domingo, 19 de agosto de 2018 Actualizado a las 20:48

Autor Imagen

Es urgente el cambio de politica exterior

por 10 noviembre, 2005

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

No son casuales los "errores" recurrentes que el gobierno del Presidente Lagos y la Concertación han cometido en muy poco tiempo, en política exterior. No es creíble culpar, ahora, a la burocracia policial, por el ingreso de Fujimori a Chile. Y tampoco es suficiente reconocer, tardíamente, que no era adecuado pedir la intervención de la Organización de Estados Americanos en el diferendo con Perú, sobre límites marítimos.



El tema, como ha quedado demostrado, no se enfrenta "cerrando filas" con la extremista derecha criolla, o apelando a discursos belicistas, para estimular a quienes creen en las armas como solución de los conflictos.

Esa no es la forma de defender los intereses nacionales, si comprendemos esos intereses como expresión de un estado-nación cuya soberanía radica en el Soberano, que es el pueblo. Y cuyo sentido primordial es la mantención de la paz y la democracia.



Por algunas décadas, hasta el golpe de 1973, la diplomacia chilena y su política exterior fueron comprendidas en este sentido, como expresión estratégica de un estado democrático, y esa tradición era considerada y respetada en América y el mundo. Chile era un país con identidad internacional, sin engreimiento de sus gobernantes; sin ostentación y orgullos chauvinistas; sin mirar hacia abajo a los vecinos y sin considerar que por estar al lado del más poderoso, se estaba al lado de lo justo y lo correcto.



Todo eso se ha perdido, y hoy, objetivamente, tenemos una severa crisis de política exterior, que ya no se puede seguir explicando con el argumento pueril de que nuestros vecinos "hacen las cosas mal", "tienen malos gobernantes", en fin, deberían aprendernos a nosotros.



Si es necesario establecer causas de esta crisis, proponemos un "inventario" inicial:



1) Un militarismo que los gobiernos civiles no han terminado, que implica no solo compra de armamentos, sino también una política de seguridad hemisférica estrechamente aliada a la política de los Estados Unidos.



2) Una creciente identificación de la política exterior con los intereses de grupos económicos con base en Chile, y también con los intereses de transnacionales y clanes financieros que están en plena disputa del Asia-Pacífico, y del Cono Sur americano, como plataforma de despegue. En parte, los problemas con Argentina, Perú y Bolivia tienen esa raíz.



3) Una concepción engreída de las formas diplomáticas, que nos produce aislamiento, y no amistades. Pensar que Chile se ha insertado en el mundo globalizado, y que América Latina es "una parte" de sus relaciones, y no la prioridad, nos lleva a errores recurrentes en materia energética; de integración de mercados; de defensa de la paz en la región.



La reciente Cumbre en Argentina, dejó en evidencia que la ola viene de vuelta, y que los integristas pro Estados Unidos son cada vez menos. Los proyectos nacionales comienzan a girar.
Por todo esto, y por sus responsabilidades, es que para comenzar a superar la crisis, los ministros de Interior, Exterior y Defensa, deberían renunciar. Las cosas las han llevado a tal extremo, que no son creíbles, simplemente.



Juan Andrés Lagos, académico USACH-ARCIS, dirigente nacional del Juntos Podemos Más, candidato a diputado del Distrito 20.


Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)