Viernes, 30 de septiembre de 2016Actualizado a las 01:58

Economista ve actitud arrogante de los grupos que toman decisiones respecto al proceso democrático

Landerretche y la Reforma Tributaria: "Hoy no son posibles los Boeninger y eso es lo que no está entendiendo la elite"

por 5 mayo 2014

Landerretche y la Reforma Tributaria:
Dice que hoy "no es posible que haya un debate público, una deliberación y una votación, y después simplemente se produzca una conversación en un pasillo o en alguna cancha de golf".

Oscar Landerretche fue parte del equipo que diseñó el proyecto de Reforma Tributaria del programa con el que fue electa Michelle Bachelet y lo defiende.

En una entrevista en "La Mesa" de El Mostrador Mercados, Landerretche tiene duras palabras acerca de cómo el empresariado está atacando el proyecto y dice que demuestra que aún no entienden el nuevo escenario social y político del país.

"Esa actitud arrogante respecto del proceso democrático le está pasando la cuenta a la elite chilena, y así es la cosa, entonces yo creo que buena parte de la rabia que se ve y la beligerancia es parte de la somatización de la frustración de un error muy profundo que cometió políticamente la centroderecha chilena y la elite empresarial. Yo creo que cuando se den cuenta que el error fue más bien de ellos, van a calmarse y tener una estrategia más positiva. Una actitud más moderna sería hacerse cargo de ese problema y tener un política comunicacional, una política de explicación y una política de contención de ciertas actitudes entre los empresarios que al final les hacen daño a todos los demás”.

El director de la Escuela de Economía y Administración de la Universidad de Chile señala que los críticos están "dramatizando" el impacto que tendrá la reforma y cree que el debate que se ha generado en torno al proyecto es bueno para el país. "Yo creo que este es un buen debate. Como Chile no está acostumbrado a este tipo de debates, de cosas súper difíciles, y sometemos al sistema político a debatir algo complicado de forma abierta, algunos se ponen súper nerviosos e incluso histéricos y yo creo que esas personas tienen que aprender que así van a ser los debates políticos y de política pública de ahora en adelante".

El economista agrega que el debate sobre la reforma revela que hay un conjunto de sectores políticos y empresariales que son importantes "en nuestra economía y en nuestra democracia, que recién ahora se están dando cuenta que ha cambiado la forma en que se va a hacer política de aquí en adelante en Chile".

Para Landerretche, la era de los consensos a puertas cerradas terminó, pero muchos miembros de la elite y los poderes fácticos aún no lo entienden. "La periodista de Radio Duna, Cony Stipicic, twiteaba '¿Dónde está un Boeninger?, que nos traigan un Boeninger, necesitamos un Boeninger', y yo encuentro que ella quiere hacer un punto que me parece interesante, porque, claro, Boeninger es el representante de una era en la cual los pactos políticos estaban por encima de las votaciones, que era la época de la transición a la democracia. Y en realidad yo creo que se equivoca un poco, en el sentido de que le atribuye propiedades increíbles a Boeninger. Y en realidad Boeninger es producto de un consenso político de una época, de una situación política particular, no es que él fuera un súper hombre, y lo que ocurre es que es al revés: hoy no son posibles los Boeninger, y eso es lo que no está entendiendo la elite chilena, hoy no es posible que haya un debate público, una deliberación y una votación, y después simplemente se produzca una conversación en un pasillo o en alguna cancha de golf".

Sostiene que el empresariado está mostrando una actitud "arrogante" respecto al proceso democrático que vivió el país. "Recuerdo incluso otro amigo nuestro, Andrés Benítez, rector de la UAI y comentarista en Radio Duna, que en una de sus columnas decía que el programa había que ignorarlo completamente, o sea, que es un ejercicio frívolo el proceso democrático, y yo creo que esa actitud arrogante respecto del proceso democrático le está pasando la cuenta a la elite chilena”.

El economista dice que si eso no se entiende, el sistema político no va a ser sostenible. Afirma que el crecimiento económico tiene que venir de la mano con la inclusión y una menor desigualdad. "Yo creo que lo mejor que le está pasando al empresariado chileno, por berrinches que haga, es que el sistema político chileno los obligue a una transición hacia un país más equitativo. Es por su propio bien", sentencia.

Manifiesta que el gobierno fue claro durante la campaña respecto a que la reforma tenía como objetivo que los "grandes empresarios paguen más impuestos". Añade que, después de mucho análisis, llegó a la conclusión de que mantener el FUT tiene un costo gigantesco y que "por mayores virtudes que tenga para algunos sectores, hay otros instrumentos que pueden cumplir la misma función en forma más barata, acotada y eficiente".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes