miércoles, 15 de agosto de 2018 Actualizado a las 19:35

Autor Imagen

El 5 de Octubre y las claves de futuro

por 11 octubre, 2004

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Como cada año la subjetividad de la experiencia se da cita en cada uno de nosotros para recordar el 5 de octubre. La celebración o recuerdo es diverso. Desde la alegría, la apatía, el desconcierto, la esperanza o la nostalgia, la conmemoración existe en el alma de Chile y sea cual sea la aproximación que se adopte, la semilla de libertad naturalmente ha germinado y fue tal por causa del compromiso, sacrificio, dedicación y entrega de millones de personas que vencieron el temor y se atrevieron a dar un paso que hoy la gran mayoría del país agradece. Hoy se puede elegir y se puede optar y eso, simplemente eso ya es señal de alegría.



No cabe duda que mantener el recuerdo de su significado sirve para retroceder aunque sea por instantes y llevarnos a los hechos de aquel día, el porqué es importante y qué esperábamos del futuro a partir del ejercicio cívico ejemplar que permitió la salida constitucional del régimen.



Este 2004, el 5 de octubre será en medio de una campaña municipal con visos de presidencial, donde los bloques políticos se aprestan a preparar sus cartas para gobernar el futuro. Ya el informe del PNUD en el año 2000 nos hablaba que ese gobierno del futuro sería para quienes pudieren gobernar a una sociedad en permanente cambio, con la incertidumbre como eje y claramente con nuevas claves a partir de la nueva sociedad que se está tejiendo.



En la movilización ciudadana que representó el llamado de la historia nacional y su conjunción internacional con la inmediata y posterior caída del muro de Berlín, la finalización de la Guerra Fría y el prácticamente simultáneo término de los regímenes de facto de América Latina, Chile tuvo oportunidad de oxigenarse de pronto y al cabo de una década y media sigue confiando en el futuro.



Los sueños y las aspiraciones se renuevan de cuando en cuando y mirar en perspectiva y con visión permite darnos cuenta de lo obrado y de lo que queda por avanzar. Por donde se mire, nuestro país mira al futuro y como este año, decíamos, recordamos en medio de un clima electoral, sabemos que todos y todas están conscientes de ello y las propuestas locales, regionales y nacionales son referidas a ese futuro que se quiere conquistar y no al pasado, y aquello es triunfo del recorrido de estos últimos años y gracias al esfuerzo de todos los que han sido protagonistas desde su ciudadanía o investidura.



El futuro, sin embargo, debe tener claves, ejes, rumbos y orientaciones. Es una exigencia que en medio del clima electoral vigente y el que nos sucederá luego de los comicios locales, quienes postulen para conducir parte o la totalidad de Chile lo hagan superando el fraseo y el jingle, pongan densidad y sentido y conduzcan responsablemente. Aquel es un legado de la jornada que se conmemora y naturalmente es una esperanza de todos aquellos que recuerdanÂ…los alegres, los nostálgicos, los apáticos, los desconcertados, los esperanzados. Claves para el futuro como conmemoración del esfuerzo de tantos y tantas, con el objetivo único de aportar a la proyección del propósito esencial del 5 de octubre.



Más Libertad para decidir quiénes somos, qué queremos y cómo nos relacionamos. Las grandes democracias tienen a las personas como ejes y sujetos de la institucionalidad y confían en la mayoría de edad de sus habitantes; personas, ciudadanos y por derivación electores.



Más Democracia para gozarla y vivirla en deberes y derechos. Derecho a elegir y ser elegido y deber de manifestar y contribuir. Afirmar conceptualmente los derechos y los deberes y expresarlos en instituciones, mecanismos y posibilidades que la perfeccionen y la valoren. Una legislación para el Bicentenario que exprese nuestro rayado de cancha y las grandes aspiraciones ciudadanas y más poder local y regional para acercar las decisiones a quienes son sujetos de ellas.



Más Solidaridad para sentirnos dignos de vivir y habitar el territorio al que pertenecemos. No por decreto, sino en una expresión clara y decidida hacia la sociedad civil como protagonista del futuro, como co-constructores de la noción de Estado, como ejemplo desde las instituciones; con espíritu austero, tolerante y con genuina vocación de servicio.



Más Igualdad para aquellos que la requieren con un mercado del trabajo justo y de reglas claras, con orientación de justicia hacia los accesos para terminar con las existencias de vidas mínimas y con tropiezos fundamentales de millones de personas que se enfrentan a trazos de injusticia y desigualdad estructural que la sociedad no le resuelve.



Más Innovación para un tipo de desarrollo fundado en la información y el conocimiento que abra las oportunidades de los inquietos, distribuya territorialmente los talentos, les abra cauce para que se expresen, promueva y fomente el emprendimiento como mecanismo de vencer la incertidumbre, distribuya los accesos a las herramientas de este nuevo tiempo y los abra para el uso y desenvolvimiento de todos sus habitantes.



Más Participación para el ejercicio comunitario de ser protagonistas de la construcción del barrio, de la ciudad, de la región o del país. Cuando se gobierna y se convive con inserción plena, con integración en deberes y derechos las sociedades se fundan más cohesionadas y este eje es sustantivo para territorios afectados por individualismos.



Más Humanismo para no perder de vista que cada día no es un tablero de juego y que las piezas que algunos mueven tienen aspiraciones, sueños, deseos y necesidades.



Si hay una ganancia al cabo de 16 años desde el 5 de octubre de 1988 es que somos más libres estructuralmente por hechos nacionales e internacionales y al mismo tiempo estamos expuestos a los nuevos retos y dificultades de un mundo nuevo con renovadas exigencias y que obliga a ser creativos en los compromisos que nacen de estas realidades emergentes.



Hay tarea de futuro, afortunadamente, es altamente desafiante y contamos con memoria para recordar un espíritu que entra como una bocanada de aire para imaginar las tareas hacia los próximos años.



Director del Instituto Chileno de Estudios Humanísticos, ICHEH.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)