Escritores jóvenes se toman la red ( o cómo sobrevivir en la blogósfera) - El Mostrador

Jueves, 14 de diciembre de 2017 Actualizado a las 18:29

Del autor al lector, sin media

Cultura - El Mostrador

Escritores jóvenes se toman la red ( o cómo sobrevivir en la blogósfera)

por 8 junio, 2005

Muchos han comenzado casi como un experimento, para diversión de unos pocos. Pero se han extendido y han llegado a ser verdaderos fenómenos que han concitado la atención de editoriales y lectores. Visitados por miles cada día, con personajes que hoy son célebres, los blogs instauran un nuevo modo de hacer literatura.

Es como el laberinto de Creta. Se entra y, sin un hilo que guíe el camino, lo más probable es que uno termine entrampado. La diferencia es que cada una de esas trampas seduce, y que en realidad son pocos los que, una vez adentro, deciden salir. Los "blogómanos" lo saben perfectamente: un blog es una telaraña que se entrecruza con otros blogs, que se entrecruzan a su vez con... hasta que, como una mosca, el navegante se deja tragar.



Los blogs, bitácoras o páginas personales vienen en ascenso hace tiempo. Espacios absolutamente libres, en internet, esperando para ser inaugurados, coloreados, escritos, ilustrados, insultados. Multiusos, cada uno lo destina a lo que se le antoja: publicidad, negocios, columnas de opinión, diarios de vida, noticias o lo que sea. Publique al instante.



Demasiada tentación para alguien que ama escribir. Escritores y escritorcillos prueban suerte en este mundo virtual, en el que nada es necesariamente cierto y lo único que se exige es calidad. Sin intermediarios, sin compadrazgos, los visitantes son los únicos que deciden si un blog vale la pena o no. Algunos partieron como un experimento, y terminaron como verdaderos fenómenos sociológicos, como el de un escritor argentino que hizo un mundo tan perfecto en su página, que miles de personas le enviaban cartas a la protagonista.



De la mujer gorda a un adivino de medio pelo



Cuando Rousseau escribió su novela La nouvelle Héloí¯se -en su momento mucho más exitosa comercialmente que su Contrato social-, miles y miles de lectores lo sepultaron con cartas dedicadas a los protagonistas. Era una historia de amor epistolar, de la que Rousseau, en el prólogo, decía haber sido silencioso confidente. El recurso narrativo hizo que muchos creyeran que en verdad la dulce Héloí¯se existía, y crearan un lazo afectivo.



Algo parecido sucedió con el blog Mujer Gorda. Se trata de un sitio impecablemente construido, con fotografías, dibujos, referencias de prensa y todo el mundo de Mirta Bertotti, la protagonista, y su esposo, Zacarías. Cada uno de los miembros de la familia, incluido un nieto, tienen fotografía e historia. Mirta es argentina, se encarama sobre la cincuentena y con sus reflexiones políticas, sociales y sexuales, se ganó una cantidad nada despreciable de seguidores. Incluso la prensa hizo varias referencias al éxito de este diario de vida virtual, que duró 200 capítulos, páginas, columnas o posts. El último texto de Mirta tiene más de 650 comentarios. Todos amaron a Mirta. A tanto llegó el éxito del blog que, luego de casi un año sin escribir, el 1 de agosto Mirta retoma el teclado.



Aunque, en rigor, no es Mirta, sino Hernán Casciari, un escritor y periodista que dista bastante de la cincuentena todavía, porque apenas tiene 34. Además del diario de la señora Bertotti, el creador -que vive actualmente en España- tiene el Diario de Letizia Ortiz y un sitio de profecías a cargo de Don Juan Dámaso (vidente), que combina actualidad con humor, y que tiene también gran cantidad de seguidores. Es también responsable del sitio Orsai, donde escribe piezas cortas de ficción. Casciari no es un aficionado, por cierto: en 1991, con 20 años, ganó el primer premio de novela en la Bienal de Arte de Buenos Aires por Subir de espaldas la vida y en 1998, el premio Juan Rulfo con Nosotros lavamos nuestra ropa sucia.





Novelas interactivas y textos fragmentados



Otra "blogonovela" interesante es subcontratado (con minúscula), que recoge las experiencias del trabajador de una empresa que presta servicios informáticos a grandes clientes. Se trata de un texto por "entregas" o capítulos. Actualmente va en el XVIII; sin embargo, lo narrado puede cambiar en cualquier momento, para subsanar errores, perfeccionar la trama o rectificar el comportamiento de los personajes.



El autor, que firma como Santiago Eximeno, asegura que la idea para poner en práctica este plan de novela interactiva -que se retroalimenta con los comentarios de los visitantes- es acercar a los lectores y a otros escritores al proceso creativo de la novela, como un modo novedoso de entender las estructuras literarias.



Kiki de Montparnasse (o "Diario erótico posmoderno"), es una serie de columnas que no hacen seguimiento de un personaje. La autora, que firma como "Kiki", escribe una serie de vivencias y reflexiones íntimas -profundas y bien planteadas, por cierto- que tienen como único hilo conductor la personalidad de la narradora, pero alrededor de ella, todos los personajes entran y salen sin mayor rigor. Algo parecido hace "Audrey" con su sitio glamoroso-político Te lo dice Audrey, aunque en este último caso la mayoría de las columnas son sobre actualidad en España.



Blogofilia en Chile



No todos los escritores de blog son extranjeros. En Chile, la comunidad de creadores que deciden abrir una ventana virtual a sus creaciones literarias crece exponencialmente. Goma de Mascar, es un sitio que nace de una columna publicada originalmente en la versión electrónica del diario La Nación. Gum Taster es un experimentado catador de chicles, separado, con una hija adolescente. Un gozador melancólico y esencialmente solitario que narra en forma de capítulos sus vivencias, con un hilo conductor y un mundo definido de personajes y lugares.



En el mismo espíritu de crear personajes y mundos aleternativos, aunque bastante más subido de tono, Alas quebradas recoge las historias de una mujer que asegura ser un ángel mutante. Literario-erótico, tiene a ratos una pluma delirante que recuerda a Vicente Huidobro y por momentos un impudor que raya en la pornografía.



Carolina Moro tiene un sitio claramente literario, con una pluma bien depurada, y diagramación sobria, con relatos completos o fragmentados y una extensa descripción de la narradora. Más adolescente y con un tono humorístico, Lemon es una adolescente que cuenta sus aventuras en el colegio, con su familia y amigos(as). Diseñado en tonos "hybrid", el colorido y el estilo son totalmente compatibles.



Los cofrades del bloguismo en Chile ya comienzan a contactarse entre ellos, y a tender sus finas redes. Para que cualquiera que las toque quede atrapado. Esta vez, nadie querrá matar al Minotauro.



Artículo relacionado:





Auge de los weblogs refuerza esperanzas democráticas en la red 13 de agosto de 2004.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)