Jueves, 29 de septiembre de 2016Actualizado a las 03:03

El escritor centra su historia en los paisajes de la Cordillera de Los Andes

Cultura - El Mostrador

El Factor Q, la novela de Juan Carlos Dörr, que mezcla intriga, complot y misterio

por 6 mayo 2014

El Factor Q, la novela de Juan Carlos Dörr, que mezcla intriga, complot y misterio
El thriller, editada por Planeta, cuenta la historia de un oncólogo chileno que, investigando unos manuscritos de su abuelo, llega a la conspiración sobre los primeros humanos del mundo, en una novela que mezcla intriga, complot y misterio. La idea de su autor es convertir la obra en una saga compuesta por 5 libros.

factorQ

Veinte años leyó el abogado Juan Carlos Dörr (1968) sobre temas como mitología, ciencias y épica para construir “El Factor Q” ( Editorial Planeta). Se trata de una novela que cuenta la historia de John Feller, un médico chileno que, investigando unos manuscritos aparentemente inofensivos de su abuelo, llega a una conspiración sobre los primeros humanos del mundo, en una obra que mezcla intriga, complot y misterio.

El punto de partida es la localidad de Los Queñes, en la cordillera de Los Andes, un lugar que el autor conoce desde su niñez. ”Es un lugar objetivamente hermoso que con sus montañas, bosques, y el gran volcán Peteroa, siempre vivo y amenazante, me ha dado el humus necesario para crear un mundo en que la cordillera de los Andes es protagonista, pero que también involucra a diversos lugares del mundo”, señala Dörr, que declara conocer los parajes del cordón montañoso desde el Maipo hasta Coyhaique.

Para el escritor, Los Andes vendrían a ser para Chile lo que la Tierra Media, el lugar que puebla los libros del autor británico J. R. R. Tolkien, es a Nueva Zelanda, donde se filmó la saga de “El señor de los anillos”.

Eco en la distancia

Juan Carlos Dörr

Juan Carlos Dörr

Otra de las influencias de Dörr fue, según él mismo admite, “El Péndulo de Foucault”, la novela del italiano Umberto Eco.

“Cuando lo leí poco sabía sobre la Cábala y muy poco sobre Rosacruces o Templarios”, dice.  “Tampoco había leído antes una novela que mezclara esos elementos para construir un thriller  a la vez inverosímil y plausible. Por eso me dejó una impronta y generó en mí una inquietud por leer e investigar sobre muchos de los temas abordados en él”.

Aun así, no cree que su libro siga el camino de libro de Foucault. “Mucha agua ha corrido bajo el puente desde que lo leí y mi intención, al crear ‘El Factor Q’, fue moldear un mundo en el que existe y conviven magia y mitología pero con conexión a este mundo, la historia y la ciencia”, dice. “Hay intriga, complot, misterio, como los hay en el libro de Eco, pero hay además  una componente épica y mágica que escapa al género”.

Bestsellers

Más de algún lector podría alegar un parecido de su libro con alguna de las novelas del estadounidense Dan Brown, autor del bestseller “El código Da Vinci”, un género frente al cual existen fuertes prejuicios en el mundo literario.

“Me da lo mismo si existe ese prejuicio o no”, responde Dörr. “Eso es algo que me tiene completamente indiferente. Escribí un libro por placer y eso es todo lo que se encuentra en sus páginas: una narración que atrapó a su autor en un viaje a lo más profundo de sus recuerdos, sus miedos, sus preguntas, sus ansias de exploración y, por supuesto, a lo más profundo de su imaginación”.

Para Dörr en ese aspecto es injusto descartar géneros literarios a priori. “En todo tipo de literatura, y lo que estoy diciendo resulta obvio, hay cosas buenas y cosas malas.  Acercarse a la literatura con un decálogo de prejuicios solamente disminuye el nivel del lector, no el de la obra”.

- Se dice que en Chile, las editoriales desde siempre han buscado el libro que se convierta en best seller, ¿piensas que tu libro pueda ser este texto?

- Eso sí que es muy difícil decirlo. Chile, desgraciadamente es un país en que se lee poco y lo que se lee tiene que ver en su mayoría con temas de contingencia o autoayuda.  Con ese panorama, esperar transformarse en  un bestseller es un gran reto. En todo caso pienso que la novela tiene méritos para crecer entre aquellos a los que les gusta el género, la curiosidad de querer adentrarse en la trama que recién comienza con “El Factor Q”.

Autoexigente

El autor asegura haber sido muy exigente consigo mismo a la hora de escribir el libro, siempre atento a no aburrir al lector.

“Me uso de referente, de crítico: soy exigente y no me gusta engañarme a mí mismo. Si estoy aburrido con la historia que escribo, no tengo por qué pensar que los lectores no se van a aburrir también. Si por el contrario, la historia me atrapa, de inmediato pienso que cabe la posibilidad de que atrape a muchos otro como yo. Ese es un termómetro que utilizo para construir la historia: el interés que genera en mí”, reflexiona.

De hecho, por eso Dörr recurrió al thriller y a la épica para contar la historia, que aún así incluye numerosos hechos de la vida real, como el robo que afectó el Museo de Historia Natural de Londres.

“En mi libro hay una obsesiva intensión de crear algo que, a pesar de ser fantástico, tenga ribetes de verosimilitud”, explica. “Si se rastrea a la gran mayoría de los personajes y acontecimientos  del libro en internet, se verá que son reales. Hay sólo algunas tergiversaciones o interlineados en una trama que en lo demás es real”. Lo mismo pasa con la ciencia que hay en el libro, sobre todo la física, asegura, siempre pensando en un lector curioso.

Un lector que tendrá Dörr para rato: actualmente el escritor está terminando el segundo tomo de lo que tiene toda la pinta de transformarse en una saga. “Me quedan sólo los capítulos finales.  Después ya tengo pensado el esqueleto y trama del tercero.  Es una tarea larga y compleja, pero como me atrapa, no se me hace tediosa”, asevera. Una trama que incorporará muchos otros protagonistas, pero no abandona a su protagonista, el doctor John Feller.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes