Sábado, 24 de junio de 2017 Actualizado a las 09:01

Este domingo termina festival de cine de Berlín, donde protagoniza el film "Una mujer fantástica"

Cultura - El Mostrador

Actriz Daniela Vega y la transexualidad: "Chile cambiará el día que tenga una Ley de Identidad de Género"

por 16 febrero, 2017

Actriz Daniela Vega y la transexualidad: “Chile cambiará el día que tenga una Ley de Identidad de Género”
Con apenas 27 años, logró llegar a uno de los principales certámenes cinematográficos del mundo con una historia de amor cruzada por su propia condición. "Me parece que el cine es un arte, y el arte siempre se hace cargo antes de las realidades de los seres humanos. En ese sentido creo que el país no está avanzando", dice en esta entrevista.

Este domingo terminará el 67 Festival de Cine de Berlín, donde Una mujer fantástica, la más reciente película de Sebastián Lelio, compite contra 17 películas por el premio mayor en la competencia oficial. Una cinta donde ha sido clave la actriz Daniela Vega, de 27 años, que en algunos medios germanos incluso suena para ganarse el Oso de Plata que en 2013 obtuvo aquí mismo Paulina García con Gloria, otra cinta de Lelio.

De apenas 27 años, Vega logró llegar a la capital alemana recién con su segunda cinta, acompañada por un gran elenco que incluye a Francisco Reyes, Luis Gnecco, Aline Kuppenheim, Amparo Noguera, Néstor Cantillana, Alejandro Goic y Sergio Hernández. En 2014 ya había protagonizado La visita, de Mauricio López, en su debut cinematográfico.

En ambas cintas, Vega interpreta a un personaje transexual, una condición propia que sobrevuela el tema principal de la relación filial en La visita y la historia de amor de Una mujer fantástica.

Una historia de amor y resiliencia

-¿Cómo llegaste a la película?

- Sebastián Lelio quería hacer una película con una protagonista trans. Nos conocimos cuando él estaba haciendo el guión. Conversamos en Santiago y como él vive en Berlín continuamos la conversación vía mail hasta el rodaje.

-En tus palabras, ¿de qué habla esta película?

-Esta película es la historia de amor de dos personas, de un hombre y de una mujer, que se encuentran en la vida, y que consideran que gracias a este encuentro ellos encuentran su lugar en el mundo.  Es la historia de Marina y Orlando. La historia tiene varios factores sabrosos: uno es que Orlando tiene veintitantos años más que Marina, otro es que Orlando viene de una familia mucho más cuica que Marina, él tiene dinero, ella no, y además Marina es transexual. Todos estos factores arman esta cazuela que termina por enamorar a esta pareja y a vivir juntos. Cuando Orlando muere, aparece de una forma violenta la ex señora de Orlando y su familia, que le impiden a Marina ir al velorio y al funeral. Surge entonces en ella el deseo, la necesidad  imperiosa de hacer lo que ella siente es lo correcto, que es despedirse de su amor. En el fondo es una historia super universal: la historia de dos personas separadas por la muerte. La historia termina de manera inesperada; espero que esa solución que le dimos sea del agrado del público.

-Esa reacción de la familia de Orlando, a partir de su muerte, y el rechazo a Marina, ¿habla de la sociedad chilena?

-Creo que este tipo de rechazo no sólo afecta a un integrante trans en una pareja. Creo que cualquier tipo de rechazo, en cualquier parte del mundo, es una cosa cotidiana, lamentablemente, una cosa que todos hemos visto. En este caso Marina y Orlando viven un amor completamente verdadero, son felices y lo pasan regio hasta que él muere. Ahí comienza este conflicto con la familia de Orlando, que termina por poner a prueba a Marina. (El film muestra) cómo ella logra salir adelante con la mayor hidalguía posible, tomándose siempre los problemas y desafíos como una oportunidad de crecimiento, de superación. Su personaje, que es súper resiliente, se transforma en una voz femenina como tantas que podemos conocer: mujeres que quedan viudas, que quedan solas con hijos, que se separan. Cuando uno termina por decidir vivir y enfrentar el camino de la vida como algo lindo, algo bello, algo que vale la pena, da lo mismo el apellido que tengas, si eres trans, no importa. En el fondo lo que quiero decir es que es una historia universal porque todos nos hemos enamorado alguna vez, todos hemos sufrido por amor, todos hemos perdido a alguien, porque el amor te llega siempre, y porque no hay nada más universal que el amor y la muerte. ya lo sabía Homero, ya lo sabía  Shakespeare, y lo saber Sebastián Lelio y lo sé yo.

-¿Te parece que en ese sentido tu protagonista es un ejemplo  a seguir, en el sentido de la resiliencia, etc?

No sé si mi personaje se perfila como una heroína. Yo no cree que personaje desde ese lugar. Pero la resiliencia, que es un concepto tan de moda actualmente, creo que es algo totalmente rescatable, toda vez que las personas, cuando sufrimos dolores grandes, tenemos dos opciones:  caernos por el precipicio o continuar viviendo y tratar de mantenernos lo más dignos posibles en un lugar como Chile, una tierra castigada por la historia  y los desastres naturales.

Un personaje luminoso entre grandes actores

-¿Cómo construiste el personaje?

-Yo leí el guión y vi dos posibilidades: o nos vamos por el lado dramático o nos vamos por el lado luminoso. Lo que hice fue exacerbar las características positivas de Marina, y que de alguna manera transformaran la historia en algo luminoso. En la película te vas a encontrar con un suceso de tragicómicas situaciones que termina de forma inesperada. Esa sorpresa que proponela película es la vida misma. Nunca sabemos cómo vamos a terminar, ni dónde ni con quién. En el fondo Marina sabe eso y yo construí el personaje entiendo las limitaciones de Marina como posibilidades de crecimiento.

-En la película hay un gran elenco de reconocidos actores. ¿Cómo fue para ti trabajar con ellos?

-Significó, de alguna manera, graduarme actoralmente. Tenía que responder muy bien, porque son grandes actores, que tienen muchísima experiencia en películas, teleseries y obras de teatro, y yo estoy recién empezando. Tengo siete años de carrera y he podido ir aprendiendo.  Esta película significó para mí aprender a hacer cosas, aprender a mirar el cine desde un lugar distinto. Es como cuando un periodista va a trabajar al New York Times, cambia la cosa. Pasé a un lugar mucho más expuesto también -la exposición es un tema- pero también con muchas posibilidades, como viajes, reconocimientos, cosas que la gente hace que en el fondo terminan por tranquilizarte al final del día. Hacer una película con grandes actores, con un gran director, con grandes productores, y estrenar en uno de los festivales más grandes del mundo, siendo yo una chica transexual de 27 años, sin haber hecho la universidad ni nada de eso, claramente es una evolución en mi paso por esta vida.

Chile y la transexualidad

-Este es un filme hecho a lo grande en el cine chileno con el tema de la transexualidad. ¿Qué te parece ese hecho?

Esta es una historia de amor, que está cruzada por la muerte y condimentada por la transexualidad de Marina. Esta no es una historia de una chica trans que se someta a una situación u otra por su transexualidad. Esta es la historia de una chica que se enamora y pierde el amor de su vida, y a través de esa pérdida aparecen personajes que le recuerdan que es transexual y que su lugar está en otro sitio. Pero no es una película que vaya a enarbolar banderas. Estamos hablando de una historia de amor, insisto. Lo que mueve a Marina es despedirse de su amor. Su transexualidad es una cosa ya resuelta. Es una mujer adulta que tiene las respuestas claras de su vida. Lo que necesita ahora es responder preguntas vitales que ella no manejaba porque la muerte llega de manera inesperada.

-Disculpa que insista, pero hay tres películas chilenas en Berlín y en dos el tema de la transexualidad está presente. La otra cinta es Casa Roshell. ¿Te parece que esto es alguna señal del cine chileno, de que Chile está cambiando?

-Me parece que el cine es un arte, y el arte siempre se hace cargo antes de las realidades de los seres humanos. En ese sentido creo que el país no está cambiando, no está avanzando. A lo mejor los artistas estamos haciendo que aparezcan en el cine, en la palestra y los medios de prensa realidades que son poco atendidas, pero el país no está cambiando, porque no tenemos Ley de Identidad de Género, no tenemos una legislación vigente que resguarde los derechos de las personas. Un país cambia, crece cuando tiene leyes que protegen a las personas que tenemos este tipo de situaciones en la vida. El país no está cambiando, eso es falso. Cambiará el día que el Senado, el gobierno y los representantes políticos entreguen una señal concreta y clara a la comunidad LGBT. Ahí va a cambiar. Por ahora los artistas  nos estamos haciendo cargo desde la trinchera artística de esta realidad y otras, como siempre.

-Última pregunta: Sony compró los derechos de distribución, incluso antes del estreno en Berlín. ¿Qué significa eso para ti?

Es una alegría muy grande, porque valida de forma muy interesante y positiva nuestra película.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes