Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 19:18

Gobernador provincial acusado de supuestas faltas a la probidad en su gestión anterior

Calama en llamas

por 10 febrero 2009

Calama en llamas
Rubén Rojo milita en el PS desde 1987 y hace dos semanas fue nombrado por la Presidenta en el más alto cargo de su historia política. Pero sus adversarios que quedaron en la municipalidad donde antes trabajaba, lo acusan de dejar facturas impagas por $65 millones y presentarán esta semana una denuncia por hurto de $1,5 millón. “Mis antecedentes estaban en La Moneda hace tiempo”, dijo el funcionario. Pero nadie pareció tomarlos en cuenta antes de ponerlo en el puesto.

Hasta el martes pasado, las  llamadas a la Corporación Municipal de Calama de Alejandra García-Huidobro, gerenta de Ventas a Empresas del Teatro Municipal de Santiago, resultaron infructuosas. La ejecutiva, antes de partir de vacaciones hasta el 2 de marzo intentó cobrar una factura de 21 millones de pesos, que corresponde a los honorarios del elenco del teatro, que el 30 de enero de 2008 ofreció la ópera “El Elixir de Amor”, de Gaetano Donizzetti, en la ciudad minera.

“Ellos entienden que hay un cambio de administración pero es la corporación la que les debe y evidentemente van a ejecutar las acciones legales. El problema es que cuando recibamos la subvención municipal 2009 tampoco podremos pagarles porque en el reglamento del Concejo se establece que no se pueden ejecutar pagos por acciones que se hayan realizado con anterioridad a la aprobación de un ítem. La única alternativa, aunque más lenta, es aglutinar recursos con los  negocios auto generados de la Corporación”, dice Darío Quiroga, director de la Corporación de Cultura y Turismo de Calama, cargo que asumió con la llegada del nuevo alcalde Esteban Velázquez (Independiente ex PPD)

Militante “histórico”
   
Antes, en el período que se organizó la “Gala Lírica”, el encargado de la repartición que vía subvenciones municipales y otras actividades extraordinarias dispone de unos $700 millones, era el socialista Rubén Rojo (33), enemigo acérrimo del actual alcalde, que lo destituyó el 10 de diciembre de 2008 pocos días después de  asumir en el puesto.

Pero lejos de caer en desgracia, Rojo sonrió triunfante el 22 de enero, cuando la Presidenta Michelle Bachelet lo nombró gobernador de la Provincia de El Loa. La designación cayó como una bomba incluso dentro de las propias filas del socialismo en la región. “Como presidente del Partido estamos conformes, porque conservamos la gobernación. Pero nosotros, al igual que muchas personas y autoridades, hemos quedado absolutamente sorprendidos con la información”, dijo Nicanor Araya, presidente provincial del PS a El Mercurio de Calama.

Fuentes de la tienda aseguran que el nombramiento de Rojo fue una vuelta de mano desde “la disidencia”, luego de que el actual gobernador ayudara a la diputada Isabel Allende a sumar apoyos en la Segunda Región, durante las elecciones internas en abril de 2006.  Pero el cambio generó resistencias,  considerando que la gobernadora anterior, Sandra Pastene, del mismo partido, contaba con apoyos transversales, incluyendo al diputado UDI Felipe Ward, que en la prensa regional lamentó su renuncia después de realizar “una gestión de arduo trabajo y compromiso con la comunidad”. En los medios locales, respondiendo a cuestionamientos sobre su nominación, Rubén Rojo  dijo que “mis antecedentes estaban en La Moneda hace tiempo, estos nombramientos son sorpresivos”.

El actual gobernador asegura que “no adscribo a ninguna tendencia, milito desde el año ’87 y soy bien institucional”. Sobre la deuda con el Teatro Municipal, Rojo aclara que el cheque correspondiente “fue uno de los últimos documentos bancarios que dejamos para proceder al pago, el cheque lo dejé firmado junto a la jefa de finanzas y entiendo que la nueva administración no lo ha hecho efectivo”, aseguró a El Mostrador.

Pero la nueva administración encabezada por Quiroga lo niega y dice  que “eso es literalmente falso,  aunque hubiera dejado hecho el cheque tiene que tener fondos en la cuenta corriente y esos fondos no existen. Cuando recibimos la Corporación, había un remanente de siete u ocho millones de pesos pero sin considerar el pago de sueldos de los funcionarios correspondientes a diciembre”, explica Quiroga.

Animadversión

La Corporación ya inició una auditoría para precisar otras supuestas irregularidades. Entre ellas, los viáticos aparentemente sin rendir de dos viajes, uno en febrero de 2008 y otro en junio del mismo año a Buenos Aires y Montevideo, respectivamente. En el primero, según la nueva administración, hubo un viático de US$ 2.650 dólares sin rendir y en el segundo a Montevideo una suma por el mismo concepto equivalente a US$ 3 mil. En este último caso “no se ha podido comprobar la realización del seminario al que Rojo asistió junto al subdirector Orlando Cabrera, a pesar de que otros viajes que él hizo si los rindió”, dice Darío Quiroga.  A Buenos Aires el actual gobernador viajó para sellar las actuaciones de Victor Heredia y Piero en el aniversario de la ciudad, y evitar así  las comisiones que cobran los representantes, aunque los contratos finalmente se firmaron en Calama.

El gobernador Rojo asegura que “todos los viajes están rendidos y por lo que he leído en la prensa, la Corporación inició una auditoría que espero sea seria y responsable”. La autoridad provincial advierte  que estas denuncias y la desconfianza hacia su trabajo sólo se explican por “cierta animadversión” hacia su persona.

Por otro lado, Rubén Rojo dice desconocer una denuncia por hurto que las nuevas autoridades presentarán a través de los abogados de la Corporación Municipal en los próximos días, basándose en  el fallido reintegro de $1,5 millón, que el acalde de entonces, Arturo Molina, solicitó a la Corporación, en ese tiempo a cargo de Rojo, para la fiesta de Navidad de los funcionarios, en 2007. El dinero sería entregado a la Dirección de Organizaciones Comunitarias (DOC), dependiente de la Municipalidad, que la restituiría lo antes posible. “El memo que autoriza la salida de esos fondos es del 24 de diciembre de 2007, pasó todo el 2008 y no se reintegró ese dinero y ante las consultas nuestras en las últimas semanas del año pasado se nos certifica con una declaración notarial, que el dinero si fue reintegrado por la DOC al señor Rojo en persona”, aclara Darío Quiroga, quién asegura tener facturas impagas por un monto de $65 millones.

En la dirección del Partido Socialista ya conocen el caso. Hace dos semanas Luciano Valle, miembro del Comité Central, viajó a Calama para interiorizarse de los detalles y decidieron esperar los resultados de la auditoría para actuar. Mientras, a fines de la semana pasada el alcalde Velásquez recibió un mensaje de Francisco Aleuy, titular de la Subsecretaría de Desarrollo Regional, para, según aseguran al interior del municipio, coordinar una reunión de trabajo lo antes posible.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes