martes, 17 de julio de 2018 Actualizado a las 01:11

El postulante a la alcaldía po

Raúl Alcaíno: "Me da pudor hacer campaña puerta a puerta"

por 24 mayo, 2004

El ex rostro de TV se define como un candidato de lujo, pero reconoce que le incomoda el sólo hecho de presentarse ante los vecinos de la comuna. Se considera creativo, aunque como alcalde buscará dejar como su 'gran' legado una escuela para niños de escasos recursos y continuar con la playa de Lavín..."Quiero dar mi propio sello, dejar huella", advierte.

En su oficina de calle Los Conquistadores, Raúl Alcaíno ve el partido de tenis entre Fernando González y el español Alex Corretja por el mundial de Dusseldorf. Está visiblemente entusiasmado, pero apaga el televisor para conversar con El Mostrador.cl.



El candidato de la Alianza por Chile, por la comuna de Santiago, está trabajando junto con sus asesores, en la nómina que integrará su equipo de campaña. Según él mismo dijo, durante esta semana dará a conocer los nombres que formarán su comando. Aunque se negó a adelantarlos, el que más suena es Roberto Ossandón y a pesar de que no confirmó su presencia, aseguró que le encantaría trabajar con él, aunque duda que él piense lo mismo.



El ex animador de programas como Noche de ronda y Amigas y Amigos de Canal 13, está realmente entusiasmado con la idea de ser el sucesor de Joaquín Lavín. Está lleno de proyectos que buscan mejorar la calidad de vida de los vecinos de Santiago y aseguró que aunque la campaña se caracteriza por ser política, su gestión edilicia no lo será.



Uno de sus sueños es construir un gran colegio, que cuente con profesores altamente calificados, que arrase con los puntajes en el Simce y que sea, efectivamente, una alternativa real para los niños y jóvenes de escasos recursos, que no pueden costear una buena educación.



- ¿La edificación de un colegio será la gran obra bajo su gestión?
-La construcción del colegio es mi gran sueño, es una de las principales razones por las que me estoy complicando la vida. Quiero un colegio que sea capaz de competir con los grandes de Santiago, como el Instituto Nacional o el INBA (Internado Nacional Barros Arana), un establecimiento que acoja a los niños de escasos recursos y que les brinde una educación de excelencia, para que puedan tener mayores oportunidades laborales y una mejor calidad de vida.



- ¿Cómo sería ese colegio?
-Tiene que ser grande, de una manzana por lo menos. Quiero un colegio de lujo, bonito, con estacionamientos subterráneos, porque en el centro uno no se puede estacionar en ninguna parte, y si quiero que mi establecimiento le haga el peso a los grandes colegios de Santiago, tiene que ser tanto o más que ellos. Debe ser un colegio de primera.



- Si quiere mejorar la calidad de vida de los vecinos, ¿qué hará en materia de salud por ejemplo?
-El proyecto de los médicos de barrio me gusta mucho. Es una iniciativa de Lavín que es muy poco conocida y que creo que ha dado grandes resultados. Es necesario que la gente pueda atenderse bien, con médicos de excelencia, que no tenga que hacer filas eternas.



-En cada barrio se instala un consultorio limpio, digno, en el que los médicos a cargo se preocupan de cada uno de sus pacientes. Como son pocos pueden hacerlo en forma más personalizada, dándose el tiempo de visitar en la casa a los pacientes postrados una vez a la semana, que es lo que sucede en el barrio Lastarria, por ejemplo.



- ¿Con qué otras iniciativas de Lavín se quedará?
-Pretendo seguir amononando Santiago, creando más áreas verdes y rescatando los sectores urbanos. En cosas más concretas, me quedaré con la playa, porque me sale más barato que quitarla. Además a la gente le gusta, lo pasa bien, se entretiene en ellas, no tengo porqué sacarla.



-Los médicos de barrio es otro proyecto al que le daré continuidad y que potenciaré para descongestionar los consultorios y hospitales. Es una iniciativa que, realmente, beneficia a la comunidad y eso es lo que importa.



- ¿Qué pasa si sus proyectos no son suficientes para ganar la elección?
-Nada, vuelvo a trabajar a mi oficina.



- ¿Sería el debut y despedida en la política?
-Creo que sí, porque yo me metí en esto para ser alcalde de Santiago, no para otra cosa. Aunque si mis intereses coinciden con los de la Alianza, podríamos conversar.



- ¿Cómo parlamentario por ejemplo?
-No lo sé.



- ¿Pero no se proyecta en la política?
-Yo estoy acá porque quiero ser alcalde, esa es mi inquietud. No tengo proyecciones políticas, tal como nunca tuve proyecciones en la televisión. A mí me proyectaron en el canal y no tengo intenciones de que me proyecten como parlamentario, porque no tengo ese perfil. Además hay que ir a Valparaíso a votar -dice como si eso fuera un sacrificio y una de las mayores trabas para ser legislador-.



Campaña limpia y sin promesas



A pesar de que por años estuvo en televisión, Raúl Alcaíno siente pudor al enfrentarse con la gente de la comuna de Santiago en sus recorridos por las ferias y plazas y en los tradicionales puerta a puerta. Aunque la gente lo recibe con cariño, el lugar en el que se siente cómodo es en las reuniones con los comités que funcionan en el municipio. La evaluación de las situaciones es su punto fuerte y por lo mismo asegura que "durante el primer mes de gestión no haré nada, salvo estudiar el panorama que se presenta".



- ¿Cómo será su campaña política?
-Lo único que tengo claro es que será una campaña limpia, sin golpes bajos. El qué haremos en la campaña lo verá el comando, así es que aún no tengo una respuesta para eso.



- ¿Seguirá los patrones del puerta a puerta, los afiches y esas tácticas?
-No empapelaremos Santiago, porque por ley está prohibido. Creo que utilizaremos palomas, que por cierto son un poco feas, y haré todo lo que sea necesario para que la gente me conozca, es decir, puerta a puerta, visitas a la feria, a las plazas, a cualquier lugar que sea necesario.



- ¿Cómo lo recibe la gente cuando sale a la calle a hacer campaña?
-Muy bien, la gente es muy cariñosa. Pero me da un poco de pudor el hacer los puerta a puerta y salir a conversar con la gente.



- ¿Le da pudor?
-Sí, me incomoda un poco eso de salir y decir "Señora cómo le va, yo soy Raúl Alcaíno...", pero estoy consciente de que es algo que tengo que hacer para que la gente me conozca.



-Me siento mejor hablando con los comités que operan en la municipalidad. Me apasiona sentarme con la gente a evaluar situaciones, medir costos, estudiar la viabilidad de las posibles soluciones.



- ¿Qué hará para salir electo como alcalde?
-Además de la campaña, nada. Quiero ser electo sin prometer nada.



- ¿Eso es posible?
-No lo sé, pero no quiero prometer nada porque la realización de los proyectos depende de los recursos que tenga la municipalidad y las prioridades que tengamos. Tengo ganas de hacer muchas cosas, son planes para amononar Santiago, las plazas, sacar un poco las rejas y crear más áreas verdes, el colegio, pero no sé si disponga de los recursos necesarios para lograrlo. Si tengo que elegir entre la salud y una plaza, privilegiaré la salud y todo dependerá de las prioridades y de las necesidades urgentes que detectemos en la comuna.



- Dicen que su equipo asesor potenciará su imagen para captar el voto femenino
-No, para nada. Eso es una lesera que se publicó, es una imbecilidad. Esto no es un concurso de belleza ni de popularidad, es una campaña en la que compiten dos hombres con grandes ideas para mejorar Santiago. No se necesita potenciar la imagen de nadie para captar el voto de la mujer.



- De acuerdo a la ley, usted tiene como límite poco más de 73 millones de pesos para su campaña, ¿de dónde sacará esa cantidad de dinero?
-Tengo claro que el candidato es el que manda, pero también sé que las campañas son caras y ahí el equipo verá que es lo mejor para maximizar los recursos. Los recursos los sacaré de mi bolsillo, de los aportes de privados y de los partidos, espero. También de los amigos y la familia, pero por sobre todo amigos. Y bueno, todo aquel que crea que puedo tener una buena gestión en el municipio.



"Sólo quiero ser alcalde"



Asegura que es el candidato de la Alianza, y por lo mismo no quiere ligarse a ninguno de los dos partidos que la conforman. Sin embargo, espera el apoyo incondicional tanto de la UDI como de RN en la campaña y en su gestión como jefe comunal.



Respecto de su competidor, Jorge Schaulsohn, afirma que es un hombre moderno, con grandes ideas y que tanto los partidos como la comuna a la que aspiran deben sentirse orgullosos de contar con dos candidatos de peso, que quieren mejorar Santiago.



- Usted dice que es el candidato de la Alianza, ¿qué papel cumple cada uno de los partidos que la integran en su campaña?
-Los dos partidos cumplen el mismo rol de apoyo. Los dos partidos tienen que apoyar con financiamiento, respaldando la campaña y una vez que sea elegido alcalde, tienen que apoyar mi gestión y los proyectos que se lleven a cabo.



- ¿Se siente más cercano a alguno de los dos partidos de la Alianza?
-Soy un candidato independiente.



- ¿Independiente pro UDI o pro RN?
-Independiente pro nada. Soy sólo el candidato de la Alianza.



- ¿Qué le parece su competidor?
-Me parece un hombre honorable, decente, moderno, con el que tendremos una campaña limpia. No creo que gane el que más figure o el que más descalifique al otro. No será una campaña de peleas. Jorge es un hombre que dice lo que piensa, lo que le parece bien y lo que le parece mal, pero a pesar de que reconozco sus virtudes, yo seré el próximo alcalde de Santiago.



- ¿Cómo será la competencia por Santiago?
-Será limpia, apuntando siempre a la excelencia porque los dos tenemos grandes proyectos. Al menos yo, no caeré en las descalificaciones, apunto a lo más alto y espero que él también, porque los dos somos creativos, honrados, conocidos, sin antecedentes penales, no figuramos en Dicom, así es que la competencia será de ahí para arriba.



- Si no quiere caer en las descalificaciones, ¿qué pasó con Iván Moreira?
-Hablé con él y le dije que su actitud no me parecía. Yo respeto a mi competidor y espero que los partidos que me respaldan hagan lo mismo. No acepto las faltas de respeto hacia mi competidor, como tampoco hacia mi persona.



- ¿Se siente un candidato débil frente a Jorge Schaulsohn, que fue diputado por ese distrito?
-No, para nada. Creo que la comuna de Santiago debiera sentirse orgullosa de tener dos grandes candidatos, que tienen proyectos, iniciativas y que buscan mejorar la comuna.



- ¿Por qué la comuna debería sentirse orgullosa?
-Porque cuenta con dos grandes candidatos, que son conocidos, que no tienen antecedentes, que aspiran a mejorar Santiago, que tienen proyectos nuevos y originales.



-Nosotros también tenemos que sentirnos honrados de competir por esta comuna, los partidos que nos respaldan también. Creo que es un lujo contar con dos grandes candidatos como somos Jorge y yo.



- Schaulsohn quiere ser el mejor alcalde de los últimos 40 años, ¿usted pretende lo mismo?
-No, yo quiero ser alcalde, no sé si seré el mejor o el peor. Quiero darle a la comuna mi propio sello, dejar mi huella. No tengo interés de figurar, no hay egos personales de por medio. Si Jorge quiere ser el mejor alcalde está bien, cada uno tiene sus propias motivaciones para hacer lo que hace. En mi caso no es un interés de figurar ni nada que se le parezca, es sólo el deseo de querer hacer bien las cosas por la gente de Santiago. Lo que sí quiero es tener una buena gestión y hacer cosas que valgan la pena, como el colegio que es mi gran sueño.




Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV