Dios en la TV, columna de Carlos Peña - El Mostrador