Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:49

Cultura - El Mostrador

Argentina llora la muerte de María Elena Walsh

por 10 enero 2011

Argentina llora la muerte de María Elena Walsh
Durante su larga trayectoria, escribió más de 40 libros infantiles y compuso más de 20 temas que fueron interpretados por algunos de los más populares cantantes iberoamericanos, como Mercedes Sosa y Joan Manuel Serrat.

Las letras argentinas se vistieron hoy de luto por la muerte de María Elena Walsh, creadora de entrañables personajes infantiles y autora de libros que acompañaron a varias generaciones de niños latinoamericanos.

Walsh falleció a los 80 años en un hospital de Buenos Aires tras "una prolongada internación y como epílogo de padecimientos crónicos que la aquejaban", según el informe médico emitido por el sanatorio.

La escritora, que había reducido al mínimo sus apariciones públicas en los últimos años debido a sus problemas de salud, se volcó en la lectura y en la música antes de que la enfermedad obligara a su ingreso en la clínica.

Durante su larga trayectoria, escribió más de 40 libros infantiles y compuso más de 20 temas que fueron interpretados por algunos de los más populares cantantes iberoamericanos, como Mercedes Sosa y Joan Manuel Serrat.

La escritora y compositora no sólo será recordada por sus creaciones infantiles, como "Manuelita la Tortuga", sino por su coherencia política en etapas de convulsión social para Argentina, como el estreno de "Canciones para mirar" en los años sesenta y "Desventuras en el País-Jardín de Infantes", en plena dictadura militar.

"Duerme tranquilamente que viene un sable a vigilar tu sueño de gobernante" reza "Canción de cuna para un gobernante", uno de sus temas más reconocidos, al igual que "La cigarra" - "tantas veces me mataron, tantas veces me morí"-, que alude a los desaparecidos de la dictadura y los pañuelos blancos de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Precisamente durante el régimen de facto decidió no escribir más canciones y volcarse en la poesía.

"Ella decía lo que pensaba. Esa frase, sin pelos en la lengua, era para María Elena", recordó hoy la actriz Graciela Borges.

También la actriz y cantante Susana Rinaldi evocó a Walsh como una persona "valiente, apasionada y argentina", que permitió crecer a su generación "sabiendo que ser persona es la mejor meta".

"Fue una bocanada de aire fresco frente a cualquier situación social, política y, por supuesto, cultural", resumió.

Nacida en Buenos Aires en 1930, Walsh fue una creadora precoz. Publicó su primer poema con 15 años y su primer libro, "Otoño Imperdonable", con 17.

Hija de un trabajador ferroviario descendiente de ingleses y de una argentina de padres andaluces que influyeron definitivamente en su formación, Walsh afianzó su carrera con un viaje a Estados Unidos con el poeta español Juan Ramón Jiménez, que le ayudó a publicar su segundo libro, "Baladas con Ángel", en 1951.

En 1952 comenzó una nueva etapa al exiliarse a París con su compatriota Leda Valladares, con quien formó el dúo "Leda y María" y grabó el disco "Le Chant du Monde" ("El canto del mundo").

De regreso en Argentina, el dúo grabó cuatro discos que lograron buena acogida entre el público infantil, igual que las dos obras que Walsh puso en escena, "Doña Disparate" y "Bambuco".

Fue durante la década del 60, con una carrera en solitario, cuando se consagró con libros como "Zoo Loco" (1964), "El reino del revés" (1965), "Dailan Kifki" (1966) y "Cuentopos de Gulubú" (1966).

En las décadas siguientes proliferaron sus publicaciones con personajes, como la famosa "Manuelita la tortuga", llevada con éxito a la gran pantalla en 1999 por el español radicado en Argentina Manuel García Ferré.

"Creo que la gente sigue haciéndoles escuchar mis canciones a los chicos porque las consideran como una suerte de tesoro familiar", señaló la artista en 1997, cuando los músicos Joan Manuel Serrat y León Gieco grabaron un disco en homenaje a sus canciones.

Sus creaciones infantiles, desde "Manuelita" hasta "El Reino al revés", pasando por sus temas comprometidos, como "Serenata para la tierra de uno", se han convertido en clásicos para varias generaciones de latinoamericanos.

Nombrada en 1985 Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires y en 1990 Personalidad Ilustre de la Provincia de Buenos Aires, sus obras han trascendido fronteras y ha sido traducidas al inglés, francés, italiano, sueco, hebreo, danés y guaraní.

Los reconocimientos también llegaron del exterior, como el Highly Commended del Premio Hans Christian Andersen de la IBBY (International Board on Books for Young People) y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes que le concedió el pasado año el Gobierno de España.

Sus restos serán velados en la sede de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (Sadaic) e inhumados mañana en el panteón de la entidad en el cementerio porteño de Chacarita.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes