Viernes, 2 de diciembre de 2016Actualizado a las 14:52

Autor Imagen

El telonero de Frei

por 20 noviembre 2009

Ahora aparecen junto a Escalona, con acuerdos de espalda a la gente siguiendo con ritos y costumbres de la Concertación que rechazamos y de los cuales no nos haremos parte.

Por Pablo Peñaloza*

El terminó acuñado por mi colega, Álvaro Escobar, respecto de la penosa imagen que está proyectando Arrate en estas elecciones, grafica muy bien el rol político que el ex ministro de la Concertación parece estar desempeñando: "el de telonero de Frei".

El candidato del desarticulado Juntos Podemos -después de la bajada del Partido Humanista- señala presuntuosamente que ellos son la expresión de un nuevo frente amplio, cuando la realidad muestra que representan, con suerte, un  5% histórico que no han  podido superar, más cuando tenemos a parte de su electorado -de la Izquierda Cristiana-  que se está pasando al comando de ME-O. Arrate representa más bien una ficción disparatada, ficción que ha impedido todos estos años la conformación de una verdadera nueva mayoría progresista, caricaturizada, demonizada y  despreciada por el oficialismo y la derecha.

Ahora aparecen junto a Escalona, con acuerdos de espalda a la gente siguiendo con ritos y costumbres de la Concertación que rechazamos y de los cuales no nos haremos parte.

Las acciones artificiosas de un ex ministro, a todas luces concertacionista, supuestamente redimido y recargado, perjudican y limitan una posibilidad de gobierno de izquierda progresista para Chile, modelo que tan bien se ha desarrollado e implementado en muchos países europeos y latinoamericanos y que en nuestro país no han pasado de ser la expresión de una izquierda que aparece agotada y rendida ante las fauces de la Concertación, izquierda utilizada siempre  a última hora para aumentar sus caudales políticos sin incluirlos de verdad, ofreciéndoles migajas en un futuro gobierno, asegurando puestos a dirigentes de una lacerada y minimizada izquierda.  Futuro gobierno que es  cada vez es más un espejismo.

En mi calidad de ciudadano, secretario general del Partido Ecologista y de candidato a diputado por una Nueva Mayoría para Santiago Centro,  me ha tocado acompañar a Marco Enríquez-Ominami en la campaña desde un principio. Fuimos el  primer partido político que lo apoyó cuando decidió presentar una candidatura independiente y vemos cada vez más como este proyecto progresista tiene reales posibilidades de influir en las decisiones país.

La realidad chilena está mostrando cuál debe ser el camino de esta izquierda progresista y moderna en nuestro país.  Las cifras de todas las encuestas reflejan que hay una nueva mayoría en Chile, que quiere un cambio real. Es por esto que nos acongoja ver que los anhelos de los  trabajadores y los más vulnerables de nuestro país, son convertidos intencionalmente por la Concertación como anhelos de una  "antigua izquierda chilena" negándonos la posibilidad de hacer realidad estas demandas postergadas por todos los gobiernos concertacionistas.

Vemos como el ninguneado candidato de la "izquierda" -llamado "Ministro"  por Frei  durante el debate pasado-  se colude para efectos de denostar a un candidato que realmente puede sacar adelante a una izquierda -siempre utilizada y arrinconada por el oficialismo-  denostando no sólo a sus compañeros que le dieron el status de candidato presidencial si no también a quienes hemos venido construyendo una nueva generación que se haga cargo de los temas que Arrate dice representar pero que sin capacidad de gobierno no podrá implementar.

En la candidatura de Marco Enríquez-Ominami conviven distintas culturas políticas, todas con una base común en el progresismo, y ese progresismo del futuro es el que permite cohabitar con liberales progresistas sin perder nuestras convicciones ni nuestras ideas de un proyecto concreto y con reales posibilidades para las grandes mayorías de chilenos y chilenas.

El llamado es al pueblo de izquierda libertario a no perderse con frases y remembranzas del pasado, los espacios y la vía es ser parte de este nuevo proyecto político, que no es una Concertación 2.0 ni nada que se le parezca. Ha emergido en Chile un proyecto donde las ideas no se negocian, ni hoy ni después del 13 de diciembre.

*Pablo Peñaloza es secretario general del Partido Ecologista y candidato a diputado por el pacto Nueva Mayoría que apoya a ME-O.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes