Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:59

Colectividad ya venía resentida por su ausencia del aparato de poder del Ejecutivo

La UDI pierde un cupo ministerial tras la designación express de Pérez Mackenna

por 20 abril 2011

La UDI pierde un cupo ministerial tras la designación express de Pérez Mackenna
A pesar de que en el oficialismo se esperaba que el reemplazante de Magdalena Matte saliera de las filas gremialistas, el gobierno optó por un independiente. Lo que algunos leen como un debilitamiento de la UDI tras el caso Van Rysselberghe. Y si el nombre del senador Pablo Longueira fue el primero en surgir, rápidamente el Ejecutivo cerró cualquier especulación designando al hasta ayer intendente de la Sexta Región.

Si en algo existe total coincidencia en el oficialismo, tras la renuncia de la ex titular de Vivienda Magdalena Matte, es en que la forma cómo enfrentó el conflicto que la afectaba fue “totalmente distinta a la actitud asumida por la ex intendenta (Jacqueline van Rysselberghe)”: mientras a la segunda “tuvieron que sacarla a patadas, la ministra se comportó como una señora”. Pero más allá de las formas, lo concreto es que con la salida de la ex secretaria de Estado y la asunción del independiente Rodrigo Pérez Mackenna, la UDI perdió un cupo valioso en el gabinete. Situación que algunos leen como una merma en el poder de la tienda, al interior del equipo ministerial, cuestión que ha sido punto de conflicto con el piñerismo desde el primer día de gobierno. Esta tensión se puso de manifiesto con la negativa del Presidente de incorporar al gabinete a algunos de los históricos del partido, en enero pasado, cuando si se incorporaron Allamand y Matthei.

Si bien el ex intendente de la Sexta Región -elegido rápidamente por La Moneda para reemplazar a Matte evitando que los partidos oficialistas volvieran a incurrir en presiones indebidas sobre el Ejecutivo-, tiene gran ascendiente sobre ambas colectividades de la Alianza, reafirma el diseño original del gabinete. Ello, porque a pesar de que está muy bien evaluado por su labor en la región y la gestión realizada en la intendencia, es una autoridad eminentemente técnica, según advierten fuentes del propio gobierno. Que es lo que los partidos esperaban que se comenzara a revertir a partir de los nombramientos de Evelyn Matthei y Andrés Allamand en enero pasado.

La UDI salió para atrás, sostiene un observador desde el gobierno, porque si en un momento ingresó al gabinete la actual titular de trabajo, Evelyn Matthei, lo que para un sector del gremialismo significó un triunfo, la salida de Matte volvió a punto cero la posición de la tienda encabezada por Juan Antonio Coloma. Ello, porque aunque desde La Moneda reconocen la cercanía de Pérez con la colectividad de calle Suecia, afirman que el nuevo ministro es “muy independiente”, por lo que no representa la voz del partido en el gabinete.

En el gobierno admiten que con la decisión del Ejecutivo, la UDI quedó en una posición desmejorada, respecto de la que tenía. Sin embargo, también sostienen que ello no es gratuito. Porque, según lo ven, el partido de Coloma “tiene un problema objetivo, que suma problemas, por lo que no estaba en condiciones de poner en el gabinete a uno de sus filas”.

Aunque la rapidez con que se resolvió la renuncia y posterior sucesión en el cargo impidió las presiones, ello no significó que algo de lobby se hiciera. De hecho, según trascendió y confirmaron en el entorno del timonel de RN, Carlos Larraín, el máximo dirigente de la tienda de Antonio Varas intentó, una vez más, colocar al alcalde de Puente Alto y Vicepresidente de la tienda, Manuel José Ossandón, en reemplazo de Matte. Pese a que su gestión, como es evidente, no tuvo éxito, fuentes del gobierno atribuyen el fracaso del timonel de RN a que “tiene los puentes cortados” con La Moneda, debido a la forma como se manejó durante el caso Van Rysselberghe. Ello, porque si bien el episodio le granjeó un mayor respaldo interno, constituyó un nada despreciable ruido con el Presidente Sebastián Piñera.

Pero, adicionalmente, añaden que era impensable que el “Cote” Ossandón llegara a Vivienda, dada “la relación de parentesco que tiene con (Antonio) Llompar, por lo que fue una locura siquiera plantear el asunto”. No obstante, en el entorno del timonel de RN hacen una lectura distinta. Estiman que “lo que el Presidente pretendió, con el nombramiento, fue mantener los equilibrios dentro del gobierno, ya que Evelyn Matthei había sido nombrada en un cupo independiente. (…) Ossandón siempre es una carta para el partido”.

En el gobierno admiten que con la decisión del Ejecutivo, la UDI quedó en una posición desmejorada, respecto de la que tenía. Sin embargo, también sostienen que ello no es gratuito. Porque, según lo ven, el partido de Coloma “tiene un problema objetivo, que suma problemas, por lo que no estaba en condiciones de poner en el gabinete a uno de sus filas”.

Y si bien el nombre del senador Pablo Longueira fue el primero en saltar a la palestra, incluso antes de que se oficializara la renuncia de Matte, tanto desde la UDI como desde el Ejecutivo estiman que el parlamentario es más valioso fuera del gabinete que dentro de él. Fuentes de gobierno explican que el ex timonel gremialista está teniendo un “muy buen entendimiento con el Presidente”, pese a las históricas desconfianzas existentes entre ambos. Por ello es que el senador por Santiago Oriente “juega un rol bastante importante afuera, porque es un factor de ordenamiento frente al liderazgo vacilante de Coloma”.

Ello, pese a que en el gobierno también están consientes de que una de las críticas que ha sufrido el timonel gremialista es la supuesta escasa presencia UDI en el aparato público, lo que podría profundizarse luego de la salida de Matte.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes