Pese a la pinta, piensan casi lo mismo - El Mostrador