales, y condenados  por delitos menores que no sean de sangre; propuesta que los socialistas estamos dispuestos a apoyar.

Frente a esta iniciativa la derecha y Piñera han expresado su voluntad de incluir en este indulto  a los violadores de los Derechos Humanos, situación que los socialistas rechazamos terminantemente.

Una vez más hemos podido comprobar que la derecha no puede dejar atrás su pasado pinochetista.  Que su "corazoncito"  siempre en última instancia  los llevara  a defender  a  los violadores de los Derechos Humanos.

Sin lugar  a dudas esta reiterada conducta de la derecha se debe a un cierto complejo de "culpabilidad", ya que muchos de sus actuales dirigentes ocupaban altos cargos políticos en el régimen militar, mientras los agentes de la DINA - CNI cometían los diversos  crímenes de lesa humanidad por los cuales hoy están cumpliendo condenas.

Es decir, fueron parte activa de la política de Terrorismo de Estado que se implementó en nuestro país entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1990.

Digámoslo claramente, mientras los actuales militares y civiles condenados por violaciones a los Derechos Humanos hacían el "trabajo sucio", estos personeros de la derecha que hoy los defienden, les entregaban su respaldo político desde sus cargos en el gobierno de Pinochet.

Quiero expresar  que los socialistas no pretendemos   hacer una  discriminación entre civiles y militares,  como ha señalado interesadamente Piñera, sino que consideramos que por  la naturaleza de los crímenes que    algunos de estos últimos cometieron, y por los cuales hoy se encuentran cumpliendo condenas, no es posible otorgarles un indulto. 

Esto es lo que guía nuestra posición y no un afán de venganza, como algunos  interesadamente han señalado.

En efecto, los   numerosos  pactos y declaraciones sobre Derechos Humanos que nuestro país ha suscrito, señalan que los Crímenes de Lesa Humanidad son in amnistiables.

Chile, por tanto, tiene obligación de respetar estos tratados y nadie medianamente objetivo puede desconocer que lo que Contreras, Espinoza y otros agentes de la DINA-CNI  cometieron fueron Crímenes de Lesa Humanidad.

Por otra parte, nadie entendería  que quienes  hemos luchado desde 1978  en contra de la vigencia de la Ley de Amnistía de Pinochet, hoy apoyáramos un indulto  a quienes violaron sistemáticamente los Derechos Humanos.

Más aún, cuando sólo después de largos años los Tribunales de Justicia de nuestro país dejaron de aplicar la Ley de Amnistía acogiendo la legislación internacional  de que los Crímenes  de Lesa Humanidad    son in amnistiables  e imprescriptibles.

Por último, indultar a los violadores de los Derechos Humanos - sean estos civiles o militares-, implicaría  una ofensa para sus víctimas, y principalmente, para sus familiares que por años han luchado por verdad y justicia.

Los socialistas no estamos dispuestos a tirar  "por la borda" la "justicia en la medida de lo posible" que con mucho esfuerzo y decisión hemos logrado.

No se trata de una  venganza, como he señalado anteriormente, sino del más mínimo respeto a los diversos tratados internacionales que nuestro país ha suscrito.

*Jaime Naranjo es senador del PS.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes