viernes, 19 de octubre de 2018 Actualizado a las 13:28

Autor Imagen

La regionalización sigue siendo una promesa incumplida

por 23 octubre, 2009

En síntesis, el sector más conservador de la Concertación y la Derecha, suelen engañarnos con anuncios de reformas- como la inscripción automática de los jóvenes- pero que no se materializan y duermen por años.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Por Esteban Valenzuela*

Es del todo incorrecto lo que dice el Subsecretario de Desarrollo Regional y Administrativo, Francisco Aleuy, hace un par de días en un diario. Es falso que con la mera reforma constitucional se cumpla lo prometido por la candidatura de Michelle Bachelet en democratización regional.

La promesa fue realizar elecciones de consejeros regionales y de presidentes de los mismos, la misma reforma que anunció en el lejano año 1998 el ex Presidente Eduardo Frei sin que se haya materializado.

Recordemos que la reforma constitucional es sólo el título genérico; el Ejecutivo no ha presentado la ley orgánica de cómo se elegirán los consejeros regionales, ni menos el sistema de asegurar recursos estables a los gobiernos regionales como lo pide la OECD. Además, conocemos los fiscos históricos; la Constitución de 1925 estableció las asambleas provinciales, y nunca se eligieron, por falta de iniciativa de los gobiernos y del Parlamento, en nuestra tradición centralista. En síntesis, el sector más conservador de la Concertación y la Derecha, suelen engañarnos con anuncios de reformas- como la inscripción automática de los jóvenes- pero que no se materializan y duermen por años.  Es sabido que habría más consenso para elegir los consejeros regionales por distritos provinciales y en listas (muchos parlamentarios temen "competencia" futura de eventuales CORES con mucha votación si fueran electos con sus propios votos en toda la región que representen-, pero ni siquiera esa alternativa ha sido enviada al Congreso.

Por tanto, pongamos las cosas en su lugar: se ha dado un paso, con un trabajo arduo de los grupos regionalistas, que necesita la volunta política y la sinceridad de los principales partidos políticos. Felizmente, Marco Enríquez-Ominami, que cree en la autonomía regional y una ley de co-participación para dotar a las regiones de recursos estables, tiene la voluntad de materializar estas reformas y no sólo "anunciarlas".

 *Esteban Valenzuela es diputado por Rancagua y encargado programático del comando de ME-O.

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV