viernes, 17 de agosto de 2018 Actualizado a las 20:37

Se agudiza brecha interna en e

Ataque a Irak: Rumsfeld da "golpe de estado" en favor de la guerra

por 22 febrero, 2003

A pesar de que la prensa de los Estados Unidos insiste en que el equipo que rodea al Presidente Bush es afiatado y guiado por reglas de leltad sagradas, la brecha interna se ha ido agudizando de tal forma en torno al tema del Irak que trae a la memoria la metáfora del mandatario escondido debajo de una silla que se usó para ilustrar la reacción de Bush el 11 de septiembre.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuando un tenue viso de sensibilidad política emergía en miembros del equipo del Presidente George Bush, poniendo en su boca que la guerra es el último recurso, surgió un golpe de timón interno como una suerte de mini "golpe de estado" dado por el equipo que forman Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz -su número 2- y Richard Perle, un antiguo funcionario que actúa como asesor, pero que es el cerebro gris de la tesis de la expansión norteamericana a toda costa desde los tiempos de Nixon.



Las imágenes de "un Presidente "escondido en la silla" -tal como escribió Maureen Dowd en el New York Times inmediatamente después del 11 de septiembre del 2001-, regresaron con las recientes declaraciones del 20 de febrero del secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, afirmando que "Estados Unidos está preparado para el ataque: es cuestión de días ".



Sin embargo, mientras se intenta comprobar esta preparación, por el otro lado, y a pesar de que la prensa de los Estados Unidos insiste en que el equipo que rodea a Bush es afiatado y guiado por reglas de leltad sagradas, la brecha interna se ha ido agudizando con el tema del Irak.



Descontrol



"Al Secretario de Defensa, más que responder a una estrategia de presión o comunicacional, le fallaron los propios controles" nos dice una fuente. La campaña mediática del Gobierno de los Estados Unidos proviene del compacto preparado por las oficinas de Rumsfeld, Wolfowitz y Perle.



Es significativo, por ejemplo, que un día después de las declaraciones del portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer, indicando la importancia de una enérgica Segunda Resolución del Consejo, lo mismo que estaban declarando al unísono Colin Powell y Tony Blair, el tono cambió de pronto abruptamente: Estados Unidos está listo para atacar.



El contenido de la declaración sobresee - y no es complementario a la estrategia de disuasión por medio de la fuerza- las gestiones que se están haciendo para una segunda resolución o la renuncia de Sadam. Como ya lo dijo El Mostrador.cl anteriormente, la resolución 1441 ya es historia y la renuncia de Sadam no se consiguió.



Sólo parece quedar el camino de la acción y esta es el ataque inmediatamente después del nuevo informe de Hans Blix previsto para el próximo viernes. "Si de Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz, y Richard Perle dependiera, el ataque a Irak debería inaugurarse ya", declara una fuente interna.



El New York Times del viernes de alguna forma deja traslucir las diferencias en el equipo, pero lo que no dice es que, en efecto, hubo una suerte de "golpe de timón interno", que indicaría que estamos frente a un Presidente vulnerable.



Ya es de discusión abierta en los pasillos de Washington que Donald Rumnsfeld ha alienado a la fuerzas armadas y personalmente es resisitido por los militares con las excepciones de los que se han beneficiado por las promociones.



Todas las voces disidentes son descartadas porque, según afirman los cercanos a Rumsfeld, "son militares ya obsoletos que les llegó su tiempo" (Time 27 enero 2003). Tommy Franks, el Comandante en Jefe de las fuerzas en el Golfo, cuestionado en varias oportunidades en la prensa debido a su mezcla de militar y proyecto de diplomático, emerge como la figura del momento.



Algo que se veía lejano hace un mes, hoy vuelve a sonar fuerte: sería como el Gobernador General de la zona como en tiempos de la Roma Imperial . Naciones Unidas sería su brazo civil. Este es el sueño dorado de los teóricos de la globalización, donde se ve un escenario con una fuerza de seguridad única y unas Naciones Unidas operando en la parte civil de la gobernabilidad uniforme que se persigue.



EEUU sobregirado



Las divergencia internas también son políticas y tienen que ver con las finanzas. Esta elección y sus campañas previas a las nominaciones, - no se sabe- ocurrirán en tiempos de guerra o de reconstrucción de la Zona, y no sólo del Irak.



El presupuesto comprometido para esta operación es gigantesco, y la alianza no tiene fondos como sí los tenía para otras guerras Afganistán o Kosovo. "Se están sobregirando por una ansiedad de sacar a Hussein, y todo lo empezaron demasiado tarde. Típico de la ineficacia republicana que hace recordar los tiempos de Nixon y Reagan. Son buenos para desmantelar, y hacer negocios turbios, pero a la hora de hacer las cosas profesionalmente y con criterio politico, son un desastre" nos dice un ex funcionario del Departamento de Estado, situado en el Golfo como free- lance en una consultora.



"Sólo funcionan bien con el dólar sobre la mesa, creen que es la llave para todo", termina diciendo cuando se apresta a tomar el avión a El Cairo.



Los ingresos y los retornos por concepto de inversiones en el tipo de armas que cuentan ahora, son de lenta maduración. Puede que las bolsas reaccionen con los vaivenes típicos de la incertidumbre de una guerra. Pero una relación de costo-beneficio rápido en una guerra imprevisible, es improbable. Seguridad y finanzas son dos variables que juntas operan en procesos de largo aliento.



El sobregiro de la guerra tiene una implicancia en la futura elección presidencial porque puede encontrar a una administración republicana con un país con serios problemas financieros. La guerra se abordará con promesas monetarias prácticamente a todos los aliados, incluyendo España e Italia.



Los compromisos asumidos por Estados Unidos para contar con una alianza mínima va a tener repercusiones internas, hasta el punto que un sector importante de demócratas en el Congreso señala "que la guerra con Irak tendrá un costo financiero mucho mas significativo que el costo en la segunda Guerra Mundial, "por que los tiempos y los dineros son diferentes" R. Byrd (Interenational Herald Tribune Febrero 2003).



El silencio del Vicepresidente



Contrario a lo que se pudiera pensar, quien ha mantenido una postura distante y ha actuado como tambor de resonancia a la postura de una salida más política es el Vicepresidente Dick Cheney. "En privado, sostiene que Donald Rumsfeld se salió de agenda y de itinerario", nos dice una fuente.



Dick Cheney nunca ha disimulado sus intenciones de ir otra vez como Vicepresidente en una dupla con Bush en una elección el próximo año. La aceleración de una guerra ahora que debió empezar antes es una problema serio para Cheney.



"Todo se debió hacer dentro del cronograma, y sin el involucramineto de las Naciones Unidas" nos dice la fuente. La postura anti ONU de Cheney es popular en la prensa y todos sabían que la pobreza de antecedentes de inteligencia mostrados en la reunión del consejo respectivo era su victoria.



Dick Cheney ve en Rumsfeld un jugador en solitario que por exceso de vehemencia se ha salido del itinerario inicial enmarañándose con elementos de diplomacia que pocos manejan en la administración Bus. "Son hombres de negocios, la mayoría de ellos fracasados. Es difícil que puedan operar con diplomáticos de la talla de Chirac o el mismo Putin" dice un importante periodista norteamericano que prefiere no ser identificado.



La declaración de guerra de Rumsfeld es otro hito más en su trayectoria hacia la Presidencia. Su acción vehemente hacia los países europeos, las normas que dicta desde su oficina hacia Powell, a la asesora de seguridad Condoleeza Rice, y sus declaraciones ante la prensa, han sobrepasado los límites constitucionales.



El antiguo senador Robert Byrd, démocrata de West Virginia cree que éste es el peor periodo en la historia reciente de los Estados Unidos. Todo esto lo resume Geof Simons en su libro "Targetting Irak" (2002) con una frase : "La administración Bush está llevando a Estados Unidos hacia el abismo.



Divergencias en el seno de la cúpula



La aceleración por entrar en guerra es producto, simplemente, de fisuras visibles en el equipo central de la administración republicana. Esto va más all de la protesta popular mundial, que no son los que votan como dice el Jefe de Gobierno español, José María Aznar, ni el veto posible de Francia.



La estructura interna empezó a desgastarse al comprobarse fehacientemente que no habían pruebas concluyentes -en esta fase- para derrocar a Sadam por medio de una ataque el Irak.



El desgaste del equipo y la estrategia adoptada era evidente. Los asesores de Bush, estimulados principalmente por la personalidad de Rumsfeld, se han plegado a esta abrupta decisión de atacar lo antes posible.



En este conflictivo entramado encaja el rol que debe asumir Hans Blix con su próximo informe que coincide con las fechas claves para cuando está planteado el "first strike". Según información filtrada del Pentágono, pero que al mismo tiempo no es tan filtrada tampoco, el estampido de la noticia de Rumsfeld serviría para agilizar toda la maquinaria de la ONU que la administración de Bush desprecia profundamente.



Las fisuras se han visto reflejadas en la carencia de información sólida proveniente de la CIA, que el mismo Gobierno de Francia ha hecho pública. Y según trasciende en fuentes cercanas a la Casa Blanca, la CIA no puede hacer más ni con los disidentes dentro del Irak ni con los vínculos con AlQuaeda.



"Se llegó a un punto de saturación. Porque la información que quiere el equipo cercano a Bush simplemente no existe. Y ya pasaron los tiempos en que se inventaban trucos que al final rebotaban en contra de los propios EEUU," nos dice un analista.



Ante esta disyuntiva de pocos argumentos ante la opinión pública mundial, y con una ONU que hace todo lo posible por no dejarse manipular pero que no tiene instrumentos de poder para arbitrar con verdadera neutralidad, Estados Unidos ve con desesperación que el tiempo pasa y que su antiguo plan no le funciona como previsto.



"Al final todo terminará como una mala película de cowboys e indios. Es la historia de mi país" nos dice un norteamericano que viaja al Golfo para ver con sus propios ojos lo que está pasando, a pesar de las recomendaciones de no entrar en la zona .



__________________

Artículos relacionados:



El exilio de Hussein, una solución dudosa (20 de febrero 2003)



EEUU sospecha que tres buques esconden armas masivas de Irak (19 de febrero 2003)



La ONU y el blanqueo ético de la guerra contra Irak (19 de febrero 2003)



EEUU podría presentar esta semana nueva resolución sobre Irak (18 de febrero 2003)

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)