Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 16:50

Autor Imagen

Vialidad para el sector oriente

por 27 junio 2009

El factor común tras todos los desaciertos en los proyectos de vialidad urbana, tal como lo corroboran las opiniones de diversos destacados profesionales, sería la ausencia de una autoridad central independiente, o "Superintendente Metropolitano", según propone la Fundación "Defendamos la Ciudad".

Por Samuel Tupper*

Las autoridades han decidido llevar adelante un importante plan para "mejorar" la vialidad del sector oriente (La Tercera 17.05.09).Por ello resulta interesante resaltar algunas de las consecuencias de esas "mejoras" anunciadas por el MOP:

a) Producto de los errores de diseño del ministerio, se deja a la Autopista Túnel San Cristóbal llegando contra un semáforo y prácticamente sin salidas hacia el oriente por las principales vías, cuales son Costanera Norte y Costanera Sur. (Ver opiniones del Presidente y del Vicepresidente del Colegio de Ingenieros, del Arquitecto Felipe Assadi y del Urbanista Marcial Echeñique en El Mercurio 10.12.08, 22.01.09, 14.03.09 y 10.06.09, respectivamente)

b) Como "mitigación" a lo anterior, se construiría - a varios años plazo - un nuevo túnel, muchísimo más costoso y uniendo los mismos puntos que el primero. (Ver opinión del Sr. Herman Chadwick, Presidente de COPSA, El Mercurio 23.11.07)

c) El nuevo túnel formaría parte de la Autopista Vespucio Oriente y sus accesos deteriorarían sin remedio el "Boulevard Alonso de Córdova" y el Parque Bicentenario.

d) El proyectado "Túnel Alonso de Córdova", tendría 6 pistas que empalmarían en el sector de El Salto - La Pirámide con las 4 del Túnel San Cristóbal y las 6 de la autopista Vespucio Norte, sin hablar de los enlaces con la Ciudad Empresarial. A primera vista, esto no parece ni técnica ni económicamente viable en una ubicación donde escasamente hay espacio para las ocho pistas actuales.

e) No se contempla construir el tramo de la Autopista Vespucio Oriente que debiera aliviar la congestión de esa Avenida entre Kennedy y Puente Centenario. (Ver opinión del Urbanista Marcial Echeñique, El Mercurio 10.12.07)

f) Insistiendo en los errores (que, como de costumbre, serán pronto olvidados por la ciudadanía) no se dispone una conexión expedita entre el Túnel San Cristóbal y el eje Tobalaba. Por lo tanto, las obras "de mitigación" y dudosa estética proyectadas no evitarán, a pesar de su extraordinario monto, el llevar al límite la congestión en el sector aledaño a Costanera Center.

g) Se descarta gran parte de las estructuras actualmente en uso en el nudo Lo Saldes/ Costanera Norte/Los Conquistadores, reemplazándolas por nuevas y costosísimas obras que incluyen un importante túnel bajo el Mapocho y un gran puente-viaducto sobre el mismo río.Todo esto será en beneficio de la autopista Costanera Norte y con cargo a sus usuarios a través de convenios directos del MOP con la mencionada autopista.

h) No se contempla desincentivar la circulación de vehículos en las vías locales del sector "Sanhattan"; aun cuando sería posible lograrlo disponiendo estacionamientos conectados directamente a las autopistas.

El factor común tras todos los desaciertos en los proyectos de vialidad urbana, tal como lo corroboran las opiniones de diversos  destacados profesionales, sería la ausencia de una autoridad central independiente, o "Superintendente Metropolitano", según lo propone la Fundación "Defendamos la Ciudad". Él debería ser capaz de coordinar el accionar de todos los distintos organismos intervinientes en esas materias, pero sin aumentar el exceso de burocracia ya existente, sino mas bien disminuyéndola.

A lo anterior debe agregarse - al menos en el caso en comento- otras causales que estimamos han tenido tanta o mayor importancia aun en la generación de los problemas de la vialidad oriente.

Ellas son las políticas de hermetismo aplicadas por los organismos estatales y municipales, las cuales se traducen, por una parte, en la completa falta de transparencia de los estudios y decisiones sobre vialidad urbana y, por la otra, en un verdadero bloqueo de los intentos de participación ciudadana, aunque ésta se ofrezca sólo a título de colaboración.

Es decir, la negación misma de los conceptos de ética pública.

 La demostración mas clara de esto último lo constituye el caso concreto de la Comisión constituida por el Colegio de Ingenieros para tratar los problemas provocados por el Túnel San Cristóbal en la vialidad del sector oriente de nuestra Capital. En efecto, tras una comparecencia inicial hablando solo de generalidades y buenos propósitos, los organismos citados se resistieron a presentarse para exponer en detalle sus proyectos. De esta manera evitaban enfrentar preguntas incómodas y comparaciones con otras propuestas alternativas.

De hecho, algunas de esas propuestas alternativas -que posteriormente presentáramos ante los profesionales de la Unidad Operativa de Control de Tránsito y de la Dirección de Tránsito de la Municipalidad de Las Condes- tuvieron en principio una positiva acogida. Sin embargo, se nos señaló que nada podría lograrse para mejorar las soluciones oficiales, puesto que el MOP ya tenía todo completamente decidido.

Finalmente, cabe señalar que lo mas lamentable de la situación denunciada es que -aun existiendo todavía a estas alturas las fórmulas para evitar los graves inconvenientes que acarreará la ejecución del plan del MOP para la vialidad del Sector Oriente - se insista en la conocida política de los hechos consumados para llevarlo adelante a espaldas de la ciudadanía y contando con la indolente complicidad de quienes debieran fiscalizarlo.

 

*Samuel Tupper Correa es ingeniero.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes