Fervor indígena en la primera B del fútbol ecuatoriano - El Mostrador

Sábado, 16 de diciembre de 2017 Actualizado a las 17:26

Fervor indígena en la primera B del fútbol ecuatoriano

por 18 marzo, 2012

BBC Mundo
Fervor indígena en la primera B del fútbol ecuatoriano
El Mushuc Runa es el primer equipo proveniente de comunidades indígenas que logra jugar en una categoría profesional de fútbol del Ecuador. Pero no se conforma con eso, ahora va por su propio estadio.

A 3.200 metros de altura, en los páramos andinos de la provincia ecuatoriana de Tungurahua, en el centro del país, centenares de niños y jóvenes entrenan con la ilusión de algún día formar parte del plantel profesional del Mushuc Runa Sporting Club, el primer equipo de origen indígena que llega a la primera categoría B del fútbol de Ecuador.

El Mushuc Runa -palabras quechuas que significan “Hombre Nuevo”- se inició hace 10 años en competencias barriales amateur. Hoy, el equipo administrado por dirigentes indígenas juega sus primeros partidos en una categoría profesional cuyo premio a fin de año es el ascenso a la serie A del fútbol ecuatoriano, donde figuran los equipos de mayor trayectoria del país.

“Para los pueblos indígenas esto significa algo histórico. Los indígenas no hemos tenido muchas oportunidades de practicar la actividad deportiva profesional por diferentes factores, entre ellos el que nuestros padres y abuelos no veían ningún provecho en el deporte. Pero hoy estamos dando los primeros pasos”, dice a BBC Mundo el presidente del club, Luis Alfonso Chango.

Si bien la actual plantilla profesional del Mushuc Runa cuenta con apenas un jugador indígena surgido de las divisiones formativas del equipo -Cristian Serafín Pandi, de 25 años-, los dirigentes quieren que en cada temporada más indígenas se sumen al plantel principal, y de allí el trabajo deportivo que se hace con jóvenes futbolistas en las comunidades de Pilahuín y Juan Benigno Vela.

En esa región de la provincia de Tungurahua, el Mushuc Runa construye su propio estadio de fútbol. El escenario tendrá una capacidad para 5.500 aficionados en una primera etapa, e incluirá tribunas y palcos, camerinos y cabinas para la transmisión de partidos.

“Dentro de nuestra planificación estratégica proyectamos estar en la serie A dentro de tres años. Para el 2014 además ya contaremos con nuestro escenario deportivo y tendremos más jugadores indígenas profesionales. Se trata de un trabajo organizado, en el que debemos ir cumpliendo las metas planteadas”, señala el presidente del club.

La “barra del ponchito”

Y mientras avanza la construcción del estadio del Mushuc Runa, decenas de indígenas llegan a la ciudad de Ambato para ir al estadio Bellavista, el principal escenario deportivo de Tungurahua, cada vez que su equipo juega un partido de local. Allí destaca una veintena de bulliciosos hinchas, quienes vestidos con sus tradicionales ponchos rojos y pantalones blancos, tocan tambores y trompetas para alentar, en español y quechua, a su equipo.

“Vamos a acompañar al equipo a todos los estadios del país. Nuestros cánticos los adaptamos de los clubes argentinos Boca Juniors y River Plate, así como de equipos grandes de Ecuador”, comenta Diego Pandi, jefe de la llamada “barra del ponchito”.

El Mushuc Runa espera tener una buena participación en la categoría B. Para ello cuenta con un presupuesto para este año de US$500.000, y se ha reforzado con futbolistas experimentados, como el caso de Augusto Poroso, quien fue parte de la selección ecuatoriana de fútbol que participó en el Mundial de Corea-Japón 2002.

“Estoy muy contento de pertenecer a un club que representa a los indígenas de mi país. Queremos apoyar a los indígenas y darles la confianza necesaria para que aprendan también a jugar al fútbol profesional”, dice el jugador mundialista a BBC Mundo.

Visión empresarial

Pero el plantel de fútbol profesional es solo uno de varios proyectos empresariales que llevan adelante dirigentes indígenas comandados por Luis Alfonso Chango. El equipo tiene como auspiciante principal a la Cooperativa de Ahorro y Crédito Mushuc Runa, creada por 38 indígenas en 1997, y que hoy tiene 150 mil socios, más de US$100 millones en capital activo fijo, todo su personal indígena, y ocho sucursales en diversas provincias del país.

Chango, quien también es gerente general de la Cooperativa, vivió su infancia en la pobreza. De niño vendía ajo en los mercados locales mientras practicaba fútbol en los páramos andinos. Luego apostó por los estudios hasta convertirse en abogado y alcanzar una maestría de negocios en el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE).

Ahora, el mensaje de este empresario y dirigente deportivo está dirigido hacia la revalorización de la identidad indígena y a que el Mushuc Runa Sporting Club puede contribuir con ese propósito. “La meta también es la diversificación de las profesiones en los sectores indígenas. Nos hace falta quinesiólogos y médicos deportólogos indígenas. Poco a poco vamos a ir ganando esos espacios. Pero lo más importante es hacerlo manteniendo la identidad cultural de los pueblos indígenas”, concluye Chango.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)