La Paisana Jacinta, el “denigrante” personaje que parodia a una mujer de apariencia andina que causa polémica en Perú - El Mostrador

martes, 16 de octubre de 2018 Actualizado a las 21:00

¿Es racismo?

La Paisana Jacinta, el "denigrante" personaje que parodia a una mujer de apariencia andina que causa polémica en Perú

por 15 diciembre, 2017

BBC Mundo
La Paisana Jacinta, el “denigrante” personaje que parodia a una mujer de apariencia andina que causa polémica en Perú
La película "La Paisana Jacinta: en búsqueda de Wasaberto", estrenada a fines de noviembre en Perú, ya superó los 500.000 espectadores. El Ministerio de Cultura considera que denigra a la mujer andina peruana. ¿Por qué este personaje es tan popular y criticado al mismo tiempo?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La Paisana Jacinta es un personaje polémico en Perú, que triunfa entre el gran público y es rechazado por las autoridades y algunas organizaciones, que lo consideran denigrante.

Jacinta representa a una mujer que emigra de una provincia ficticia a Lima, la capital peruana, habla español con errores gramaticales y que se viste al estilo andino.

El ejemplo más reciente de la división que causa el personaje es la película "La Paisana Jacinta: en búsqueda de Wasaberto", estrenada en noviembre.

Ante el lanzamiento del filme, que superó los 500.000 espectadores en tres semanas en cartelera, el Ministerio de Cultura denunció Jacinta denigra a la mujer andina peruana.

El actor que da vida al personaje y la productora de la película niegan que haya ningún tipo de racismo tras Jacinta.

¿Por qué este personaje es tan popular y criticado al mismo tiempo?

"Ofensivo"

La Paisana Jacinta es interpretada por el comediante peruano Jorge Benavides, quien es también su creador.

El personaje nació en 1996 como parte de un sketch del programa televisivo humorístico JB Noticias.

Paisana Jacinta Foto: STR/AFP/Getty Images.

La Paisana Jacinta apareció en la televisión peruana en 1996.

En los 90, Jacinta era una mujer sucia, despeinada, ignorante, a la que le faltaban dientes, que no comprendía ni hablaba muy bien el español y caminaba de manera torpe.

Entre 1999 y 2002 tuvo un programa televisivo propio.

Regresó en 2005, pero la producción fue cancelada debido a "la presión de la sociedad civil, el Centro de Culturas Indígenas del Perú y de la Mesa contra el Racismo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos", según un informe del Estado peruano, de 2014.

Sin embargo, en 2014 volvió a salir en la televisión peruana. En agosto de ese año, un miembro del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD) de Naciones Unidas calificó al programa de "ofensivo".

Meses después, una vez más dejó de emitirse. Pero no desapareció del mundo del entretenimiento.

"Prejuicios y estereotipos"

Ante el estreno del filme, la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos del Congreso dijo en un comunicado que el personaje "refleja de forma sarcástica la figura de la mujer de los Andes de nuestro país, reforzando prejuicios y estereotipos que han sido permanentes en el discurso social y discriminatorios contra ellas".

Paisana Jacinta en un avión. Foto: Big Bang Films.

En la película, Jacinta va del pueblo ficticio de Chongomarca a Lima, a buscar a su esposo, Wasaberto. (Foto: Big Bang Films)

El grupo agregó que la película no contribuye a defender los derechos colectivos de la mujer campesina y originaria, que propicia acciones que atentan contra estas, y pidió al Ministerio de Cultura "sancionar este tipo de iniciativas".

El ministro peruano de Cultura, Salvador del Solar, dijo en noviembre, aún sin ver la película, que el personaje merecía "rechazo y repudio", según medios de su país.

En una entrevista con Canal N de Perú, Del Solar señaló que el Ministerio de Cultura consideraba como denigrante el personaje de la Paisana Jacinta desde hace años.

"Es considerado denigrante porque se refiere a un grupo vulnerable históricamente en nuestro país, que es la mujer andina y específicamente la mujer andina migrante a la ciudad y que es objeto de burlas por su acento, por su manera de hablar el castellano", dijo el funcionario.

"Además en diferentes episodios, no me estoy refiriendo a la película, ha sido presentada como ignorante, sucia...", lamentó Del Solar.

La plataforma "Alerta contra el racismo", del Ministerio de Cultura, publicó un video en su cuenta de Facebook en el que sostiene que el personaje "refuerza prejuicios contra la mujer andina".

"Representa sus características físicas de forma grotesca, tiene malentendidos por no comprender bien el castellano, lo que menosprecia su identidad quechua, es objeto de burla y engaños por su falta de educación y situación de pobreza".

"Excesos contra el personaje"

Sin embargo, la postura del ministro Del Solar recibió cuestionamientos.

El periodista peruano Federico Salazar escribió en una columna en el diario El Comercio que "el Estado no está para recomendarnos cuáles deben ser nuestros valores" y que "la cultura no es 'rechazar y repudiar' lo que hacen los estratos populares para entretenerse".

Paisana Jacinta Foto: STR/AFP/Getty Images.

Jorge Benavides, creador de la Paisana, asegura que el personaje ha evolucionado. Foto: STR/AFP/Getty Images.

Mientras, Jorge Benavides, el actor que interpreta a Jacinta, negó que la película tuviera algo de racismo y que la Paisana sea ofendida, humillada o maltratada en la historia.

Además, descartó que el personaje represente a las mujeres andinas, pese a que su vestimenta recuerda a esta población.

"(Jacinta) es un personaje que yo me inventé. No existe en los Andes un personaje que diga lo que yo digo o que camine como yo camino o que haga lo que yo hago", le dijo Benavides a BBC Mundo.

"A las mujeres de los Andes no les faltan los dientes como a Jacinta, no dicen 'ñañaña, claro pi, ni quisqui dizqui' (frases que usa Jacinta)".

El actor negó que haya creado el personaje para burlarse o imitar a alguien.

Benavides explicó que su creación muestra la realidad "de la mujer que migra a la capital en busca de trabajo, pero que se ve obligada a pedir limosna y vender golosinas en los semáforos".

Sin embargo, el comediante aceptó que "hubo excesos contra el personaje, no contra la mujer de los Andes, pero se cambiaron".

"En un principio (Jacinta) sí aparecía desaseada, despeinada, pero con las críticas que me han perseguido durante 20 años, a pesar de que tengo a la mayoría de mi lado, mi personaje evolucionó, Ya no existe la paisana desaseada, despeinada", dijo.

"Pero las personas que me critican han cogido fragmentos de los 90, los peores, y tratan de hacer ver que esa es la paisana que yo presento en la película", sostuvo.

Mujeres migrantes de provincias en una ciudad.

Los "cholos" son discriminados en las ciudades por sus costumbres distintas.

El productor de la cinta, Sandro Ventura, le dijo a BBC Mundo que no le parecía que la paisana fuera racista.

"Su manejo del español es como que venga un gringo o como que yo me vaya a EE.UU. y tenga un manejo pobre del lenguaje", comentó.

"Ahora el personaje tiene valores absolutamente positivos y busca cierta empatía y cierta dulzura", afirmó el productor.

¿Autorracismo?

Aunque no ha visto la película, Wilfredo Ardito, abogado del grupo Ciudadanos Luchando contra el Racismo, cree que el personaje de Jacinta sí ha evolucionado, pero que no ha cambiado su esencia.

"En Perú es muy común pensar que una persona andina es torpe, no entiende nada", aseguró a BBC Mundo.

Ardito cree que los que más han visto la cinta son "los sectores populares, andinos emergentes, que buscan tener un estilo de vida más moderno y que rechazan y quieren distanciarse de lo indígena, siendo ellos mismos de origen y rasgos indígenas".

La popularidad del filme muestra, para Ardito, que en Perú el racismo no solo es de blancos hacia indígenas, sino que los indígenas también lo practican hacia sí mismos. "Se le dice autorracismo o endorracismo", señala.

"En Perú el humor racista es una práctica permanente", lamenta Ardito. "El éxito de 'La Paisana Jacinta' es una confirmación de que el racismo es uno de los problemas más fuertes de nuestra sociedad".

Más allá de quién tenga razón en este debate, las cifras de taquilla indican que la película es todo un éxito.

BBC Mundo

Más información sobre El Mostrador