Viernes, 24 de marzo de 2017 Actualizado a las 06:08

Autor Imagen

Proyecto 8M: varios pasos atrás

por 19 marzo, 2017

El 8 de marzo, día de la mujer trabajadora, se tomó los medios por diversas propuestas y discuciones que venían desde distintos sectores políticos. Una de las más mediáticas fue la propuesta presentada por los diputados Boric y Jackson, acompañados de 4 mujeres candidatas al parlamento, representando a 4 organizaciones políticas de las autodenominadas emergentes. Mientras los titulares circulaban promocionando dicha moción, otras organizaciones se precipitaron a parapetarse tras la propuesta; hubo algunas que nos detuvimos a leer el documento dándonos cuenta que tras la jugada mediática se estaba justificando una iniciativa que no solo tiene poco de novedad sino que, además, esconde elementos tremendamente conservadores con respecto a los derechos de las mujeres.

Empiezo con lo más grave. Uno de los artículos más promocionados hablaba de entregarle más semanas de permiso postnatal a los hombres para que así pudieran tomar el rol que les corresponde en el cuidado y crianza de sus niños. A simple vista, una buena idea, que al fin nuestros compañeros tengan menos escuzas para refugiarse en su “rol histórico” de proveedor y pudieran, no ayudar, sino ejercer el rol que le corresponde. No obstante, en los titiulares que se utilizaron para posicionar a los jovenes diputados, no se dijo que estas semanas de postnatal masculino se lograban recortando las semanas de postnatal de las mujeres. De las doce semanas actuales, el proyecto de Boric y Jackson establece que de la semana 1 a la 6 son de uso exclusivo e irrenunciable para la madre y de la 7 a las 12 son de uso exclusivo e irrenunciable para el padre, es decir ni siquiera nos da la posibilidad de elegir. Para un país como el nuestro, donde a nosotras nos ha costado generaciones enteras de lucha ir ganando derechos, incluido el derecho de extender nuestro postnatal, es particularmente grave esta propuesta. Pensemos que, en la actualidad, utilizamos todos las herramientas que el sistema nos permite, y las que no, para extender el mayor tiempo posible el periodo postnatal, es indignante que aparezca esta propuesta que viene a borrar de un plumaso nuestros triunfos conseguidos con tanto esfuerzo.

 De las doce semanas actuales, el proyecto de Boric y Jackson establece que de la semana 1 a la 6 son de uso exclusivo e irrenunciable para la madre y de la 7 a las 12 son de uso exclusivo e irrenunciable para el padre, es decir ni siquiera nos da la posibilidad de elegir. Para un país como el nuestro, donde a nosotras nos ha costado generaciones enteras de lucha ir ganando derechos, incluido el derecho de extender nuestro postnatal, es particularmente grave esta propuesta.

Pero esto, además, refleja como no debe hacerse la política y claramente deja en tela de juicio la posibilidad transformadora que encarnan estos diputados y sus organizaciones. Sigo confiando en el Frente Amplio y en las posibilidad que abre para la nueva politica y el proceso que nos propone, sigo confiando particularmente en el aporte que desde el mundo popular significan el Partido Igualdad y el Partido Poder que con sus diferencias al menos siguen siendo consistentes en rescatar la visión de los sectores más marginados de la sociedad. Esto nos deja en claro que los procesos transformadores para que sean feministas y populares no van a nacer de diputados que siguen representando una elite intelectual, que salieron de sus buenos colegios e ingresaron a buenas universidades, sin conocer el mundo del trabajo obtuvieron un buen puesto en el parlamento desde donde con sus visiones individuales y alejadas de la experiencia de millones de mujeres proponen quitarnos derechos que ellos nunca pelearon.

Para que el proceso del Frente Amplio pueda representar a las mujeres del pueblo, debemos ser nosotras las que tomemos las banderas programáticas que realmente nos representen, que podamos proponer no solo para aquellas que tienen un trabajo formal sino que, tambien, para el grueso de las mujeres que son las que tienen trabajos informales, independientes o son dueñas de casa. Pero tampoco basta que sean mujeres quienes nos representen, pues hay mujeres que representan los intereses de la clase popular y otras que defienden los de la elite, aunque no sea con mala intención pero su crianza y su vida no les permite poder ver la realidad de las mayoría de nosotras. Ya lo dije al principio, los diputados presentaron este lamentable propuesta acompañados de mujeres, candidatas a diputadas por las fuerzas que se autoproclaman representar el proceso de cambio de nuestra política. Estas niñas que pasaron del colegio a la universidad y de ahí a su vida politica sin conocer el mundo de la mujer trabajadora, de la que lucha todos los días, de la que tuvo hijos y añora tener un postnatal de muchos meses, ¿Habrán leido el proyecto? ¿o solo les importó salir en la foto junto con los diputados mediáticos para empezar a cosechar algunso votos? ¿Y si lo leyeron por quéé apoyan semejante propuesta? Son preguntas que no podemos dejar de hacernos.

Ojalá el Frente Amplio pueda corregir su rumbo y avanzar a incorporar la visión de millones y no se quede en la visión de la elite universitaria.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes