Mi querido enemigo - El Mostrador

Lunes, 20 de noviembre de 2017 Actualizado a las 05:06

Autor Imagen

Mi querido enemigo

por 12 julio, 2007

"Hemos alcanzado un acuerdo histórico". "Este acuerdo se constituye en un hecho inédito en el último tiempo". "Es un reflejo de la madurez y unidad de la Alianza". "Potente señal de gobernabilidad". Hace menos de un mes se podía leer profusamente en la prensa las declaraciones de buena voluntad y palabras de buena crianza de la derecha por alcanzar con más de un año de antelación un precario acuerdo municipal.



Pero tal parece que lo histórico y lo inédito del mentado acuerdo, es lo poco que alcanzaron a durar las sonrisas en la Alianza. De lo contrario, cómo se explica una vez más las duras disputas internas que sacuden a la derecha por estos días.



Porque, como reza el refrán, "aunque la mona se vista de seda mona se queda". La Alianza por Chile nuevamente deja en evidencia sus graves fracturas internas que se arrastran desde los inicios de la recuperación democrática, donde las pasadas de cuenta y los "chaqueteos", como señaló el ex candidato presidencial de la derecha Sebastián Piñera, están a la orden del día.



Este pobre espectáculo, que en reiteradas oportunidades ofrece la Alianza al país, da cuenta de que sus acuerdos no pasan de ser una parafernalia cosmética sin contenido ni sustancia y que, si de algo sí carece la derecha, es de unidad para la gobernabilidad; lo que si prima en ella son las ambiciones de poder y las carreras personales.



Ya lo habíamos mencionado, el bullado "desalojo" de Allamand, al final iba a terminar siendo el desalojo de Piñera. La opción presidencial de éste, ha sido puesta en duda en las bases mismas de su sentido: no se equivocan sus socios: los negocios y la política son caminos separados.



Pero en realidad estas reacciones de los socios de Sebastián Piñera, frente al dictamen de la Superintendencia de Valores y Seguros, han despertado ambiciones antiguas y, virtualmente, sus aliados se han lanzado a la yugular del herido. Tratando de recuperar la hegemonía para la UDI y "dejar las cosas como deben ser".



Que más se puede esperar. Esto y no otra cosa es la derecha chilena. La guerra de declaraciones de estos últimos días no hace más que demostrarle, por enésima vez al país, que la "Alianza" carece, total y absolutamente, de un proyecto político estable que ofrecerle al Chile del Bicentenario. Aquí importan más las ambiciones y las cuentas pendientes, por sobre otra cualquier consideración electoral o programática.



Así las cosas, al Gobierno y a la Concertación sólo le resta vencer la tentación de "tomar palco" y confiarse en las desavenencias que están en el ADN de la Alianza. Por el contrario, hay que reparar en los errores y seguir haciendo las cosas que van por el buen camino. Demostrando con hechos, y no con acciones comunicacionales, que es la mejor opción para el país, porque en la diversidad hay unidad, generosidad y un sistema para alcanzar acuerdos que ya es institucional. Esta muestra de madurez da cuenta, y hay que ser majadero una vez más, que la Concertación de Partidos por la Democracia sigue siendo la coalición política más exitosa de la historia de Chile.





____________





Jorge Parragué López. Cientista Político U.C. y miembro de "Jóvenes Progresistas" de la JPPD.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)