Lunes, 26 de septiembre de 2016Actualizado a las 12:21

Cuestionan posible manipulación de datos

Los pobres, ocultos bajo el "silencio estadístico" en Argentina

por 26 abril 2014

Los pobres, ocultos bajo el
Las cifras del Indec son seriamente criticadas por consultoras privadas y hasta por empleados del propio organismo desde que a inicios de 2007 el ente introdujo cambios metodológicos en la medición de la inflación.

El instituto oficial de estadísticas de Argentina pasó de ser blanco de sospechas por manipulación de datos a sincerar recientemente los índices de inflación y actividad económica, pero, preso de sus propias cuentas, silencia ahora cuántos pobres hay en realidad en el país.

Los datos sobre la pobreza y la indigencia correspondientes al segundo semestre de 2013 debían darse a conocer el pasado miércoles, pero el informe desapareció inesperadamente del calendario de difusión del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y no fue reprogramado.

Un día después, el organismo argumentó que canceló la difusión del informe porque trabaja en nuevas metodologías para caracterizar de manera "más eficiente" las condiciones socio-económicas de la población.

Los datos del Indec son seriamente cuestionados por consultoras privadas y hasta por empleados del propio organismo desde que a inicios de 2007 el ente introdujo cambios metodológicos en la medición de la inflación.

Este año, el Indec ha presentado una nueva metodología para la medición de los precios al consumidor y para el cálculo del Producto Interior Bruto, dando lugar a un reconocimiento de tasas de inflación mayores y niveles de expansión económica menores a los informados hasta el año pasado.

La pobreza y la indigencia se miden a partir de cestas básicas de alimentos y servicios cuyo valor se modifica mes a mes, impactado por la inflación.

Precisamente, el Indec alegó que, debido a que existe un nuevo cálculo de la inflación, tuvo que "discontinuar" la medición de la pobreza que realizaba desde 1993, argumento rechazado por la oposición y por técnicos independientes.

Para Cyntia Pok, ex directora del Indec, la magnitud real de la tasa de pobreza es tres veces mayor a lo que informa el organismo oficial, que en su último informe aseguró que la pobreza en la población urbana se situó en el 4,7 % durante el primer semestre de 2013, mientras que el índice de indigencia se situó en el 1,5 %.

Según la experta, a partir de las bases de datos del propio ente, se puede deducir que un 20% de los hogares del país tiene ingresos menores al salario mínimo, que es de 3.700 pesos (462,5 dólares) anuales.

De acuerdo a los últimos datos disponibles, para el Indec hay 1,2 millones de pobres en los 31 conglomerados urbanos donde mide este indicador.

Pero para organismos no públicos los pobres en Argentina son en realidad entre 10 y 15,4 millones, sobre una población total de 40 millones, y van en aumento a medida que la inflación come el bolsillo de los argentinos.

Por ejemplo, para el Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la Confederación General del Trabajo, el índice de pobreza tocó un 30,9 % a enero pasado.

"No difundieron los datos porque no se animan a reconocer que la pobreza está en 30 % como piso", aseguró el economista y diputado opositor de izquierda Claudio Lozano, quien dirige el Instituto Pensamiento y Políticas Públicas.

Para esta entidad, la pobreza es del 36,5 % y la indigencia es del 12,1 %, con 1,8 millones de argentinos que cayeron bajo la línea de la pobreza en 2013.

"La inflación hace que la capacidad de compra sea menor y los pobres el mayor gasto que tienen mensual es el alimento. Esto los afecta de manera particular y eso hace que estemos atravesando en algunos sectores una pobreza que duele", dijo el titular de la Comisión Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina, Jorge Lozano.

Según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, la tasa de pobreza ronda el 27,5 %.

"No hay ninguna duda de que la reducción de la pobreza y la indigencia en Argentina en los últimos años ha sido drástica por el rol preponderante del Estado", afirmó el jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, en respuesta a las críticas.

Según las cifras oficiales, la pobreza ha disminuido progresivamente desde el 57,5 %, el máximo que se registró en octubre de 2002, tras el estallido de la última crisis económica, una de las más severas que ha vivido el país.

Por la falta de datos actualizados, la diputada Patricia Bullrich (Unión Pro, centroderecha) pidió que el ministro de Economía, Axel Kicillof, de explicaciones en el Parlamento.

"Este Gobierno no tiene vergüenza: negar la pobreza es de miserables", aseveró la economista y ex diputada opositora Fernanda Reyes, para quien el Ejecutivo de Cristina Fernández, desde 2007 en la Presidencia, "usan a los pobres y los quiere convertir en fantasmas".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes