Londres: Cadáveres atrapados en el metro podrían aumentar número de víctimas - El Mostrador

Martes, 21 de noviembre de 2017 Actualizado a las 07:20

Ningún sospechoso ha sido dete

Londres: Cadáveres atrapados en el metro podrían aumentar número de víctimas

por 8 julio, 2005

Mientras los servicios de rescate buscan cuerpos y pistas entre los restos de uno de los convoyes de metro siniestrados, la Policía advirtió de que puede incrementarse el número de fallecidos, si bien no considera probable que la cifra de muertos alcance el centenar. Ya está claro que actuó más de un terrorista y la capital británica intenta, poco a poco, retomar la normalidad.

Más de 50 personas murieron ayer, jueves, en los atentados de Londres, aunque esa cifra puede aumentar porque aún hay cadáveres atrapados en el metro, confirmó hoy Scotland Yard, al precisar que ningún sospechoso ha sido detenido, de momento. Mientras los servicios de rescate buscan cuerpos y pistas entre los amasijos de uno de los convoyes de metro siniestrados, la Policía advirtió de que puede incrementarse el número de fallecidos, si bien no considera probable que la cifra de muertos alcance el centenar.



Las labores de rastreo se centran en un tren que circulaba entre las estaciones de King's Cross y Russell Square, en pleno centro de Londres, y en el que la detonación de una bomba causó 21 muertos.



"La operación de recuperación de cuerpos continúa en estos momentos. La operación durará lo que haga falta", afirmó Willie McCafferty, superintendente jefe de la Policía de Transporte Británica.



La cadena de explosiones, perpetradas en tres trenes y un autobús de dos pisos, también causó heridas a unas setecientas personas, veintidós de ellas en estado grave, que continúan siendo atendidas en hospitales de la capital británica.



En una rueda de prensa, el comisario jefe de Scotland Yard, Ian Blair, puntualizó que trece personas murieron por la bomba que estalló en el autobús.



Conductor de bus sobrevivió



George Psaradakis, el conductor del autobús de dos pisos que este jueves fue objeto de un ataque terrorista en Londres, se declaró hoy conmocionado pero "aliviado" de seguir con vida.



"Me siento muy aliviado de estar aquí y poder ver a mi esposa y mis hijos", dijo Psaradakis, de 49 años, tras ser testigo de las "muchas cosas terribles" que sucedieron en el autobús que conducía cuando estalló una bomba que causó la muerte de trece personas.



La detonación se produjo en la plaza de Tavistock Square, en pleno centro de Londres y cerca del famoso Museo Británico, e hizo volar por los aires la parte superior del autobús.



En un comunicado divulgado por su empresa, el conductor afirmó que "mucha otra gente no ha sido tan afortunada" como él, y expresó sus condolencias por "las personas que han muerto y sus familias".



"Los otros conductores de Londres y yo tenemos un trabajo importante y lo vamos a seguir haciendo tan bien como podamos. Continuaremos con nuestra vida normal. No nos van a intimidar", subrayó Psaradakis.



Más de un terrorista



Blair también confirmó que los atentados fueron obra de más de un terrorista, ya que el tiempo transcurrido entre las cuatro detonaciones hace pensar que una sola persona no pudo perpetrar la matanza.



"No hemos efectuado ninguna detención hasta el momento", precisó el responsable policial, al subrayar que la matanza, de la que no hubo advertencia previa, lleva la marca de (la red terrorista) Al Qaeda.



El comisario indicó que, tras los atentados, resulta "muy obvio" que una célula terrorista opera en el Reino Unido, si bien resaltó la "implacable determinación" de la Policía para atrapar a los autores.



Asimismo, Ian Blair concretó que fueron víctimas de los atentados ciudadanos no sólo del Reino Unido, sino de otros países como Sierra Leona, Australia, Portugal, Polonia y China.



"Este -señaló- fue un ataque totalmente arbitrario, aleatorio, independientemente de la raza, el color, el sexo y la edad" de las víctimas.



El responsable policial reiteró su llamamiento a la ciudadanía para que aporte "cualquier información" que pueda ser útil para apresar a los responsable de la masacre, y sentenció: "Todos juntos podemos derrotar al terrorismo".



Además, el comisario insistió en que "no hay nada que sugiera que los ataques fueron cometidos por suicidas" y reiteró su intención de "atrapar a los culpables".



Duro regreso a la normalidad



Durante la jornada de hoy, los londinenses trataron de volver a la normalidad, después de la vorágine vivida la víspera, mientras las víctimas se recuperaban en varios hospitales de la capital británica.



La propia reina Isabel II de Inglaterra visitó hoy a algunas víctimas de la tragedia en el Royal London Hospital, en el este de Londres, y subrayó que los terroristas "no cambiarán nuestro modo de vida".



Por su parte, el alcalde de Londres, Ken Livingstone anunció que el Ayuntamiento pondrá el próximo lunes a disposición del público un libro de condolencias, al tiempo que creará un fondo de ayuda para asistir a las víctimas.



En un intento de infundir ánimo a los londinenses, Livingstone adelantó que el próximo lunes tomará el metro para ir a trabajar y dio un consejo a sus conciudadanos: "Deberíamos -comentó el primer edil- seguir disfrutando y viviendo en esta ciudad".



Tras cumbre, Blair reasumió coordinación de la crisis



Finalizada la cumbre del Grupo de los Ocho en Escocia, el primer ministro británico, Tony Blair, regresó esta tarde a Londres para entregarse de lleno a la crisis desatada por los sangrientos atentados de la víspera contra la capital.



De vuelta a Downing Street, Blair presidió el gabinete de gestión de crisis "Cobra", en busca de respuestas a interrogantes urgentes. El primero de ellos, identificar a los autores de una masacre que se ha cobrado hasta ahora medio centenar de muertos y en torno a 700 heridos, en los peores atentados de la historia del Reino Unido.



El primer ministro, que el jueves abandonó por unas horas la reunión de los líderes del G8 en Gleneagles en un viaje relámpago a la capital británica, sumergida entonces en estado de "shock", analizó esta noche con los miembros de su gobierno el estado de la investigación criminal.



Pese a que todos los indicios apuntan a que los autores de las cuatro bombas en tres estaciones de metro y un autobús urbano pertenecen a la red de Al Qaeda en Europa, los servicios secretos no han podido, de momento, cercar a posibles sospechosos ni practicar detención alguna.



Sin embargo, para Blair, el mensaje a los responsables de los brutales atentados es que "no hay futuro para el terrorismo".



El jefe del Gobierno británico, que en sus intervenciones desde el estallido de la crisis ha ejemplificado el aplomo con el que los londinenses han desafiado a los terroristas, declaró que éstos no se saldrán con la suya.



En Escocia, Blair obtuvo el apoyo incondicional de sus homólogos, como el presidente estadounidense, George W. Bush, o el presidente de la República francesa, Jacques Chirac.



Tras su llegada a Londres, Blair tomó el relevo del ministro del Interior, Charles Clarke, quien se encontraba al mando del gabinete "Cobra", convocado en tiempos pasados para situaciones de emergencia, tales como los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.



El estado de la investigación, las posibles acciones para evitar futuros atentados y la respuesta de los servicios de emergencia son algunos de los temas que ha abordado el gabinete en las últimas horas.



"Estoy convencido de que haremos todo lo posible, no sólo para que esto no vuelva a suceder, sino para atrapar a la gente diabólica que ha perpetrado" los atentados, declaró el ministro de Defensa, John Reid.



Para el titular de Defensa, los terroristas "no quebrarán nuestro ánimo ni nuestra voluntad", según manifestó a la cadena de televisión Channel Four.



Cuando fue interrogado acerca de si los atentados de ayer en Londres fueron una respuesta al apoyo incondicional de Londres a Estados Unidos en la guerra de Irak, Reid negó esa suposición al asegurar que los atentados del 11-S, por ejemplo, se produjeron antes de la invasión al territorio iraquí.



El Reino Unido fue el principal aliado de Washington en la intervención militar de la primavera de 2003, para derribar al entonces dictador iraquí Sadam Husein.



EFE



Artículos relacionados



[Galería de imágenes]



Consulado chileno en Londres habilita línea telefónica para consultas



EEUU eleva la alerta en su sistema de transporte terrestre tras atentados



Pasajero de vagón londinense: ''Fue aterrador estar encerrados en el tren''



Dramáticos testimonios: 'Caos era total y la gente gritaba y rezaba'



Alcalde de Londres alaba a los ciudadanos por su ''calma y coraje''



Presidente Bush pide vigilancia ''extra'' a fuerzas de seguridad en EEUU



G8 condena ''salvajes'' ataques y asegura que ''terroristas no triunfarán''



Al Qaeda reivindica ataques en Londres, según publica Der Spiegel

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)