Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 03:20

Autor Imagen

Desean violar el Santuario de la Naturaleza Yerba Loca

por 24 febrero 2009

Pero como en Chile todo es posible en función de los buenos negocios, han aparecido algunos asegurando que ya está todo planificado para ejecutar, dentro del Santuario, una nueva y moderna ruta pavimentada de 2 pistas por sentido de 11 km de extensión con sus correspondientes bermas para que los...

Por Patricio Herman*

El Consejo de Monumentos Nacionales define a los Santuarios de la Naturaleza como aquellas áreas terrestres o marinas cuya conservación es de interés para la ciencia y/o para el Estado, por cuanto poseen especies, bienes o formaciones naturales importantes desde el punto de vista de la zoología, paleontología, geología, botánica y de la ecología. Recordemos que este Consejo es el organismo técnico del Estado de Chile encargado de la protección y tuición del patrimonio cultural y natural que tenemos en esta larga y angosta faja de territorio. Fue creado en 1925, depende del ministerio de Educación y realiza su necesaria labor en el marco de la Ley Nº 17.288 de Monumentos Nacionales publicada en 1970 bajo el gobierno de Eduardo Frei Montalva.  

A pesar de que hay muchos pensadores neoliberales que sostienen que esta legislación entorpece la creación de riqueza monetaria en nuestro sistema de libre mercado, es conveniente compartir con los lectores que, mientras no se derogue esta figura protectora del patrimonio de nuestro país, cualquier persona natural o entidad pública o privada puede solicitar la declaración de un Monumento Nacional en cualesquiera de sus variantes. Al respecto, sería más que conveniente que los candidatos presidenciales se pronunciaran sobre esta materia que casi nunca se cubre en la prensa. ¿Será posible que incorporen en sus sesudos "Programas de Gobierno" cuáles serán sus políticas públicas sectoriales?     

Ahora bien, distante 25 km. de Santiago, en la zona alta de la región, existe un extenso predio de 38.000 has, específicamente en la comuna de Lo Barnechea, que se llama Yerba Loca. Este terreno le fue entregado gratuitamente en 1971 a la municipalidad de Las Condes por Elfriede Maurach, dilecta esposa de Hans von Kiesling. En la escritura de donación, se estipuló que "El fundo deberá ser destinado al desarrollo del turismo popular, forestación y otros fines de carácter público". Para evitar confusiones con las fechas, aclaramos que la municipalidad de Lo Barnechea existe a partir de 1992.  

Yerba Loca fue declarado Santuario de la Naturaleza con el Decreto Supremo Nº 937 del 24 de julio de 1973, es decir, este extenso territorio de valor natural se protegió en el gobierno de la Unidad Popular y en la actualidad lo tutela la municipalidad de Lo Barnechea, en conjunto con la Corporación Nacional Forestal (CONAF) que se preocupa de 11.000 has. Desde 1994 está regido, además, por las normas del Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) que reconoció al referido Santuario bajo la denominación de áreas silvestres protegidas de la zona cordillerana de valor natural.  

En el Plano RM-PRM-92/1B del PRMS se delimitó en forma gráfica al interior de ese, las específicas áreas de expansión urbana, las que tienen como usos de suelo zonas habitacionales mixtas y también equipamiento complementario "centro deportivo de nieve" que corresponden a los núcleos habitacionales conocidos como Farellones, El Colorado, La Parva y Valle Nevado. Esto ha sido ratificado por la Contraloría General de la República en un dictamen del año pasado. Se estableció también que cualquier modificación de la extensión y/o densidad dentro de ese Santuario requiere contar con la autorización del Consejo de Monumentos Nacionales, lo que en su oportunidad, igualmente, ha sido corroborado por el secretario ejecutivo de este servicio público patrimonial.  

Pero como en Chile todo es posible en función de los buenos negocios, han aparecido algunos asegurando que ya está todo planificado para ejecutar, dentro del Santuario, una nueva y moderna ruta pavimentada de 2 pistas por sentido de 11 km de extensión con sus correspondientes bermas para que los automovilistas esquiadores puedan llegar más rápido a los centros de ski nombrados: consideran que el camino actual es lento, lo que les impide disfrutar en plenitud de su deporte preferido. Dicen que con esta proyectada variante vial, sobre la zona protegida, se ahorrarán la mitad del tiempo de circulación vehicular, lo que significa mayor eficiencia en sus actividades de esparcimiento. 

Y no solamente la vialidad está prevista, sino asimismo pretenden llevar a cabo en sus zonas adyacentes varios elegantes desarrollos inmobiliarios de hoteles y servicios turísticos de varias estrellas. Pero como los promotores saben que ello no está permitido en la legislación vigente, han utilizado el eufemismo "villorrio", para denominar a esos desarrollos comerciales de restaurantes, lodges, cottages y centros de convenciones, a sabiendas que ese vocablo está asociado a una población pequeña de escasos recursos y poco urbanizada. Nos imaginamos que ya cuentan con la bendición del travieso ministerio de Vivienda y Urbanismo para realizar esta iniciativa.   

La Municipalidad de Lo Barnechea, cuyo alcalde RN cuenta con el apoyo de la Fundación Futuro de Sebastián Piñera, para llevar acabo este proyecto de infraestructura vial en el Santuario, ya fue presentado a Igor Garufulic, con el fin de que la Intendencia,  en rigor, el Gobierno Regional Metropolitano, le entregue medio millón de dólares para financiar los estudios de prefactibilidad respectivos.    

Esperamos que los nuevos consejeros regionales que asumieron sus funciones públicas  el sábado 21 de febrero pasado, conozcan bien las características de los Santuarios de la Naturaleza y se empapen de la Ley Nº 17.288, del Consejo de Monumentos Nacionales, antes de emitir sus votos para entregarle a Lo Barnechea la suma de dinero solicitada y en tal sentido, para no cometer errores, sería muy acertado que revisen la materia con Óscar Acuña, secretario ejecutivo de ese Consejo.

En todo caso, quisiéramos que el actual gobierno no repita el desaguisado que hizo el gobierno de Patricio Aylwin con el Santuario de la Naturaleza Dunas de Concón. En efecto, ante las peticiones de encumbrados particulares, incluyendo políticos, eliminó de un zarpazo, vía un Decreto Supremo publicado el 9 de marzo de 1994, la declaratoria patrimonial de las dunas, hoy llenas de torres, teniéndose en cuenta que el 11 de marzo de ese año, 2 días después, entregó el mando de la nación a Eduardo Frei Ruiz-Tagle, lo que se relata en columna de nuestra autoría "Devastación territorial y ambiental en la V Región" , publicada el 16 de febrero de 2005 en El Mostrador.cl.      

¿Se repetirá la historia?   

No lo sabemos, pero sí recordemos que en Chile todo es "interpretable" para saltarse los marcos regulatorios.  

*Director de Fundación "Defendamos la Ciudad" 

 

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes