Jueves, 30 de junio de 2016Actualizado a las 09:47

La producción, realización y actuación está conforma por jóvenes que vivieron los hechos del 2006

Cultura - El Mostrador

A diez años de la revolución secundaria: Filme “La Isla de los Pingüinos” muestra el “lado b” del movimiento estudiantil

por 14 marzo 2016

A diez años de la revolución secundaria: Filme “La Isla de los Pingüinos” muestra el “lado b” del movimiento estudiantil
La película, que es producida por Salmón Cine y dirigida por Guille Söhrens, relata la historia de un grupo de estudiante de un colegio particular subvencionado de poco peso mediático y que en el año 2006 por primera vez se involucra en las movilizaciones estudiantiles. Su elenco está conformado por la actriz mapuche Rallen Montenegro, el comediante Lucas Espinoza y además cuenta con el debut en el cine de Ana Tijoux.

A una década de las movilizaciones de los estudiantes secundarios, la película La Isla de los Pingüinos, busca relatar la historia de los alumnos de colegios particulares-subvencionados que se adhirieron a las tomas y distintas manifestaciones que buscaban derogar la Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza (LOCE) y la ampliación del uso del pase escolar para los 365 días del año, entre otros, y que mantuvieron paralizado a Chile durante mayo y junio del año 2006.

La cinta, que es producida por Salmón Cine (creada en el año 2014) y dirigida por Guille Söhrens (director del documental El Desalojo y el largometraje El Último Lonco), relata la historia de un grupo de estudiante de un colegio particular subvencionado de poco peso mediático y que por primera vez se involucra en las movilizaciones estudiantiles. Además desarrolla distintos conflictos desatados por el contexto político y social en el que  están inmersos y cómo esto afecta sus relaciones y los obligará a enfrentar sus propios miedos de adolescentes.

pinguinos-650x276

La particularidad de esta película es que la producción, realización y actuación están hechas por jóvenes que vivieron la Revolución Pingüina. Su director, Guille Söhrens, estaba en tercero medio en el año 2006 y decidió que era necesario documentar dicha época. Söhrens explica que “hace unos tres años atrás comenzamos a escribir el guión, partiendo por una investigación documentada del contexto histórico y del conflicto estudiantil a través de los años, no podíamos quedarnos solo con experiencias personales” .

El elenco de La Isla de los Pingüinos está conformado -entre otros- por la actriz mapuche Rallen Montenegro y el comediante Lucas Espinoza y además cuenta con el debut en el cine de la rapera chilena Anita Tijoux. Es una historia coral, donde los cinco los protagonistas de la película representan distintos aspectos propios de lo que fue la revolución pingüina y los roles que cumplían los dirigentes locales de la época.

Uno de sus personajes principales es Martín, realizado por el comediante que se hizo conocido en YouTube por “Proyecto Lupa”, Lucas Espinoza. Martín “representa la indiferencia de una generación nacida en los 90´ que se creía apática hasta el momento”. Martín es “un tipo muy inseguro, que tiene miedo de participar en la toma, se termina involucrando en esta porque está enamorado de la líder estudiantil del liceo, Laura, interpretado por Rallen Montenegro”, explica Lucas Espinoza, quien agrega que representa a su personaje desde el humor absurdo que desarrolla en su canal de YouTube.

pinguinos 2

Otros personajes protagónicos son: el Jota (Germán Díaz) es “un cabro punk que lucha contra el prejuicio”; por su parte “Paredes (Juan Cano) “representa la antigua forma de hacer política propia de la transición política y la dualidad entre la Concertación y la Alianza”, por último Javi Frutas (Paulina Moreno) “representa la inocencia de un movimiento estudiantil que tuvo que descubrir sobre la marcha como mover a un país entero”.

Algunos hitos del año 2006 que relata la película son la marcha del 21 de mayo en Valparaíso, la cadena nacional que realizó la presidenta Michelle Bachelet -cuando cumplía su primer periodo- y la asamblea de a principios de junio en el Instituto Nacional Barros Arana, hito que para muchos dio pie al quiebre del movimiento estudiantil secundario. “El hecho de tener un colegio ficticio en la película nos da la libertad de poder reunir todos esos elementos y generar un relato universal para todos los que vivieron y recuerdan esas semanas”, explica Söhren.

Una generación sin miedo

La película intenta evidenciar que el movimiento del 2006 marca un punto de inflexión a nivel generacional en el país y que la explosión social se genera por la falta de miedo. “El movimiento no fue impulsado ni por los trabajadores ni por los universitarios, lo especial de la revolución pingüina fue que es un movimiento que gatilló desde los estudiantes secundarios, jóvenes que por su edad -17 y 18 años- fueron justo la generación que no vivió la dictadura militar”, señala su director.

Y agrega que “es después de esto que la sociedad chilena recién comienza a perder el miedo a salir a la calle o a enfadarse por las injusticias y abusos que se viven y acarrean desde la dictadura, entonces, quién más que los niños que no vivieron este miedo tenían que despertar a la sociedad. Es 2006 es un año tremendo, porque es el año que la sociedad pierde el miedo a salir a la calle y es el año en el que luego muere Pinochet”.

Pero el mismo origen de esta falta de miedo estaba marcada “por la falta de experiencia política y organizativa para llevar a cabo un movimiento político tan grande”, dice Söhrens. La película deja en evidencia que “si bien los colegios emblemáticos tenían un mejor manejo mediático y político, los colegios que comenzaron a unirse después a las movilizaciones eran en su mayoría dirigidos por centros de alumnos que solo tenían experiencia organizando carretes y completadas (...) también tuvieron que luchar con la apatía de gran cantidad de estudiantes que no tenían idea de lo que estaba pasando en el país, que no entendían qué era la desmunicipalización, la JEC, la LOCE, etc” el otro lado del movimiento que se vio en la televisión.

Además su director resalta el hecho de que “en un principio la lucha de los pingüinos no le pertenecía a ningún color político, y era común que un dirigente de las juventudes UDI marchara codo a codo junto a un cabro de las JJ.CC., aunque claro, después llegaría el quiebre y la traición. En la película vemos guiños a esto, a modo de representación en otros personajes ficticios pero también tomando a algunos de la realidad”.

"La isla de los pingüinos" se encuentra en su última etapa de rodaje y espera ser estrenada entre los mese de mayo y junio de este año. La producción fue financiada a través de fondos propios y una campaña -que finaliza esta semana- de crowdfunding a través plataforma Fondeadora. “Escogimos esto ya que optar por dinero estatal para la película significaba extender todo el proceso, y creemos que es urgente contar esta historia considerando que este año se cumplen 10 años de la revolución pingüina”, dice  Guille Söhrens.

“Es un tema que sigue siendo importante hasta el día de hoy. Creemos que aún queda mucho por hacer en materia educativa, y creemos que la película es un pequeño aporte que podemos hacer desde nuestra área para mantener viva la llama” finalizó.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes