Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 11:20

Autoridades de salud de EE.UU. advierten sobre las vuvuzelas

por 25 junio 2010

Autoridades de salud de EE.UU. advierten sobre las vuvuzelas
Pueden alcanzar una intensidad de 127 decibelios, esto es más fuerte que el ruido de una podadora de césped o una sierra circular.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos recomendaron hoy que los aficionados que asistan a los estadios de la Copa Mundial en Sudáfrica usen protección para sus oídos, habida cuenta de que las vuvuzelas pasarán a los octavos de final.

De esta forma se sumaron a las advertencias de varios informes científicos que han advertido sobre los perjuicios causados por las ya célebres bocinas sudafricanas que millones de televidentes en todo el mundo consideran irritantes y que no cesan de escucharse en los campos de fútbol sudafricanos.

A pesar de las quejas de las cadenas de televisión que transmiten la Copa Mundial 2010 al resto del planeta, y las de algunos jugadores que necesitan justificación para sus fallas, la Federación Internacional del Fútbol Asociado ratificó esta semana que no prohibirá las cornetas en los estadios sudafricanos.

Teniendo en cuenta que desde su debut en el partido inicial de Sudáfrica y México el entusiasmo del público africano por las vuvuzelas no ha mermado, el Centro para el Control de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés) de EE.UU. aconsejó el uso de tapones u otros protectores para los oídos de quienes concurran a los estadios.

Un estudio de la fundación "Escucha al mundo", lanzado por el fabricante suizo de audífonos Phonak A.G, señaló que las vuvuzelas pueden alcanzar una intensidad de 127 decibelios, esto es más fuerte que el ruido de una podadora de césped o una sierra circular.

Con decenas de miles de vuvuzelas en el recinto de un estadio, el ruido alcanza intensidades muy superiores. Para el espectador que, con suerte, asiste a dos o tres partidos el efecto es mucho menor que para los jugadores, técnicos, árbitros y periodistas que asisten a varios encuentros.

Los expertos en salud indican que la exposición del oído humano a ruidos por encima de los 85 decibelios puede causar la pérdida permanente de la audición.

Eso no es todo: a otros médicos les preocupa el hecho de que las personas que soplan las vuvuzelas dispersan saliva sobre quienes están alrededor, y eso es un medio propicio para la propagación de las enfermedades infecciosas.

De todos modos es el ruido de las vuvuzelas lo que ha llamado la atención de la audiencia global, pero la preocupación no es nueva: un estudio publicado recientemente en la Revisa Médica Sudafricana detalló que la intensidad del ruido de la vuvuzela está entre los 131 decibelios en la abertura de la bocina y los 113 decibelios a una distancia de dos metros de la corneta.

Ocho de cada diez participantes experimentaron niveles de sonido que excedieron los 140 decibelios. Por comparación, el motor de un avión a propulsión en el momento de despegue causa un sonido con intensidades de 130 a 140 decibelios.

De acuerdo con las normas de salud laboral de EE.UU., una persona no debería estar expuesta a más de 45 segundos diarios de ruidos de 113 decibelio a dos metros de distancia.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes