Nuevo embajador chileno: Un celoso custodio de la herencia pinochetista - El Mostrador